Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Financial Times: La justicia argentina puede debilitar el plan de inversiones de Macri

El presidente argentino sabe lidiar con escenarios políticos adversos y se espera que solucione los problemas económicos más allá del fallo de la Corte Suprema

Financial Times: La justicia argentina puede debilitar el plan de inversiones de Macri

El presidente argentino Mauricio Macri pidió a los hinchas de su propio país y del vecino Brasil que dejen de insultarse en los Juegos Olímpicos. También tiene que actuar como pacificador en su nación, donde su última reforma –el intento por reducir los subsidios a los servicios públicos– provocó huelgas y protestas y lo obligó a toparse con los tribunales.

Hay que reconocer que Macri no le rehuyó a las medidas impopulares desde que asumió el poder en diciembre, totalmente conciente de que la economía argentina necesita un giro radical después de 12 años de gobierno socialista. Inmediatamente eliminó los controles de capitales, rápidamente permitió que se devalúe la moneda para fomentar las exportaciones y comenzó a recortar regulaciones y empleo público.

Sin embargo, hasta ahora las reformas pro negocios del nuevo gobierno han tenido poco efecto tangible, y no ayuda la severa recesión que sufre su vecino Brasil. Se calcula que la economía se contraerá otro 1,5% este año y los analistas privados esperan una inflación de 40%. Macri dijo la semana pasada que la situación se estabilizará en el cuarto trimestre y que el año próximo será mucho mejor. Prometió un crecimiento del PBI de 3,5% en 2017, con una menor inflación de 17%.

Pero para lograr eso, el gobierno está abriendo la canilla del gasto: se supone que un programa de infraestructura de u$s 7000 millones impulsará la inversión privada, creará empleo y atacará la pobreza; también hay un plan para elevar las jubilaciones y recortar los impuestos a las ganancias, como así también un blanqueo para alentar a los argentinos con dinero en el extranjero a repatriar sus fondos.
Si bien todo esto tiene sentido en términos de impulsar el crecimiento, se corre el riesgo de que haga estragos en las finanzas del gobierno.

Eso hace que sea crucial la actual batalla por las tarifas de los servicios públicos –que representan una gran sangría de fondos públicos– si la administración tiene alguna esperanza de seguir siendo responsable desde el punto de vista fiscal. La suba de los precios del gas decretada el 1 de abril y el alza de los precios de la electricidad de febrero han sido puestos en duda y, de hecho suspendidas, por jueces federales de tribunales de primera instancia –la mayoría designados por el anterior régimen de Cristina Fernández.

El causa del gas ahora avanzó a la Corte Suprema, que se espera que dé a conocer su fallo esta semana. Según Medley Global Advisors, la administración Macri espera que la Corte Suprema tome una decisión a mitad de camino que probablemente le solicite al gobierno completar las audiencias públicas exigidas por la constitución y que tome en consideración las consecuencias sociales de subir las tarifas de gas, pero que no impedirá que siga adelante con los aumentos de precios. Sentaría precedente para el caso de la electricidad.
Los funcionarios del gobierno afirman que Macri enfrentó problemas similares cuando fue gobernador de la ciudad de Buenos Aires, cuando los jueces locales intentaban bloquear muchas de sus decisiones. Sin embargo, afirman, finalmente superó la resistencia y esta vez hará lo mismo.

Si, por el contrario, la Corte Suprema sostiene el fallo que anula el aumento de tarifas, al gobierno le costará ingresos por 80.000 millones de pesos y tendrá que deshacer la única medida de austeridad fiscal significativa que ha adoptado hasta ahora. Eso también daría la señal de que la política energética nacional está en manos de los tribunales, lo que debilitaría todo el programa de inversión del gobierno. Pero lo más probable es que Macri se abra camino y siga resolviendo los problemas de Argentina.

Más notas de tu interés

Comentarios1
benedictodos800
benedictodos800 19/08/2016 03:18:42

CLARO SEGURAMENTE LA LLUVIA QUE SE PRODUJO DE INVERSIONES A TRAIDO TORRENTES DE LODO , MUGRE Y MIERDA OJALA ARRASTRE A VARIOS CEOS URGENTE