Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Gran Bretaña da un salto al vacío

Gran Bretaña da un salto al vacío

El pueblo dio su opinión. La decisión de Gran Bretaña de salir de la Unión Europea (UE) es la mayor conmoción que vive el continente desde la caída del Muro de Berlín. Las repercusiones se sentirán en el Reino Unido, en Europa y en Occidente.

Más de cuatro décadas después de unirse a la Comunidad Económica Europea, Gran Bretaña se soltó y quedó a la deriva. Desde 1973, ser miembro de la UE le permitió anclar sus políticas exterior y económica. Gran Bretaña ahora dejará el bloque de 27 naciones y su acceso garantizado a un mercado de 500 millones de personas.

Durante la campaña del referéndum, Financial Times señaló que si Gran Bretaña abandonaba la UE se estaría perjudicando a si mismo. Esta votación dañará su economía y debilitará su rol en el mundo. También es un devastador golpe a la UE.

Europa todavía enfrenta con problemas la desaceleración de la eurozona y la mayor crisis migratoria desde la segunda guerra mundial. En todo el continente, desde París hasta Roma y Varsovia, el populismo avanza y el establishment está en retirada.

Para el Reino Unido, la votación puso patas para arriba una creencia popular. Este país famoso por ser conservador y tener estabilidad política acaba de saltar al vacío. Muchos dirán que la culpa es de la mala campaña que se hizo a favor de Permanecer en la UE, por su falta de pasión y por haber subestimado tremendamente la profundidad del resentimiento hacia la élite metropolitana. Los temores a la inmigración y su impacto en las comunidades locales -más legítimos de lo que muchos admiten- triunfaron sobre el propio interés económico nacional. El slogan "volver a tomar el control" resonó en la gente que ve a Europa como un continente sumido en el caos.

La votación conducirá a incertidumbre económica, financiera y política. David Cameron, que se jugó todo en el referéndum, con razón concluyó que su posición es insostenible, si bien se mantendrá en el poder por un corto período para manejar una transición impredecible. Gran Bretaña necesita un gobierno que decida los términos de su salida de la UE y la nueva relación que forjará con Europa. La campaña a favor de dejar el bloque brindó pocas pistas sobre esos dos temas. Gran Bretaña no puede esperar retener los beneficios de ser miembro de la UE, y al mismo tiempo escapar de las responsabilidades. Otros estados de la UE deberían acercarse q negociar sin rencor. A todos les conviene que el Reino Unido y Europa mantengan una relación lo más estrecha y cooperativa posible.

Más allá de Westminster, el desglose de los votos señala que en Londres y Escocia la gran mayoría quiere permanecer en la UE. El país se dividió entre las grandes ciudades, los condados ingleses y los suburbios celtas excepto Gales. Eso inevitablemente generará dudas sobre la integridad territorial del Reino Unido. También expuso la vacuidad de los dos grandes partidos -los conservadores y los laboristas- que han dominado la política británica durante casi un siglo.
En todo Gran Bretaña, las empresas y los inversores hoy están midiendo el nuevo panorama. La caída de la libra y el derrumbe de los rendimientos de los bonos son indicadores de la agitación que enfrenta el Reino Unido en ausencia de una dirección clara.

Es vital que todas las partes involucradas, desde los bancos centrales hasta las autoridades que deciden políticas en las principales capitales, tomen las medidas necesarias para evitar una repetición de la quiebra de Lehman, que provocó la crisis financiera global en 2008.
La prioridad inmediata para el gobierno británico debe ser estabilizar la economía. En el mediano plazo, el país tiene que encontrar una manera de convertir esta crisis en una oportunidad. No será tarea fácil. Hablar de un "día de la independencia" no se traduce en una estrategia creíble.

Por otro lado, los británicos son gente de recursos con una historia imponente. La mejor esperanza, que este diario comparte fervientemente, está puesta en que el Reino Unido sigue comprometido, es abierto y, por sobre todo, pro Europeo. En ese camino yace el futuro.