Financial Times: ¿puede la Argentina escapar al default de su deuda?

Crece la preocupación de los acreedores sobre la falta de avance en la solución del problema más urgente que castiga al endeudado país: evitar su noveno incumplimiento de la deuda soberana.

A casi dos meses de Alberto Fernández como presidente, los acreedores privados de Argentina están cada vez más preocupados por el lento avance en la solución del problema más urgente que tiene ese país fuertemente endeudado: evitar su noveno incumplimiento de la deuda soberana.

Esta frustración se ve reflejada en el alza de los rendimientos de los bonos y en la mayor brecha entre los tipos de cambio oficial y paralelo. Ante la posibilidad de que se produzca un default de la deuda provincial en los próximos días y con los pagos de la deuda a los acreedores internacionales que vencen este año, Fernández salió de gira en busca de apoyo. Se reunió con el Papa Francisco la semana pasada, se encontró con la canciller alemana Angela Merkel y verá al presidente de Francia Emmanuel Macron.

¿CÓMO SE LLEGÓ A ESTO?

Cuando asumió el presidente de izquierda Fernández, el país ya estaba en un estado de virtual default. Su predecesor de derecha Mauricio Macri había prometido una amplia reforma económica y endeudado fuertemente al país para facilitar la transición hacia una economía más pro mercado. Pero el apoyo a las reformas de Macri se evaporó durante una crisis cambiaria en 2018. Eso derivó en un rescate histórico de u$s 57.000 millones por parte del FMI. Con los pagos de deuda que se deben a los acreedores internacionales este año, Fernández se ve presionado a presentar un plan para evitar el incumplimiento. Aseguró que quiere un acuerdo para finales de marzo.

¿QUÉ PASARÁ DESPUÉS?

Ayer era la fecha límite para que los acreedores de la provincia de Buenos Aires acepten la postergación de los pagos de esa deuda provincial. Pero el gobierno de Axel Kicillof mejoró ayer su oferta. A pocas horas de que se venza un nuevo deadline, ahora está dispuesto a abonar el 30% del vencimiento del bono Buenos Aires 2021 y postergar el resto. También se extendió hasta hoy el tiempo que tienen los bonistas para responder. En caso de no alcanzar un acuerdo o concretar el pago para el 5 de febrero, la provincia caerá en default.

"Más allá de las comprensibles inquietudes [de los acreedores], no es bueno llegar a conclusiones apresuradas, dado que acabamos de comenzar las negociaciones. Somos muy optimistas de que podemos llegar a una solución", afirmó Fernanda Vallejos, economista y diputada por la provincia de Buenos Aires.

Un incumplimiento provincial podría debilitar las negociaciones nacionales. Algunos acreedores temen que las agresivas tácticas de negociación provincial sirvan de modelo para el gobierno nacional.

La semana pasada, el Ministerio de Finanzas publicó un nuevo calendario para las negociaciones sobre los u$s 100.000 millones de dólares de deuda internacional. Según este plan, el gobierno no hará una oferta de reestructuración hasta la segunda semana de marzo. Eso deja a los acreedores con sólo dos semanas para responder si aceptan. Los principales acreedores están "enfurecidos" y puede que no "dignifiquen el proceso con una respuesta", contó un allegado al asunto.

¿POR QUÉ HA PASADO TAN POCO HASTA AHORA?

El gobierno quiere que los acreedores digan qué quita están dispuestos a asumir, pero los tenedores de bonos quieren ver primero un plan macroeconómico creíble. "Es como dos trenes en rumbo de colisión. Veremos quién parpadea primero. Lo bueno es que nadie quiere un choque", dijo Martín Redrado, ex presidente del Banco Central argentino.

"Lo que el gobierno está pidiendo no tiene precedentes. Depende de ellos poner algo sobre la mesa", dijo un acreedor internacional cercano a las negociaciones, afirmando que el gobierno debe cambiar su actitud "muy rápidamente", o desperdiciará cualquier buena voluntad que aún haya. "Hasta que el gobierno presente un plan económico, estamos en suspenso. . . cualquier propuesta de reestructuración sin proyecciones de crecimiento, déficit fiscal y cuentas externas fracasará".

¿CUÁL ES EL PAPEL DEL FMI?

Por primera vez los funcionarios del FMI se reunieron formalmente con el ministro de Economía Martín Guzmán en Nueva York la semana pasada. A pesar de los comentarios positivos que hicieron en público ambas partes, no hubo avances sustanciales. Eso podría cambiar cuando mañana Guzmán se reúna con la nueva directora general del FMI, Kristalina Georgieva en el Vaticano gracias a los intentos del Papa Francisco de facilitar una salida de la crisis. Una misión del Fondo también debe llegar a Buenos Aires el 12 de febrero. Pero, como Argentina no tiene vencimientos con el FMI hasta 2021, los funcionarios del Fondo señalaron que podrían mantenerse al margen de la cuestión este año. Los grandes acreedores privados están interesados en que el FMI se involucre para asegurar un buen acuerdo de reestructuración.

¿QUÉ PROBABILIDAD HAY DE DEFAULT?

Ambas partes preferirían evitar una cesación de pagos. Fernández se enfrenta a las elecciones legislativas el año que viene y una recuperación económica aumentaría sus posibilidades de obtener buenos resultados. Un impago podría destruir sus chances. "Llevaría la inflación a las nubes, y cualquier confianza residual en Argentina se iría por la ventana", dijo un observador veterano. "El gobierno quiere evitar una situación de default confrontativa, pero está titubeando demasiado y haciendo que todo el proceso sea más difícil y arriesgado", agregó.

El cronograma publicado la semana pasada sugiere que apenas el acuerdo más básico podría sellarse a finales de marzo. "Todavía habría mucho por resolver después de eso, pero no será tan fácil", advirtió Daniel Marx, ex secretario de Finanzas que hasta hace poco se esperaba que dirigiera el actual equipo de reestructuración de deuda. "Hoy son más las chances de que se logre una reestructuración que de que no se logre", agregó.

 

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados
Noticias del día