Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Es necesario que los jóvenes participen de las elecciones

Sienten que sus padres los traicionaron y les robaron su futuro; y quieren que el mundo reconozca su dolor. La mayoría de los jóvenes en Gran Bretaña – que votaron para permanecer en la Unión Europea – se despertaron el 24 de junio con una gran resaca y expresaron en los medios sociales su furia.
Sus argumentos, que fueron resumidos por mi hijo y sus amigos durante la comida, afirmaban lo siguiente. La generación de los "baby boomers" se benefició de varias décadas de prosperidad antes de arruinar la economía global y dejar a sus hijos un mundo de desigualdad, desempleo y escasez de viviendas. Su última estupidez fue votar para despojar a los jóvenes de su identidad europea. "Crecimos sintiendo que éramos europeos; considerábamos que Little Britain (La Pequeña Bretaña) era soló un programa satírico de televisión", dijo un amigo universitario de mi hijo.
Por lo tanto, la juventud de Gran Bretaña está firmando peticiones compartidas en Facebook: hay una que demanda un segundo referéndum y otra que sugiere que Londres debería votar para separarse de Gran Bretaña. Según la mayoría de los millennials, el resultado del referéndum es que la democracia falló.
Simpatizo con ellos y comparto su desilusión, aunque respeto cualquier resultado que refleje la voluntad democrática del pueblo. El Brexit, a fin de cuentas, va a tener un efecto mucho mayor sobre los jóvenes que sobre los ciudadanos de más edad. Ellos tienen una visión positiva de Europa, que no comparten muchos de los votantes maduros, aún quienes votaron por permanecer en la UE, y es un sentimiento que los políticos no se atreven a expresar.
La fuerza del voto joven – 73% de los ciudadanos entre 18 y 24 años votaron para permanecer en la UE – resonó a través de Europa. De hecho, impulsó a un político francés a sugerir que los jóvenes deberían votar dos veces cada uno en los referéndums acerca de su futuro en la UE.
Pero la cifra de 73% sólo indica una parte de la historia. La pregunta más intrigante es cuántos jóvenes realmente votaron. No hay un desglose detallado de la participación por edad para la consulta. Los datos del Financial Times indican que las áreas con una población más joven registraron un nivel bajo de participación y una encuesta sugiere que sólo votaron 36% de los individuos de 18 a 24 años, un nivel inferior al 43% estimado que participaron en las elecciones generales del año pasado. La misma encuesta apunta una participación electoral de 81% de votantes entre 55 y 64 años y 85% de mayores de 65 años.
¿Cómo se puede explicar la baja participación para un referéndum con un efecto tan profundo para los jóvenes?
La fecha del plebiscito– a finales del año académico y durante el festival musical de Glastonbury – no fue ideal. Y el proceso de inscripción podría haber sido más fácil. Aunque la campaña para permanecer en la UE se había enfocado en los jóvenes, con la ayuda de celebridades y de los medios sociales que proporcionaron información sobre el tema. Tal vez los jóvenes pensaron que prevalecería el estatus quo. O tal vez nunca comprendieron la gravedad del asunto. O tal vez no se quisieron molestar en expresar una opinión que requería que hicieran más que hacer clic en el botón de "Me Gusta". Es posible que luchar para mantener lo que tienen no los entusiasma de la misma manera que cambiar el mundo o luchar por un sueño utópico.