Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Financial Times: La oleada anticorrupción también llegó a la Argentina

Tanto la ex presidenta como varios ex altos funcionarios están acusados de cometer hechos de corrupción, desde lavado de dinero hasta cobro de coimas y malversación de fondos

Fernández de Kirchner gobernó ocho años hasta diciembre pasado

Fernández de Kirchner gobernó ocho años hasta diciembre pasado

En todo Latinoamérica, poderosas figuras políticas están teniendo problemas con el renovado fervor por combatir la corrupción en la región. Los políticos reciben duras críticas desde en México hasta Chile, siendo el último ejemplo la caída de Dilma Rousseff en Brasil este mes acusada de manipular cifras del presupuesto nacional.

Ahora Cristina Fernández de Kirchner, que gobernó Argentina durante ocho años hasta diciembre pasado, y varios ex funcionarios, enfrentan acusaciones por delitos como malversación de fondos públicos, coimas y lavado de dinero.

Los primeros cargos formales contra Fernández la semana pasada por la venta de contratos de dólar futuro –por parte del banco central– a precio inferior al mercado son sólo el principio de las complicaciones legales que tendrán los funcionarios de su ex administración.

"Ella va a terminar en prisión", dijo Elisa Carrió, figura clave de la alianza del nuevo gobierno del presidente Mauricio Macri, y feroz paladín de la lucha contra la corrupción. "Está involucrada en casi todos los juicios vinculados al anterior gobierno", agregó afirmando que finalmente era Fernández quien otorgaba todos los contratos de obras públicas sospechados de corrupción.

De hecho, se cierra el cerco sobre Fernández, que está implicada en otros casos y en la polémica negociación de derivados por parte del banco central, que provocó al Estado pérdidas de al menos u$s 5.000 millones para apuntalar la moneda en los últimos meses de su gobierno.

La feroz populista sostiene que las acusaciones contra ella apuntan a manchar su legado y desviar la atención de la creciente inflación, los despidos y el incremento de la pobreza provocados por las reformas orientadas al mercado, incluyendo una fuerte devaluación y recortes de subsidios.

Mientras tanto, Fernández y sus seguidores mencionan la participación de Macri en el denominado escándalo de los Panama Papers, dado que el nuevo líder argentino está siendo investigado por supuestos lazos con compañías offshore. El fiscal del caso dijo esta semana que abrirá una nueva línea de investigación después de que los medios informaron que las empresas todavía están activas, pese a que Macri aseguró que fueron cerradas hace años.

Los observadores hacen comparaciones con la situación en Brasil, donde Rousseff describió su impeachment como un "golpe", mientras varios miembros del gabinete de la nueva administración de Michel Temer enfrentan acusaciones por corrupción, incluso mientras ellos buscan resolver los problemas económicos del país.

"Estas investigaciones se extenderán a otros funcionarios cercanos a la ex presidenta pero tendrán menor seriedad y alcance otras pesquisas como el caso Lava Jato en Brasil, porque los jueces tienen motivaciones políticas y no son totalmente independientes", aseguró Daniel Kerner en Eurasia Group, una consultora de riesgo político en Nueva York, refiriéndose a las varias investigaciones de diferentes hechos de corrupción en curso.

Otros influyentes ex funcionarios que en Argentina están siendo investigados por acusaciones de corrupción incluyen al eterno ministro de planificación de los Kirchner, Julio de Vido; al jefe de gabinete Aníbal Fernández y al vicepresidente Amado Boudou.

Entre las acusaciones más perjudiciales contra Fernández se encuentra una que la relaciona con lavado de dinero a través de hoteles de la familia Kirchner. Ella también es acusada de pagos indebidos, junto a su hijo Máximo Kirchner, en conexión con el caso. "Los Kirchner robaron de dos maneras: o quedándose con un significativo porcentaje de coima o creando sus propias compañías que pertenecían a Lázaro Báez," afirmó Carrió.

Fernández reaccionó hecha una furia frente a las acusaciones en su contra. Ante una multitud en Buenos Aires dijo "cada vez que un movimiento político popular deja el gobierno o es derrocado, las autoridades que lo suceden sistemáticamente desacreditan a sus líderes, acusándolos de graves delitos".

Más notas de tu interés

Comentarios3
Roberto Miguel Salatino
Roberto Miguel Salatino 20/05/2016 02:16:28

y se quedó corto el periodista, el sistema de gobierno kirchnerista todo fué un robo.

Diego Perez
Diego Perez 20/05/2016 11:59:17

Que desastre de "periodista" Benedict M.Ander!! das pena. También este pasquín conservador de los poderes ventajeros esclavizantes

Leonardo Chaufan
Leonardo Chaufan 20/05/2016 09:40:22

En este mismo diario escribe Zlotowiagzda, el otro dia dio un informe de cuanto incide la corrupcion en las arcas del estado ¿x q no le preguntan antes de seguir haciendo flamear tanto la bandera de la anticorrupcion y miran adonde hay que mirar?