Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Estaban llevando a la Argentina hacia los problemas que ahora tiene Venezuela"

De techos altos, la oficina de Mauricio Macri está inesperadamente cálida. Últimamente, el nuevo Presidente hace campaña para que los argentinos se hagan la idea de que la factura mensual de electricidad debe costar un poco más que un café. Mencionando el tema toda vez que tuvo la oportunidad, hasta reprendió a los organizadores de un reciente evento público –y mientras las cámaras de televisión filmaban– quejándose de que "no estaba suficientemente fresco" e insistiendo en que la temperatura de la calefacción estaba excedida en "un par de grados".

"Hoy no está tan frío. La lluvia y la humedad ayudan", dijo Macri señalando hacia las ventanas de su oficina en la Casa Rosada. Pese al invierno más duro de lo habitual, el Presidente de centroderecha no tiene remordimientos sobre su deseo de austeridad e insiste en que los hogares deben ser austeros. "Tenemos que comprometernos a consumir lo menos posible", dijo abrigado con un suéter sobre su camisa de cuello abierto, manteniendo el estilo elegante sport que tiene su administración de tecnócratas.

"Entiendo que muchas decisiones que he tomado no son fáciles para mucha gente", dijo este millonario de 57 años e hijo mayor de uno de los magnates industriales más prominentes de la Argentina. "Si hubiera alguna alternativa a la suba de tarifas, la habría tomado, pero no la hay", dijo.

Pese a la difícil situación –la aparición de su nombre en los Panama Papers sólo alimentó las críticas de sus enemigos políticos– Macri tiene tenaz confianza de que las cosas están avanzando de acuerdo al plan. Durante la entrevista repitió tres veces que su gobierno está yendo "en la dirección correcta". "Debemos seguir adelante en el camino que hemos elegido", insistió.

"Mi preocupación es hacer que las cosas funcionen. Eso es lo que mi pueblo necesita", aseguró.

Su actitud para resolver los problemas con los pies sobre la tierra es celebrada por muchos argentinos, que sienten alivio de tener el primer presidente civil en más de una generación que no es abogado. Macri, cuyos detractores lo describen como un distante playboy, quizás no tenga la capacidad oratoria de su populista predecesora, pero se enorgullece de su enfoque basado en la sensatez.

"Prometí decirle a la gente la verdad", dijo. "No creo en los liderazgos mesiánicos sino en el trabajo en equipo" agregó en un fluido inglés. Su capacidad lingüística es un quiebre con respecto a la reciente tradición argentina de presidentes monolingües; Cristina Fernández, su predecesora, una vez describió su inglés como "absolutamente tarzanesco".

Hasta ahora, Macri cree que las cosas van "bastante bien", pese a que "el punto de partida era muy difícil".

"No es fácil (volver a equilibrar) una economía después de décadas de mentiras. Estaban llevando a la Argentina hacia el mismo tipo de problemas que ahora tiene Venezuela", señaló Macri refiriéndose a la masiva escasez de productos y a la hiperinflación que afectan a la economía venezolana.

En Argentina, la inflación sigue elevada y la economía todavía tiene que arrancar. "Las cosas no pueden cambiar en sólo siete meses, pero cada día mejoramos un poco", comentó Macri que es optimista con las proyecciones de crecimiento de 3% a 3,5% para el año próximo después de la contracción que se espera para este año.

La gran apuesta de Macri para revivir la estancada economía de Argentina es impulsar la inversión extranjera, que cayó a niveles históricamente bajos debido a la hostilidad de los Kirchner hacia el sector privado. Macri desecha la preocupación por la llegada no tan rápida de las inversiones, con el argumento de que está creciendo en forma constante y no, en forma abrupta. Sentado bien derecho, muestra dos líneas paralelas que se van alejando en forma gradual. "¿Ve? Todos los días hay más noticias buenas", dijo.

Como prueba de que Argentina es "actualmente un lugar muy atractivo para los inversores", Macri mencionó el éxito que tuvo el país con la emisión de bonos por u$s 16.500 millones, la más grande del mercado emergente, en su regreso a los mercados de capitales internacionales tras resolver su disputa con los acreedores. "No hay ningún otro país en el mundo con tanto potencial como Argentina", insistió.

La campaña para impulsar la inversión extranjera forma parte de un mayor intento por reconectarse con el mundo, después de muchos años de aislamiento durante la era Kirchner en la que se cortaron las relaciones con las potencias extranjeras como Estados Unidos y el Reino Unido. "Queremos ser parte del mundo, parte del futuro, parte de la solución", señaló Macri recitando de un tirón una ambiciosa lista de temas en los que Argentina puede contribuir incluyendo seguridad alimenticia, energía, tráfico de drogas, terrorismo y nada menos que en la paz mundial. "Tenemos mucho sobre la mesa", agregó.

Macri se reservó una especial crítica al "desastre" que es Venezuela. "No puedo entender cómo la gente puede decir que están en democracia, eso no es democracia", afirmó sacudiendo las manos y negando cualquier sugerencia de que haya suavizado su posición contra la administración de Nicolás Maduro, el presidente venezolano, desde que asumió el poder. Insistió en que ha luchado para que haya un referéndum que remueva a Maduro y para que "liberen a los prisioneros políticos".

Suena el teléfono. El helicóptero de Macri está por aterrizar para llevarlo a la residencia presidencial en las afueras de Buenos Aires. Hay tiempo para una pregunta más: después de tantos falsos amaneceres en Argentina en las últimas décadas, ¿por qué las cosas deberían ser diferentes esta vez?

El mandatario se ríe. "Es la misma pregunta que me han hecho en Berlín, en Davos, en Silicon Valley. Realmente creo que por fin hemos aprendido de nuestros errores", dijo inclinado hacia delante. Señaló que todas las leyes importantes que el gobierno mandó al Congreso este año y fueron aprobadas por una "increíble" mayoría son evidencia de que el Partido Peronista "apoya lo que estamos haciendo".

"Eso muestra una Argentina diferente. Hay una nueva generación en política que quiere formar parte del siglo XXI".

Traducción: Mariana I. Oriolo

Más notas de tu interés

Comentarios5
Eduardo Martinez
Eduardo Martinez 28/04/2017 10:50:15

TODO EL NEGOCIO DE MACRE no es casualidad

Eduardo Martinez
Eduardo Martinez 28/04/2017 10:48:57

la incompatibilidad etiec ede ser ex CEO de Shell Ministro de energia y accionista de la empresa , , intentar vender al gobierno anterior y ahora comprarse a si mismo, las ruinas de shell

Eduardo Martinez
Eduardo Martinez 28/04/2017 10:46:11

la desmalvinizacion , el viaje vergonzoso a holanda , el amigo jerry Lewis (lago escondido )

Eduardo Martinez
Eduardo Martinez 28/04/2017 10:44:34

el negociado de correo el negociado de la compra de lo que no le sirve a shell para llevar a la quiebra a YPF los salarios de los docentes , etc

Eduardo Martinez
Eduardo Martinez 28/04/2017 10:42:49

Estamos llevando a la Argentina hacia los problemas que ahora tiene Venezuela"