Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El sector energético se beneficiaría con Trump

El sector energético se beneficiaría con Trump

A muchos no sólo se les vino el mundo abajo cuando la semana pasada se supo que se reiniciaba la investigación por los emails de Hillary Clinton. Cuando los resultados de las encuestas mejoraron para Donald Trump, el mercado de valores empezó a tambalear y el dólar estadounidense revirtió su tendencia, que venía de dos meses de alzas. La dirección que tome el dólar a partir de ahora podría influir en la composición futura de las carteras de acciones.

En los mercados se afirma con certeza que los precios del petróleo se mueven en forma contraria al dólar, es decir que suben cuando la moneda cae. Los commodities cotizan en dólares y su valor se ajusta según sus movimientos, es lo que sostienen.

Si bien el razonamiento no es tan lineal, hay trabajos académicos que respaldan esta relación inversa. Un estudio elaborado por el Banco Central Europeo de 2014 señala que un debilitamiento del dólar norteamericano del orden de 1% provoca un alza de 0,73% en los precios del petróleo. No sorprende entonces que las acciones energéticas –y otras relacionadas con los commodities– también se hayan beneficiado con la debilidad del dólar.

En términos generales, el desempeño del sector energético ha superado a los mercados mundiales en épocas de dólar frágil.

Por supuesto, el surgimiento de China como el segundo consumidor de petróleo del mundo desde 2003 jugó un rol clave en el alza del precio del petróleo en la década de 2000. Ese año, la demanda de crudo superó no sólo la de Japón sino la de Medio Oriente.
Incluso así, es pertinente preguntar qué sucederá con el dólar.

Si una victoria de Trump conduce a un dólar más bajo, eso podría significar que la recuperación que tuvieron este año las acciones petroleras continuará, al menos en Estados Unidos. Tiene cierta lógica.

Sin alentar la intervención del gobierno en el control del cambio climático, la plataforma política de Trump aboga por un agresivo esfuerzo de exploración de gas y petróleo en Estados Unidos.
Pese a la recuperación de este año, los inversores quizás no muestren el mismo interés que antes en el sector energético. Las gestoras de fondos hoy probablemente tengan posiciones en la industria energética considerablemente menores que hace cinco años, cuando tener 15% de la cartera invertida en compañías de gas y petróleo no requería de mucho comentario. Actualmente, la ponderación de referencia del índice MSCI es la mitad de esa cifra.

No todos en Estados Unidos quieren una presidencia de Trump. Pero los exploradores de gas y petróleo probablemente estarían contentos si ganara el candidato republicano.