Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Exxon dice que puede duplicar la producción de shale oil

La compañía petrolera más grande de Estados Unidos quiere sumar 350.000 barriles diarios de petróleo

Exxon dice que puede duplicar la producción de shale oil

ExxonMobil, el grupo petrolero cotizante más grande del mundo, afirmó que podrá más que duplicar la producción en la región de la Cuenca Permian y mantenerla a ese nivel durante décadas, en un voto de confianza para las perspectivas de producción de shale en Estados Unidos.

La compañía dijo a los analistas que podría sumar 350.000 barriles de equivalente de petróleo diarios provenientes la región de la Cuenca Permian de Texas y de Nuevo México, gracias a que en enero adquirió por u$s 6.600 millones compañías de la familia Bass. Su actual producción en la región es de 140.000 barriles diarios.
Ese aumento llevaría el shale oil proveniente de la Cuenca Permian y de la formación Bakken de Dakota del Norte al 20% ó 25% de su producción total de crudo y líquidos relacionados, comparado con el 12% actual. Se podría mantener en una "meseta de producción de varias décadas", indicó la Exxon.

Las grandes compañías petroleras como Exxon quedaron fuera del auge inicial de la producción de gas y petróleo shale estadounidense, pero en los últimos años se esforzó por consolidar sus operaciones, mientras que sus rivales más chicos sufrieron limitaciones económicas provocadas por la debilidad de los precios del crudo y el gas.
Chevron, el segundo mayor grupo petrolero estadounidense, también consolidó sus operaciones en la Cuenca Permian.
Exxon expuso el potencial de crecimiento para sus operaciones de shale cuando se convirtió en la segunda gran compañía petrolera en informar que sus ganancias para 2016 estuvieron muy por debajo de las expectativas de los analistas, después de que Chevron hiciera lo mismo.

Las ganancias por acción fueron de 41 centavos de dólar en el cuarto trimestre de 2016, un 39% por debajo de los 67 centavos en el período equivalente de 2015, muy inferior al pronóstico promedio de los analistas de 70 centavos.
El déficit se debió a un cargo de u$s 2.030 millones por la caída del valor de algunos activos de ExxonMobil, principalmente en los yacimientos gasíferos en la región de las Montañas Rocosas de Estados Unidos.
Darren Woods, CEO, dijo que los resultados se vieron afectados por "la prolongada caída de los precios de los commodities y el cargo por deterioro del valor de los activos".

Woods asumió el puesto a comienzos del año, en reemplazo de Rex Tillerson, el nuevo secretario de Estado norteamericano, elegido por el presidente Donald Trump.

Exxon advirtió en octubre que podrían ser menores sus ganancias de 2016, después de que la compañía enfrentó preguntas de la Securities and Exchange Commission sobre la valuación de sus activos.

Sin embargo, el cargo de u$s 2.000 millones para 2016 sigue siendo menor que los que han enfrentado muchas otras grandes compañías petroleras internacionales durante la desaceleración. Chevron informó un reducción del valor de sus activos por u$s 2.800 millones para el segundo trimestre de 2016.

Exxon también confirmó que tendría que retirar miles de millones de barriles de petróleo y gas de sus reservas declaradas como consecuencia de la debilidad de los precios del petróleo y el gas, como había advertido en octubre, pero sugirió que la cifra podría ser algo inferior a los 4.6000 millones de barriles que indicó en aquel momento. Esa cifra representa aproximadamente el 19% de las reservas declaradas de Exxon a fines de 2015.