Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Especuladores chinos copan los mercados de futuros en commodities

Especuladores chinos copan los mercados de futuros en commodities

A principios de este año, los operadores de commodities de Occidente sabían que China, el mayor consumidor mundial de materias primas, desempeñaría un rol decisivo en la dirección de los mercados. Lo que no sabían era que serían los inversores chinos, además de las perspectivas económicas del país, lo que conducirían los precios.

El mes pasado una casi manía se apoderó de los mercados de futuros sobre commodities del país, cuando un ejército de operadores de posiciones diarias y administradores de riqueza hambrientos de rendimiento invirtieron en ese sector levemente regulado, obteniendo a menudo asombrosos resultados.

Los volúmenes operados diarios en contratos de futuros sobre algunos commodities, como el mineral de hierro, fueron tan elevados que a veces hasta superaron las importaciones anuales de china. Un día de la semana pasada, los futuros sobre acero en Shanghai eclipsaron a todas las acciones negociadas en los mercados de acciones de China.

Asustados por el crecimiento de las operaciones, que es similar al registrado en vísperas del derrumbe del mercado de acciones del año pasado, las bolsas chinas rápidamente subieron las comisiones por transacción y los requerimientos de margen sobre los contratos de futuros, en un intento por enfriar parte del fervor especulativo.

Si bien eso quitó algo la espuma de los precios, no queda claro si evitará que la nueva banda de inversores, que salieron de los mercados de acciones después de las draconianas normas impuestas en 2015. Al mismo tiempo, Beijing quiere colocar a China en el centro de los mercados globales de materias primas y tener precios acordados en yuanes.

Todo eso podría tener consecuencias de gran alcance en cuanto a la manera en que se fijan los precios de las materias primas y se corre el riesgo de que suban los costos de los commodities que son pilares de la economía global.

Los reguladores occidentales hace años que luchan contra el problema de la financialización de los commodities, en algunos casos introduciendo límites y restricciones a las posiciones. El ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan dijo que la especulación provocó la rápida suba de los precios del petróleo a fines de 2007 y principios de 2008, cuando llegaron a u$s 145 el barril. China recién empieza a enfrentar esos temas.

Los operadores de commodities de Occidente observaron el poder que tienen los inversores chinos cuando un grupo de hedge funds encabezados por Shanghai Chaos intentó bajar los precios del cobre a principios de 2015. Pero esta vez el interés es más general; los gestores de riqueza y los inversores minoristas se apiñaron en las plazas locales como la Bolsa de Futuros de Shanghai.

El impacto de este frenesí especulativo todavía no se siente en los mercados financieros.
Quizás el mundo tenga que acostumbrarse a que el poder de fijar precios gira hacia oriente y a la mayor volatilidad que eso generará.