Financial Times: cómo hizo MercadoLibre para convertirse en un titán del comercio electrónico

La respuesta de América latina a Alibaba alcanza una valoración de u$s 63.000 millones conforme los consumidores recurren a las compras en línea.

Marcos Galperin, captado en video en una fiesta en vísperas de Año Nuevo a principios del milenio, declaró con confianza que la empresa puntocom que había cofundado cinco meses antes se convertiría en la compañía más grande de América latina.

Casi 21 años después, se demostró que tenía razón. MercadoLibre la respuesta de América Latina al Alibaba de China, ahora tiene un valor de u$s 63.000 millones en la bolsa de valores Nasdaq, más del doble de su valor durante el año pasado después de superar a gigantes brasileños de la antigua economía como Vale y Petrobras para convertirse en el mayor beneficiado de la región de la crisis del coronavirus.

Marcos Galperín - Bloomberg

"Esta pandemia nos ha avanzado tal vez entre tres y cinco años", le dijo al Financial Times el presidente ejecutivo argentino de MercadoLibre de 49 años de edad. Pronosticó que su negocio de comercio electrónico, que se ha beneficiado del auge de las compras en línea de este año, seguirá creciendo durante al menos otra década, "si no más".

Semejante optimismo se basa en el hecho de que América Latina se encuentra en una etapa temprana en la transformación digital del comercio minorista. En el tercer trimestre de este año, los ingresos netos de MercadoLibre aumentaron un 85% interanual hasta los u$s 1100 millones. Mientras tanto, el volumen total de pagos aumentó un 92% hasta los u$s 14.500 millones.

Antes de la pandemia, el comercio electrónico había penetrado alrededor del 5% de la economía regional y se espera que alcance casi el 10% para finales de este año.

Pero eso aún está muy por debajo de los niveles en las economías más digitales del mundo, incluyendo EEUU, el Reino Unido y China, donde el comercio electrónico representa al menos el 30% de las transacciones.

"MercadoLibre es una historia increíble de espíritu empresarial y resiliencia. No es que haya sido un éxito de la noche a la mañana. Pasó por momentos difíciles y se fortaleció después de cada prueba", dijo Francisco Álvarez-Demalde, socio gerente de Riverwood Capital, una firma de capital privado con sede en Silicon Valley.

"Sin duda es una fuerza de creación de valor positivo para el sector tecnológico latinoamericano, aunque aún hay preguntas sobre cómo los pequeños minoristas se ajustarán a la nueva realidad", añadió.

Galperín —quien tiene un valor de u$s 4200 millones según Forbes, lo cual lo convierte en el segundo argentino más rico— renunció como presidente ejecutivo de MercadoLibre en Argentina a principios de este año, pero sigue a cargo de la compañía en la región.

Dijo que cree que la filial de tecnología financiera de su negocio, MercadoPago, un sistema de pagos digitales que ahora se usa en muchos otros sitios además de su mercado en línea, tiene aún más posibilidades de expandirse.

"Queda por hacer casi todo en términos de tecnología financiera en América Latina", dijo, señalando los seguros, la gestión de activos, los préstamos a los usuarios no bancarizados y la habilitación de pagos mediante teléfonos móviles.

Desde su fundación en el garaje de los padres de Galperín en un frondoso barrio de Buenos Aires, el vertiginoso crecimiento de MercadoLibre es aún más impresionante dadas las dificultades particulares de iniciar una compañía de Internet en América Latina.

"Tuvimos que resolver los pagos y la logística desde cero.Y tuvimos que solucionarlos para muchos países que estaban fragmentados, lo cual hizo todo mucho, mucho más difícil", dijo señalando los 18 países donde opera la compañía, todos con diferentes monedas y regulaciones.

Cuando se le preguntó qué habría hecho de otra manera, respondió que "habría formado un equipo tecnológico mejor y más grande. Porque al final del día, eso es lo que determina el ritmo de ejecución y progreso".

Morgan Stanley estima que MercadoLibre controla el 28% del mercado de comercio electrónico de América Latina, en comparación con el 19% en 2015. Pero enfrenta una competencia cada vez más dura de compañías como Amazon, cuya participación de mercado en América Latina se ha duplicado en los últimos cinco años hasta alcanzar alrededor del 4%.

Galperín dijo que su mayor desafío es hacer crecer su equipo de aproximadamente 4000 desarrolladores e ingenieros web, cifra que la compañía planea duplicar durante el próximo año. MercadoLibre está trabajando para desarrollar su infraestructura logística para defenderse de la creciente competencia, pero esto ha afectado la rentabilidad de la compañía.

Ahora, con alrededor de 100 millones de personas que compran, venden o pagan mediante las plataformas de MercadoLibre —de una población de casi 650 millones de personas en América Latina— otro desafío será expandir la presencia de la compañía más allá de sus mercados principales de Brasil, México y Argentina, que representan el 60% de los habitantes de la región, pero el 95% de los ingresos del negocio.

"Aspiramos a ser los líderes en toda América Latina, no sólo en los mercados más grandes", dijo Galperín, quien se siente estimulado por un desempeño "sin precedentes" este año en Chile, donde los ingresos aumentaron más del doble en el segundo trimestre.

"La competencia sigue siendo un desafío persistente, y MercadoLibre tendrá que seguir invirtiendopara promover el crecimiento en los países latinoamericanos tanto en sus operaciones de comercio como de tecnología financiera", dijo Andrew Ruben, analista que cubre el comercio minorista y el comercio electrónico latinoamericanos en Morgan Stanley, y señaló que el crecimiento su red logística y su equipo tecnológico siguen siendo desafíos clave.

Galperín no quiso hablar sobre si ese crecimiento será impulsado por adquisiciones, a pesar de los rumores de que la compañía podría estar interesada en comprar la red postal estatal brasileña, Correios, para su infraestructura logística.

"Somos mucho más una compañía de constructores que de compradores. Hasta este punto, hemos construido los fundamentos de MercadoLibre: construimos nuestra plataforma logística, construimos nuestra plataforma de pagos, escribimos el código y desarrollamos el software para cada una de estas cosas", insistió. "No creemos en atajos".

Algunos han expresado preocupaciones de que MercadoLibre podría tener problemas si acumula demasiado poder monopolístico en un momento en que países como EEUU y China se están teniendo que lidiar con los temas antimonopolio. Éste es un problema especialmente sensible para MercadoLibre, dada su combinación de actividades minoristas y bancarias.

Otros han advertido sobre el peligro de la complacencia, pero Galperín ha asegurado que no se dormirá en los laureles. Ha visto demasiados ejemplos de compañías de tecnología que llegaron rápidamente al estrellato y luego se hundieron en la irrelevancia después de un par de años.

"La única forma de seguir siendo relevante dentro de cinco años es mantener la concentración, no enfocarnos demasiado en nuestros rivales, sino en la trayectoria que siguen nuestros usuarios y la tecnología", dijo. "Ésa es la clave del éxito".

Tags relacionados

Más de Financial Times

Compartí tus comentarios