Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El segundo comprador de crudo de EE.UU.

China fue el principal consumidor extranjero de petróleo estadounidense en febrero, según datos que muestran la creciente interdependencia de las grandes naciones consumidoras de energía en un momento de elevadas tensiones geopolíticas.
Durante la cumbre entre Donald Trump y Xi Jinping en Florida, las exportaciones e inversiones chinas en EE.UU. son un tema clave. Pero nuevas tendencias en el mercado mundial del petróleo, combinadas con el robusto comercio bilateral en el sector agrícola, reflejan la la creciente importancia que tienen las materias primas en una relación que antes estaba dominada por la inversión norteamericana en la actividad fabril china y el consumo estadounidense de productos hechos en China.
China se encuentra en segundo lugar entre los compradores extranjeros desde que Washington levantó la prohibición de 40 años sobre exportaciones de petróleo estadounidense en 2015, en respuesta a la revolución del shale.
Las exportaciones han comenzado a fluir a pesar de la "competencia" entre China y EE.UU. por ser el principal importador de petróleo en el mundo. Se espera que en tres a cinco años China se convertiría en el mayor refinador de petróleo en el mundo, superando a EE.UU.
Zhong Fuliang, el vicepresidente de Unipec, el brazo comercial de Sinopec, el grupo petrolero chino, dijo: "Pensamos que las políticas de Trump beneficiarán a la tradicional industria de la energía incluyendo el shale y el carbón, así que somos optimistas", comentó en un foro de la industria del petróleo.
Otros expertos dicen que las ventas de petróleo estadounidense seguirán fluyendo a otros países, desplazando el crudo del Medio Oriente que entonces viajaría hacia China.
"El Medio Oriente es muy arriesgado, así que tenemos que diversificar", dijo Lin Boqiang, decano del Instituto de Estudios Energéticos de la Universidad de Xiamen. "Pero en el futuro próximo, seguiremos dependiendo del Medio Oriente".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar