Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Francia lidera rebelión contra acuerdo entre UE y Mercosur

Casi la mitad de los países del bloque económico europeo se rebelan contra el acuerdo con Sudamérica. La cuestión agrícola es el principal escollo

Casi la mitad de los países de la Unión Europea se han levantado en una rebelión abierta contra los planes de la Comisión Europea de revivir un acuerdo comercial largamente dormido con el Mercosur esta semana.
Bruselas tiene dificultades para cerrar un convenio comercial con el Mercosur desde 1999 y quiere, a mediados de mayo, empezar de cero con un intercambio de propuestas sobre acceso al mercado.
Francia, sin embargo, encabeza una rebelión de trece países que se quejan de que Bruselas salió corriendo a hacer ofertas en cuanto a cupos y otras concesiones arancelarias sin calcular el efecto que tendrían las exportaciones de las potencias agrícolas sudamericanas en las granjas europeas. Irlanda y Polonia son los dos aliados de Francia que más insisten en una dilación.
El Mercosur, que reúne a Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, está entre los 10 socios comerciales más importantes para la UE, por sobre países como Corea del Sur e India. Los dos bloques comercializaron productos y servicios por 93.000 mil millones de euros el año pasado. El Mercosur es un importante productor de carne y etanol.
París se ha convertido en un crítico cada vez más sólido de la agenda comercial de la UE –y cita varios puntos, especialmente las amenazas a agricultores y las exportaciones con denominación de origen como la champaña. Francois Hollande, el presidente francés, emitió una fuerte advertencia sobre las negociaciones comerciales con EE.UU., insistiendo en que "en esta etapa, Francia dice que no".
España, que tiene vínculos cercanos con Latinoamérica, es uno de los que respaldan el pacto y ve con preocupación el rechazo. "España considera que sería un gran error que Francia intentara frenar el intercambio de ofertas", dijo Jaime García-Legaz, el secretario de Comercio.
La semana pasada, José Manuel García-Margallo, el canciller español, dijo: "La posición española no coincide con la francesa. Nosotros consideramos que abrir las negociaciones con el Mercosur es extraordinariamente urgente y que, una vez que comiencen los diálogos, será posible resolver los temas que Francia ha puesto sobre la mesa".
Federica Mogherini, la jefa de política exterior de la UE, también es una fuerte defensora de los lazos comerciales con el Mercosur, lo cual recalcó en una visita oficial a Argentina.
La comisión dice que ha observado las objeciones de algunos ministros de Agricultura, pero aún espera que el intercambio de propuestas ocurra esta semana. Sus oficiales insisten en que la agricultura es sólo un aspecto de la relación con el Mercosur y la UE es un gran exportador de maquinarias y farmacéuticos. Las empresas europeas pagan cerca de 4000 millones de euros al año en aranceles a sus exportaciones al bloque.
La UE tiene un superávit industrial con el Mercosur, ya que exporta 47.000 millones e importa 23.000 millones de euros. Pero la proporción en agricultura es significativa: Mercosur exporta 21.000 millones de euros en productos agrícolas a la UE e importa sólo 2000 millones.
Los países que se oponen al intercambio de propuestas argumentan que la UE no ha realizado una evaluación del efecto acumulativo de acuerdos comerciales con otras grandes potencias agricultoras como EE.UU., Canadá, Australia y Nueva Zelanda. También argumentan que hay peligro de daño ambiental, pues las granjas europeas podrían ser reemplazadas por grandes ranchos latinoamericanos que pueden aumentar la productividad talando bosques.
Cecilia Malmstrom, comisionada de comercio de la UE, sugirió que el intercambio de propuestas es hoy una formalidad. "Me da gusto que podamos ahora avanzar con estas largas negociaciones," afirmó. "Ambos lados están fuertemente comprometidos, por lo que confío en que el inminente intercambio de oferta nos permitirá reanudar con éxito estas conversaciones hacia un acuerdo ambicioso y amplio".