Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Es muy pronto para anunciar el fin de la democracia liberal

Aunque la retórica de Trump reivindica a quienes están hastiados de los sermones de Occidente sobre la democracia

Es muy pronto para anunciar el fin de la democracia liberal

Mientras escuchaba a un funcionario chino hablar sobre la democracia occidental, sentí que estaba presenciando una inversión de roles. Estoy acostumbrado a escuchar a los gobiernos occidentales pidiendo reformas políticas en regímenes autoritarios. Pero ahí estaba yo la semana pasada, durante una fría tarde en el Foro Económico Mundial en Davos, recibiendo sabiduría china. Si la democracia estadounidense produce a Donald Trump y la democracia británica saca al Reino Unido de la Unión Europea (UE), señaló el funcionario, entonces se deduce que la democracia occidental necesita reformas.

Lo entiendo perfectamente. Aquellos a quienes se les han dirigido los sermones occidentales se sienten reinvindicados. También se sienten lo suficientemente envalentonados como para darles a los demócratas algunas lecciones. Tras la asunción de Trump como presidente, un artículo del People's Daily, la publicación vocera del Partido Comunista, declaró que la democracia occidental había alcanzado sus límites. "La democracia . . . se ha convertido en un arma para que los capitalistas busquen enriquecerse".

Durante el año pasado, las democracias liberales fueron motivo de decepción para mucha gente. Trump no es lo que el mundo, ni muchos estadounidenses, hubieran deseado. Y sin embargo, él representa la elección democrática de millones de personas que se sienten marginadas por el sistema político. Para ellas, él representa un triunfo de la democracia. El resto de las personas sufrirán el daño que él cause, pero también pueden estar seguras de que, de la misma manera en la que él fue electo, puede no ser reelegido en cuatro años.

Tristemente, sin embargo, el argumento chino sobre los límites de la democracia liberal presenta el riesgo de ganar aceptación en gran parte del mundo en desarrollo mientras que la administración Trump abdica un papel de liderazgo global y muestra desprecio por algunos de los principios democráticos estadounidenses más preciados.

Trump está haciendo todo lo posible para exacerbar estos riesgos. Al hablar con condescendencia sobre EE.UU., está debilitando la credibilidad del país como la superpotencia del mundo, socavando los valores que los estadounidenses consideran importantes.

Su discurso de inauguración presentó la imagen de un país desesperanzado más parecido a un estado fallido que a Norteamérica. Jurando poner fin a la "masacre estadounidense",describió una nación de "fábricas deterioradas dispersas como lápidas por todo el paisaje", con una infraestructura en "decadencia" y cuyas escuelas dejan a los estudiantes "privados de todo conocimiento". Trump podría haber estado hablando de Afganistán o de Irak.

Al día siguiente, el mandatario envió a su vocero a retar a los medios de comunicación y a afirmar, en contra de toda evidencia, que la cantidad de gente que asistió a su asunción fue la más elevada jamás vista en EE.UU. y en todo el mundo. El mensaje: si la realidad es desagradable, la Casa Blanca del presidente Trump creará su propia "alternativa".

Es una estrategia perfeccionada en las democracias intolerantes y profundamente arraigada en las autocracias. El presidente ruso Vladimir Putin es un experto en este juego; también lo es el primer ministro de Turquía Recep Tayyip Erdogan. Afortunadamente, los padres fundadores de EE.UU. anticiparon una presidencia Trumpiana.

Ellos sabiamente se encargaron de que ningún mandatario pueda ejercer el poder como Putin o Erdogan.

El Congreso, a pesar de estar dominado por el partido republicano del presidente, está tomándose su tiempo para estudiar a sus nominados a cargos importantes, y actuará como un medio de control de sus excesos; las protestas del fin de semana a favor de los derechos de las mujeres -un movimiento que se inició con un llamado a la acción en Facebook por parte de Teresa Shook, una abogada jubilada en Hawái- se convirtieron en el mayor espectáculo del poder del pueblo que haya visto EE.UU. en décadas. Las marchas representaron una dramática reprimenda a un presidente excesivamente sensible a cualquier tipo de crítica.

Los medios de comunicación, regañados una y otra vez por Trump, también salieron a la ofensiva desafiando las afirmaciones del portavoz de la Casa Blanca durante su primera reunión informativa, y abiertamente refiriéndose a ellas como falsedades. Algunos observadores del sector consideran el comportamiento de la administración como la continuación de una estrategia -la misma que aplicó durante la campaña presidencial- que en última instancia beneficia los propósitos políticos del presidente. "Los periodistas deberían responder haciendo su trabajo de manera responsable, justa y sin temor, al servicio del bien público", declaró Margaret Sullivan, una columnista de medios del Washington Post.

A medida que se abra camino una nueva era, Trump tal vez menosprecie la política estadounidense y ofrece más razones para que los escépticos en China y en otros países anuncien el fin de la democracia liberal. Pero el mismo "pueblo" al que el presidente dice haber entregado el poder puede sorprenderlo mostrándole que la democracia estadounidense no es tan fácil de manipular.

Más notas de tu interés

Comentarios4
Diogenes Antonio Richaud
Diogenes Antonio Richaud 01/02/2017 08:24:31

Para los Países en desarrollo, acostumbrado a que les roben puede ser una oportunidad. Interpreto que la señal es: de una vez empiecen a trabajar por Uds. Desarrollarse, no solo crecer.

Diogenes Antonio Richaud
Diogenes Antonio Richaud 01/02/2017 08:18:52

Otra cosa que no se puede negar es que el hombre se ha dado cuenta que el progreso de otras potencias pone en riesgo su liderazgo. Si está equivocado o no el tiempo dirá.

Diogenes Antonio Richaud
Diogenes Antonio Richaud 01/02/2017 08:16:17

No hay duda que la prensa internacional que es manejada sin escrúpulos por conocidos intereses este en contra de ese presidente. Eso solamente es una buena señal para EU.

ramses2439 Villarreal
ramses2439 Villarreal 31/01/2017 05:02:51

cronista son para hedi y caperucita