Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

En Chile se avecinan recesión económica y cambio político

Debido al paro de mineros del cobre, el sector se contrajo 17% en febrero. Dato que amenaza con empujar al país a una recesión técnica en el primer trimestre de 2017

En Chile se avecinan recesión económica y cambio político

Debido a la huelga de mineros chilenos más prolongada desde 1973 la economía podría caer en recesión por primera vez desde la crisis financiera global, lo que aumenta las probabilidades de que en las elecciones de noviembre el país se sume al giro político a la derecha que está haciendo la región.

El paro de 43 días en mina La Escondida, que representa cerca de una quita parte de la producción de cobre nacional y casi 2% del PBI chileno, hizo que el sector de minería de cobre se contrajera 17% en febrero. Eso amenaza con empujar al país hacia una recesión técnica en el primer trimestre de 2017, después de que la economía se contrajo 0,4% en el último trimestre de 2016.

Con las compañías mineras presionadas para mejorar la productividad en medio de una baja de los precios del cobre, la huelga de trabajadores por cuestiones salariales –que terminó el mes pasado– podría costarle a BHP Billiton, que opera la mina, unos u$s 1000 millones en producción perdida. La semana pasada la comisión estatal de cobre redujo el pronóstico nacional de producción del metal, y el banco central bajó las tasas 25 puntos para estimular el crecimiento.

La caída económica de Chile se produce en un momento en que muchas de las economías más débiles del mundo en desarrollo empiezan a recuperarse; su vecino Argentina volvió a crecer el año pasado, mientras que Rusia, Brasil y Nigeria saldrían adelante este año.

Y eso sucede mientras el resto de Latinoamérica está cansada de los gobiernos de izquierda y de los escándalos de corrupción; y se inclina por pragmáticos pro negocios mejor preparados para lidiar con el menor crecimiento que le siguió al fin del auge de los commodities.

"Sin dudas, el pobre desempeño de la economía favorece a la derecha", dijo Guillermo Holzmann, director de Analytyka Consulting. Menciona que todavía está fresco el recuerdo de la prosperidad económica que disfrutaron los chilenos durante 2010-14 en la presidencia de Sebastián Piñera, el candidato de derecha que encabeza las encuestas electorales.

El crecimiento económico promedió menos de 2% desde que el gobierno izquierdista de Michelle Bachelet asumió en 2014, lo que contribuyó al derrumbe de su popularidad, que está en niveles inferiores al peor momento de Piñera. Si bien en su momento fue considerado el presidente menos popular de Chile desde Augusto Pinochet, el ritmo de crecimiento que él obtuvo –un promedio superior a 5%– tiene a muchos chilenos añorando el pasado. "El crecimiento quizás se de por sentado", dijo José de Gregorio, ex presidente del banco central. "Cuatro años muy malos comparado con el desempeño anterior nos lleva a revalorizar la importancia de la expansión económica –y eso es muy bueno. A veces nos olvidamos la relevancia que tiene contar con una economía dinámica".

Si bien de Gregorio aprueba el intento de Bachelet de combatir los altos niveles de desigualdad, critica al gobierno por el mal diseño y deficiente implementación de sus reformas. Pronostica que el crecimiento se recuperará a 3% en 2018, conducido por una política monetaria más blanda, la recuperación del precio del cobre y un rebote de la demanda proveniente de China, uno de los mayores socios comerciales de Chile. Espera que Piñera gane las elecciones, implemente más política pro crecimiento y recupere la confianza empresaria.

Pero muchos en Chile asocian al multimillonario Piñera con un establishment empresario y político que está desacreditado a raíz de los escándalos vinculados a la financiación ilegal de campañas políticas y exigen un cambio más profundo.

A su vez, el potencial candidato de la coalición gobernante, el senador independiente y ex periodista Alejandro Guillier, debe tratar de tomar distancia del impopular gobierno empañado por las constantes protestas callejeras.

Dada la incertidumbre sobre el resultado electoral, pocos esperan un repunte significativo de la economía hasta el año próximo.

Más notas de tu interés

Comentarios1
hpuelman Puelman
hpuelman Puelman 20/04/2017 08:46:52

ya con leer que "su vecino Argentina volvió a crecer el año pasado", no se puede tomar esta nota en serio por la ignorancia del que la escribe.