Martes  03 de Diciembre de 2019

Financial Times: ¿Jair Bolsonaro perdió su oportunidad de hacer las reformas en Brasil?

Los planes del gobierno brasileño de ultraderecha apuntados a reactivar la economía local corren riesgo de ser eclipsados por los disturbios en Chile y la agitación política en el país.

Cuando el Congreso de Brasil finalmente aprobó su trascendental reforma previsional a fines de octubre, después de más de dos décadas de evasivas, los grupos empresarios festejaron y los inversores comenzaron a preguntarse si el gobierno de ultraderecha del presidente Jair Bolsonaro por fin podría cumplir con su ambiciosa agenda apuntada a reactivar la mayor economía latinoamericana.

"Todo está encajando en su lugar", dijo el ministro de Economía brasileño Paulo Guedes durante una entrevista días después. "Hay una nueva política en Brasil."

Pero mientras la polémica reforma previsional se convertía en ley, del otro lado de los Andes, en Chile, se amotinaban manifestantes contra el mismo régimen que Guedes había alabado tanto. Días después, la oposición izquierdista de Brasil recibió una inyección de energía con la liberación del carismático ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva a la espera de una apelación contra su condena por corrupción.

Ahora, mientras empieza a cerrarse la ventana para aprobar leyes importantes antes de las elecciones municipales de 2020, los observadores de Brasil se preguntan si el gobierno de Bolsonaro puede cumplir con el resto de su programa de reformas o si el país volverá a sucumbir a su eterno hábito de decepcionar a los inversores.

"Han hablado muy bien de la reforma", contó William Jackson, economista jefe de mercados emergentes de Capital Economics. "Pero parece que desde que se aprobó la reforma previsional, tomaron fuerza algunos vientos en contra. . . No está claro si existe el mismo interés por revisar la administración pública, y el clima ha cambiado".

Para muchos, la "nueva política" de Brasil está vinculada a las críticas directas de Bolsonaro a la conservación del Amazonas y a los derechos de los homosexuales, y también a su defensa de Dios y las armas como soluciones a los problemas sociales crónicos de Brasil desde que asumió el cargo este año.

Sin embargo, gran parte de la comunidad empresaria brasileña se centra más en las reformas económicas propuestas por el gobierno. Sobre la Avenida Faria Lima de San Pablo, conocida como el Wall Street de Brasil por su concentración de bancos de inversión, el optimismo en algunos sectores es palpable, aunque el crecimiento económico sigue débil. El índice Bovespa registró su pico máximo el 7 de noviembre y lleva un alza de 20% este año; a través de ofertas públicas iniciales se emitieron u$s 22.000 millones, la mayor cifra en una década; y las tasas de interés bajas impulsaron a los brasileños a abandonar la seguridad de los depósitos bancarios y arriesgar su dinero en acciones por primera vez en años.

"Está naciendo un nuevo Brasil", dijo Paulo Skaf, director del poderoso grupo industrial paulista FIESP. "Estamos viendo crecimiento orgánico sin que el gobierno inyecte dinero. Por primera vez en 70 años, estamos creciendo solos".

Ex operador intradia y entrepreneur que aprendió economía con Milton Friedman en la Universidad de Chicago, Guedes sigue decidido a impulsar su "Plan Más Brasil". Nada le impedirá achicar el Estado, "privatizar todo" y desregular, aseguró.

Pero después de semanas de disturbios en Chile, donde los manifestantes quemaron estaciones de subte en Santiago, saquearon supermercados e iglesias y lanzaron proyectiles a la policía mientras ventilaban su enojo por años de servicios públicos deficientes y bajos salarios, Bolsonaro parece estar reconsiderando lo difícil que es impulsar reformas potencialmente impopulares.

Con un ojo puesto en las próximas elecciones municipales y en su alicaído respaldo electoral, el presidente pospuso hasta el próximo año una de las reformas clave de Guedes, la revisión de los términos y condiciones de los consentidos empleados federales de Brasil, que tienen sus puestos de trabajo garantizados de por vida y ascensos automáticos por antigüedad independientemente de su desempeño. Cuando se reintroduzca el llamado proyecto de ley de "reforma administrativa", será "lo más suave posible", aseguró Bolsonaro, que hace poco abandonó el partido político que lo apoyó en las elecciones del año pasado, el Partido Social Liberal, tras una fuerte pelea.

Los funcionarios del gobierno niegan que los disturbios en Chile o la derrota electoral en Argentina de Mauricio Macri, un aliado de Bolsonaro, hayan influido en sus consideraciones y afirman que Guedes sigue tan decidido como siempre a promulgar sus cambios radicales.

Pero, como dice Gabriella Dorlhiac, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Internacional en Brasil: "Chile y Argentina son una señal muy clara de que para que las reformas funcionen, la gente debe tener comida en la mesa".

Con la reforma administrativa postergada, la atención se centra ahora en el resto de la legislación que abarca una fuerte simplificación del sistema tributario del país, un antiguo reclamo de las empresas. La legislación está atrapada en el Congreso con diversas propuestas y poderosos grupos de lobby que se movilizan para defender intereses especiales.

Teniendo en cuenta que éste es un gobierno políticamente propenso a los accidentes, que su oposición tomó vuelo y que la economía brasileña es débil -y aún lucha por crecer-, son pocos los que creen que se aprobará una reforma que recorte personal en el sector público.

"Si tuviéramos un presidente capaz de negociar con el Congreso, la economía estaría creciendo mucho más rápido", dijo el titular de un banco de San Pablo. "Nadie cree que Bolsonaro tenga convicciones profundas sobre la agenda económica porque como legislador nunca apoyó este tipo de cambios. ¿Qué pasa si se pelea con Guedes y lo echa?", agregó.

"Tenemos un Brasil esquizofrénico en este momento", concluye un banquero de inversiones de San Pablo. "El Dr. Jekyll: el equipo económico, además de ministros competentes en áreas como la infraestructura y agricultura. Y está el Sr. Hyde: Bolsonaro y su agenda social que abarca la educación, la moral, el medio ambiente y las excentricidades de los miembros de su familia".

"El riesgo para Brasil es que el crecimiento tarde demasiado en aparecer, la gente se inquiete y que el Sr Hyde tome el control."

Traducción: Mariana Oriolo

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000058,000062,7500
DÓLAR BLUE-0,358468,500069,5000
DÓLAR CDO C/LIQ0,1929-75,4032
EURO0,257666,123766,4288
REAL1,184514,499414,5739
BITCOIN0,21607.225,91007.231,6600
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-0,439242,5000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,818254,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,785755,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000045,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000165,00165,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,951,95
DISC USD NY0,000081,5081,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,000034.657,4400
BOVESPA0,4500110.672,0100
DOW JONES-0,100027.909,6000
S&P 500 INDEX0,00003.132,5200
NASDAQ0,00008.616,1830
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,0555330,9690331,1527
TRIGO CHICAGO-0,2805195,9358196,4870
MAIZ CHICAGO0,0000143,0061143,0061
SOJA ROSARIO0,0000250,0000250,0000
PETROLEO BRENT-0,606263,950064,3400
PETROLEO WTI-0,455858,970059,2400
ORO0,13671.464,60001.462,6000