Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Gran Bretaña debe permanecer en Europa

La democracia del continente le debe mucho a la política, a los valores y a la valentía británica. El Reino Unido sufriría una pérdida abismal si decide aislarse

Gran Bretaña debe permanecer en Europa

El Reino Unido es un país europeo. La pregunta que enfrenta su pueblo en el referéndum de mañana es simplemente qué tipo de país europeo ha de ser. ¿Estará en los márgenes de Europa o va a ejercer una influencia acorde con su historia y tamaño? La campaña del referéndum ha sido deplorable. Pero eso no significa que sea poco importante. Por el contrario, la decisión de salirse perjudicaría no sólo a Gran Bretaña, sino también a Europa, al Occidente y al mundo.

Al tomar esta decisión, los votantes racionales deben comprender la asimetría de la decisión.
Como país soberano, el Reino Unido puede cambiar la decisión de permanecer. Pero no puede cambiar la decisión de salirse. Los votantes debieran ejercer su opción de abandonar la Unión Europea si, y sólo si, están seguros de que nunca se arrepentirán de haberlo hecho. Pero no pueden estar seguros. Por lo tanto, la decisión de ejercer su opción en este momento sería irracional.

Sin embargo, estos fríos cálculos no ganan corazones. Aquellos a favor de una salida argumentan que los detractores de la UE no creen suficientemente en el Reino Unido. Yo opino que deberíamos permanecer porque creo muy profundamente en el país.

Como hijo de agradecidos refugiados de Hitler, yo pienso que la silenciosa decencia, las tradiciones democráticas y el liberalismo de los británicos le ofrecen algo insustituible a Europa.

La Europa democrática actual le debe mucho a la política británica, a los valores británicos y a la valentía británica. El Reino Unido sufriría una pérdida abismal si se aislara del continente. Pero también se perjudicaría el continente.

Sin embargo, los argumentos de los partidarios de abandonar la UE no carecen de valor. Son más bien exagerados o incompletos.

El hecho mismo de que el Reino Unido sea capaz de llevar a cabo este referéndum demuestra que sigue siendo soberano. El repositorio de la autoridad legítima es, y seguirá siendo, un parlamento debidamente elegido. La cuestión es más bien cómo ejercer el poder efectiva y democráticamente.

Aquellos a favor de una salida argumentan que ésto es posible si, y sólo si, todas las decisiones que afectan a los ciudadanos británicos recaen bajo la responsabilidad de un parlamento elegido democráticamente.
Un rápido análisis revela que esto es absurdo. Una enorme proporción de las decisiones que afectan a los británicos son tomadas por autoridades sobre los que los votantes no tienen ningún control porque son extranjeros.

Para impactar sobre este tipo de decisiones, el parlamento debe delegar poderes a los organismos internacionales con el fin de aumentar su influencia sobre ellos. Pero ser miembro de la Unión Europea permite que Gran Bretaña tenga un poder más eficaz.
Una vez más, la escala de la inmigración ha sido una sorpresa. Sus beneficios han sido exagerados. Pero también sus costos.

Deberíamos haber acordado controles transitorios y disposiciones de salvaguardia más amplios en relación con la migración interna. También podríamos haber gestionado la llegada de migrantes de una mejor manera.
Sin embargo, es crucial tener en cuenta que la inmigración neta proveniente de países que no pertenecen a la UE es mucho mayor que la proveniente de la UE; y, con toda probabilidad, ésta última ahora probablemente disminuya. Además, a largo plazo, es probable que los jóvenes trabajadores de la UE se incorporen muy bien al Reino Unido.

Por sobre todo, nada puede justificar la xenofobia y las absolutas mentiras de los partidarios del Brexit, sobre este tema.
Luego encontramos el argumento de que a la economía de la UE no le está yendo bien. La prolongación del euro a todos sus presentes miembros fue, de hecho, un gran error. Pero la idea de que el Reino Unido puede protegerse de los fracasos de la UE mediante su salida también es absurda.

La UE seguirá siendo nuestro principal socio económico durante décadas, probablemente para siempre, ya sea que estemos dentro o fuera. Estando fuera, el Reino Unido también perdería su voz y voto.

Por lo tanto, incluso los argumentos más robustos de los partidarios de una salida son débiles.
En otros aspectos son catastróficos. Los efectos económicos, tanto a largo como a corto plazo, caerán en algún lugar entre malos y desastrosos. Los economistas del bando de los partidarios de una salida han fracasado en hacer mella en la prácticamente unánime opinión de los expertos.

La respuesta de la campaña a favor de abandonar el bloque ha sido denigrar la noción de la experiencia. Eso es suficientemente absurdo. Pero mucho peor es que ni siquiera se ha pretendido tener un plan coherente posterior al referéndum. La única certeza es la incertidumbre durante años, y no sólo para el Reino Unido. El por qué tiene sentido saltar a este abismo para un país que atraviesa una enorme crisis financiera está más allá de la comprensión de cualquier persona en su sano juicio.

No obstante, sería absurdamente mezquino concentrarse sólo en lo que ésto significa para el Reino Unido. Es mucho más importante que eso. De manera despreciable, Boris Johnson comparó a la UE con el Reich de Hitler. La verdad es exactamente lo contrario: la UE ha desempeñado un papel muy importante en la difusión de la democracia a través del continente. Es un intento de afianzar la prosperidad y de fortalecer la cooperación entre las naciones. La UE es imperfecta.

Pero Europa nunca antes ha sido tan próspera y ha estado tan en paz. El desafío es hacer que sea mejor. Es por ello que el compromiso británico sigue siendo tan importante. Sin él, la eficacia de la UE, incluso su supervivencia, podría cuestionarse. Si no, podría unirse como una entidad única sobre la que el Reino Unido no tendría entonces influencia alguna. Cualquiera de estos resultados sin duda sería una pesadilla estratégica para Gran Bretaña.

El Reino Unido es mucho más que un participante de enorme importancia en la UE. Como una gran potencia europea y como el país madre del mundo de habla inglesa, Gran Bretaña es la "bisagra" entre los dos.
La salida del Reino Unido vaticinaría una debilidad occidental y un desorden mundial. Es por esto que todos los países amigos de Gran Bretaña están a favor de que permanezca en la UE.

La salida podría marcar el comienzo de una disolución en un desorden cada vez mayor, no sólo en Europa, sino también mucho más allá de sus fronteras.

Nadie puede dejar de reconocer la profunda desconfianza de las élites que impulsa la campaña del ‘Brexit‘. Pero el populismo xenofóbico no es la respuesta adecuada. Al final de esta agotadora campaña, los votantes deben darse cuenta de quiénes son y la importancia de lo que deben decidir. Sí, los británicos bien podrían sobrevivir por sí mismos. Pero, ¿por qué deberían intentarlo? El Reino Unido puede ser un país muy superior a eso. Dejemos que elija el compromiso. Dejemos que elija a Europa.