¿Es cierto que la economía global a partir de ahora repuntará?

Los últimos datos sugieren que la desaceleración está llegando a su fin, pero se espera que la recuperación económica sea débil. El entusiasmo de los inversores quizás sea exagerado.

A los mercados financieros les va muy bien este mes, lo que refleja el creciente optimismo sobre la economía mundial apenas unas semanas después de que el FMI la describiera como "precaria".

Siendo casi seguro que 2019 ofrecerá los peores resultados económicos mundiales de la última década -un reflejo de las crecientes tensiones comerciales entre EE.UU. y China y su impacto en las exportaciones y la producción industrial- los inversores ven posibles brotes de recuperación para 2020 y no quieren perderse los potenciales beneficios que ello conlleve.

No sorprende. El FMI y otros pronosticadores esperan que 2020 sea mejor que 2019, pero con los movimientos del mercado de las últimas semanas la pregunta es si las perspectivas cambiaron tanto.

El entusiasmo de los inversores quizás sea exagerado. Hasta ahora los datos sugieren que la caída de la economía global está llegando a su fin, pero aún se espera que el ritmo de la recuperación sea débil.

Las mejoras en la eurozona se compensan con datos más débiles en EE.UU, Canadá y Japón

Los mercados financieros se enorgullecen de mirar hacia el futuro, de captar las tendencias antes de que sean obvias en los datos económicos. Sin duda, los mercados vienen señalando que habrá una amplia recuperación.

Dado que muchos mercados de acciones se encuentran cerca de sus máximos históricos, los inversores creen que han mejorado mucho las perspectivas de rentabilidad para las empresas desde el inicio del cuarto trimestre. Los rendimientos de los bonos soberanos, un buen indicador del optimismo económico, subieron en las economías avanzadas, lo que sugiere que los bancos centrales no tendrán que esforzarse por estimular el crecimiento y la inflación.

"A medida que el año 2019 se acerca a su fin, el mercado incluye en sus precios la recuperación económica. Las acciones estadounidenses tocaron nuevos máximos y los rendimientos a largo plazo están muy por encima de los mínimos recientes", dijo Ric Deverell, economista del banco de inversiones Macquarie.

Gran parte del temor en cuanto a la economía global en octubre se debió a la posibilidad real de que se intensifiquen las guerras comerciales mundiales. En el último mes, las noticias han sido positivas.

Sin duda, los mercados financieros vienen señalando que habrá una amplia recuperación

Las chances de que se produzca un perjudicial Brexit sin acuerdo, disminuyeron bruscamente después de que el primer ministro Boris Johnson retiró sus objeciones a una frontera aduanera en el Mar de Irlanda. También hay menores tensiones entre EE.UU. y China, y Donald Trump no fijó aranceles a los automóviles europeos previstos.

Estas tendencias se vieron en los datos comerciales, y los volúmenes del comercio mundial de bienes aumentaron en los dos últimos meses de julio y agosto. Este mes, los pedidos de bienes y servicios extranjeros se incrementaron en gran medida en octubre según el banco de inversiones J.P. Morgan.

Si bien la mejora de las perspectivas comerciales ha impulsado los mercados financieros, todavía no se ha reflejado en las previsiones económicas. El pronóstico de crecimiento para 2020 dejó de empeorar, pero los repuntes de las previsiones siguen siendo minúsculos según los datos de Consensus Economics, que elabora un promedio de las predicciones de los principales economistas independientes.

Peter Hooper, director mundial de Investigación Económica en Deutsche Bank, dijo que en las últimas semanas hubo "señales tímidas de una relajación" de las tendencias a la baja.

El modesto repunte de los datos todavía no brinda pruebas convincentes de una amplia recuperación mundial. Los números mensuales siguen siendo volátiles y muchos de los indicadores industriales positivos representan sólo pequeñas porciones de la economía mundial.

Según un análisis de Now-casting.com, las últimas cifras publicadas en todo el mundo son contradictorias y no apuntan claramente a un mejor panorama para el cuarto trimestre de este año. Las mejoras en la eurozona se compensan con datos más débiles en EE.UU, Canadá y Japón.

"Esperamos que el crecimiento mundial se acelere en el transcurso de 2020, pero el ritmo de recuperación será débil en comparación con los estándares del pasado", dijo Neil Shearing, economista jefe del grupo en Capital Economics.

Todavía es necesario que haya mucho más movimiento en los datos para que los economistas se unan a los mercados financieros en la creencia de que ya pasó lo peor de la desaceleración económica mundial.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados

Más de Financial Times