Miércoles  11 de Marzo de 2020

Financial Times: la crisis del coronavirus podría generar una nueva guerra cambiaria

Es real el peligro de que haya una respuesta política descoordinada por parte de los bancos centrales que alargue la debilidad económica y provoque una nueva ronda de guerras de divisas.

Financial Times: la crisis del coronavirus podría generar una nueva guerra cambiaria

El mundo tuvo más de diez años desde la crisis financiera de 2008 para prepararse para otra recesión global. Pero no aprovechó bien ese tiempo. Ahora se produjo un gran shock en forma de un brote de coronavirus, en un momento en el que las mayores economías del mundo están divididas por disputas comerciales. Es real el peligro de que haya una respuesta política descoordinada que alargue la debilidad económica y provoque una nueva ronda de guerras de divisas.

Todavía es mucho lo que se desconoce sobre la enfermedad conocida como Covid-19. Sin embargo, lo que se sabe indica que la única respuesta efectiva, una vez que se instala el virus, es la cuarentena total como ocurrió en China y ahora en Italia. Lo que es inevitable es el gran shock económico mundial que esto conlleva. La propagación del brote es en parte responsable de la fuerte caída que sufrieron esta semana los precios de las acciones globales y los rendimientos de los bonos.

En un mundo ideal, cada banco central enfrentaría este desafío con un nivel saludable de inflación y tasas de interés por encima de 5%. Si el Covid-19 golpeara la demanda interna, recortarían las tasas según fuera necesario. Los gobiernos brindarían ayuda fiscal específica. Podría haber algunas oscilaciones cambiarias, dependiendo de qué países sean los más afectados, pero habría pocos motivos de tensión económica mundial.

Lamentablemente, no es ésa la situación actual. En gran parte del mundo rico, en particular en la eurozona y en Japón, las tasas de interés están por debajo de cero y el uso de otras herramientas de alivio, como la compra de activos, está cerca del límite. En EE.UU. las tasas oficiales empezaron esta crisis en un rango de 1,5% a 1,75%, pero ya bajaron en 50 puntos básicos. Países como México, con tasas de interés del 7%, y Rusia con 6% tienen mayor margen de maniobra.

Esta asimetría es una receta para lo que el ex ministro de Economía brasileño Guido Mantega denominó "guerras de divisas": no se trata de una simple manipulación cambiaria en busca de ventajas competitivas, sino de divergencias en la política monetaria que provocan movimientos bruscos de los tipos de cambio y amenazas de represalias por parte de los que salen perdiendo.

Si la Reserva Federal de EE.UU. reduce las tasas de interés cuando el Banco Central Europeo y el Banco de Japón no pueden seguirlo, es probable que el dólar se debilite frente al euro y el yen. El recorte de emergencia que hizo la Fed la semana pasada, y la subsiguiente fuga hacia los activos más seguros, llegaron a colocar la moneda japonesa a 101 yenes por dólar. Los niveles cercanos a 100 yenes son malos para las exportaciones de Japón y en otras oportunidades derivaron en amenazas de intervención monetaria. El yen se podría fortalecer aún más si el país norteamericano recorta las tasas a cero. El euro está en la misma situación.

La Fed también tiene limitado margen para bajar aún más la tasa, y aunque el dólar caiga frente al yen, está subiendo frente al rublo, el peso mexicano, la rupia india y otras monedas, especialmente las afectadas por la decisión de Arabia Saudita de extraer más petróleo y la consiguiente caída de los precios del crudo. Al menos por ahora, parece que la crisis del coronavirus está provocando una fuga hacia la seguridad de EE.UU. y no una salida de capitales hacia los mercados emergentes de mayor rendimiento, como ocurrió en 2010 cuando Mantega hizo la advertencia.

La pregunta crucial es qué hará Donald Trump en un año electoral con la economía estadounidense bajo presión. ¿Tolerará la depreciación de la moneda frente a una serie de socios comerciales de Norteamérica? No parece estar en su forma de ser. Trump bien podría recurrir a la intervención de la moneda o a aranceles punitivos en algún momento de este año si pensara que los socios comerciales del país se están beneficiando. La cooperación económica mundial ya es frágil; cualquiera de esos dos movimientos la fracturaría por completo.

Al ser limitado el espacio de maniobra en política monetaria, la alternativa es la política fiscal. Pero los países también difieren en su voluntad de incurrir en déficits. La eurozona, y Alemania en particular, suele ser reacia a elevar el gasto. Por lo tanto, la política fiscal también está plagada de potenciales tensiones internacionales. Imaginemos que el Reino Unido aplica un gran estímulo fiscal en respuesta al coronavirus, pero la UE no lo hace. Las exportaciones europeas podrían beneficiarse de la demanda en Gran Bretaña, y las negociaciones comerciales de Brexit, que ya son difíciles, pasarían a ser mucho más complicadas.

La única respuesta es la cooperación mundial. Puede que Japón y la eurozona no puedan reducir sus tasas de interés para igualar a la Fed, pero el ablandamiento de EE.UU. debería hacerse junto con ellos. Jay Powell, el presidente de Fed, hizo un gran esfuerzo por cooperar con los bancos centrales del G7 antes de su recorte de tasa de la semana pasada. Aunque sus esfuerzos no lleven a que los recortes de tasas globales sean coordinados, sigue siendo crucial que se mantenga la unidad de los bancos centrales. La Federal debería ampliar las líneas de swaps de monedas con otros bancos centrales para ayudarlos a satisfacer la demanda de dólares si les falta liquidez local.

Aunque el panorama médico se está oscureciendo, todavía hay motivos de esperanza económica. A diferencia de la crisis de las hipotecas subprime de 2008, el shock no proviene del sector financiero, por lo que es menos desestabilizadora y hay más posibilidades de un rápido repunte. Pero sólo hay una manera de lograrlo: en la economía, como en la lucha directa contra la enfermedad, el mundo debe trabajar en conjunto.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,313575,000080,0000
DÓLAR BLUE1,3889142,0000146,0000
DÓLAR CDO C/LIQ3,6040-148,5393
EURO0,030289,353189,3953
REAL0,100713,512913,5159
BITCOIN0,857310.775,780010.781,1200
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000029,5625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-10,526317,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-10,000018,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000029,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000085,0085,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,801,80
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,283042.077,9100
BOVESPA-1,150094.666,3700
DOW JONES-0,480027.584,0600
S&P 500 INDEX-0,48133.351,6000
NASDAQ-0,290011.117,5250
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,4517364,4057366,0592
TRIGO CHICAGO-0,2272201,7230202,1823
MAIZ CHICAGO-0,6135143,4982144,3840
SOJA ROSARIO0,0000281,5000281,5000
PETROLEO BRENT-3,747340,840042,4300
PETROLEO WTI-3,867039,030040,6000
ORO1,20671.895,40001.872,8000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology