Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Estallan en la Casa Blanca discusiones internas por el proteccionismo

Steve Bannon y Peter Navarro, los ministros populistas del Gabinete, están enfrentados a la facción pro-mercado encabezada por Gary Cohn, ex Goldman Sachs

En la Casa Blanca estalló una guerra civil por el Comercio, lo que condujo -según un funcionario- a una "reunión feroz" en la Oficina Oval donde los nacionalistas económicos cercanos a Donald Trump se enfrentaron con los moderados pro comercio provenientes de Wall Street.
Según dichos de más de media docena de allegados a la Casa Blanca, la amarga pelea es entre un grupo de línea dura compuesto por el principal asesor Steve Bannon, y Peter Navarro, asesor de Comercio de Trump, contra una facción encabezada por Gary Cohn, el ex ejecutivo Goldman Sachs que preside el Consejo Económico Nacional de Trump.
En el centro del debate está Navarro, un revoltoso economista que hizo enojar a Berlín y a otros aliados europeos cuando acusó a Alemania de explotar un euro "sumamente subvaluado" y pidió discusiones bilaterales con el gobierno de Angela Merkel para definir cómo reducir el déficit comercial de Estados Unidos con la economía más poderosa de Europa.
Los funcionarios y los allegados a la Casa Blanca contaron que parece que Navarro ha perdido influencia durante las últimas semanas. Pero en la última pelea que tuvo lugar en la Oficina Oval, Trump parecía estar del lado de los nacionalistas económicos, según dichos de un funcionario.
La batalla por el comercio es emblemática de una pelea más general sobre la política económica dentro de la administración Trump. Se produce pocos días antes de una visita a Washington que hará Merkel, la canciller alemana, y en medio de los preparativos para un encuentro de ministros de Finanzas del G20 que se llevará a cabo en Alemania esta semana y donde los temores de los aliados sobre el proteccionismo probablemente sean un tema prioritario de la agenda.
La Casa Blanca se negó a responder preguntas específicas sobre el enfrentamiento interno. En una declaración, una vocera dijo: "Gary Cohn y Peter Navarro son valiosos miembros del equipo económico de Trump. Están trabajando juntos para armar la agenda económica del presidente, proteger a los trabajadores norteamericanos y hacer crecer las empresas estadounidenses".
Según allegados a las discusiones en la Casa Blanca, Cohn y otros aprovechan los comentarios que hizo Navarro en público -y las generalizadas críticas de los economistas a su postura sobre los déficits comerciales y otros temas- para tratar de marginarlo. Eso llevó a que se hable de mudar a Navarro y al nuevo Consejo Nacional de Comercio que él encabeza fuera de la Casa Blanca.
Cohn también está teniendo un papel más destacado en las conversaciones sobre la renegociación del Nafta, el acuerdo de libre comercio con Canadá y México, una de las mayores prioridades comerciales de Trump.
Después de un encuentro con Cohn y otros funcionarios de la Casa Blanca el jueves, el ministro del Exterior de México, Luis Videgaray, dijo que la meta es redondear las conversaciones antes de fin de año. Ese comentario es contrario al que hizo Wilbur Ross, que encabeza el Departamento de Comercio y también es un veterano de Wall Street. Ross pidió negociaciones más profundas y potencialmente más prolongadas que podrían extenderse al año próximo.
El argumento de Navarro no recibió ayuda de sus interacciones con los republicanos del Congreso. Fue criticado por la sesión informativa mal preparada y poco precisa que mantuvo a puertas cerradas ante los senadores el mes pasado para discutir la agenda comercial y, eso enojó a algunos republicanos.
Los allegados a la pelea en la Casa Blanca por la política comercial contaron que Navarro es una figura cada vez más aislada de la administración. Estuvo operando con un grupo muy pequeño de funcionarios desde el viejo edificio de oficinas adyacente a la Casa Blanca, mientras que Cohn está agregando personal a su base en el Consejo Económico Nacional dentro de la residencia misma del presidente.
Entre las últimas designaciones de Cohn está Andrew Quinn, un respetado ex diplomático y funcionario de Comercio que se desempeñó como negociador durante la administración de Obama dando impulso al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) con Japón y otros 10 países. Trump retiró a Estados Unidos de ese acuerdo pero la Casa Blanca el mes pasado anunció que Quinn trabajará en el Consejo Económico Nacional como un "asistente especial del presidente en temas de comercio internacional".
La designación de Quinn provocó fuertes protestas desde Breitbart, el sitio web de derecha que lideraba Bannon. A principios de este mes tildó al funcionario de carrera como "un enemigo adentro" de la administración Trump.
"El apoyo de Quinn no sólo al TPP sino también al multilateralismo, en términos generales, es diametralmente contrario al . . . enfoque [sobre el comercio] que ayudó a Donald Trump a ser electo presidente", escribió Breitbart.
Pero su designación y la aparente marginación de Navarro ayudaron a aliviar la preocupación de los funcionarios extranjeros sobre las posibilidades de que la administración Trump cumpla con las amenazas de campaña de elevar los aranceles y tomar otras medidas agresivas que podrían conducir a una guerra comercial.
Los funcionarios de algunos países que buscan reunirse con Navarro fueron derivados al personal de Cohn. Otros comenzaron a hablar directamente con Cohn o con otros altos funcionarios como Jared Kushner, el yerno de Trump, sobre temas como la renegociación del Nafta.
"La situación es menos preocupante que hace dos meses porque Navarro parece estar cada vez más marginado", dijo un funcionario europeo. "Su influencia parece estar disminuyendo rápidamente".
Thea Lee, una alta funcionaria de comercio en AFK-CIO, el sindicato más grande de Estados Unidos y miembro del consejo industrial del presidente, dijo que Trump parece estar cediendo ante la creciente influencia que tienen los veteranos de Wall Street sobre la administración y que se está apartando de su promesa de campaña de darle un nuevo enfoque al comercio.
"En este momento parece que el ala de Wall Street dentro de la administración Trump está ganando esta batalla y el ala de Wall Street está a favor del status quo en términos de política comercial de Estados Unidos", dijo Lee.

Traducción: Mariana Inés Oriolo