Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El referéndum constitucional saca dos Turquías a la luz

Los amplios poderes que tendrá el presidente tras la votación generan interrogantes tanto a la Unión Europea, como a la OTAN y a la oposición turca

El referéndum constitucional saca dos Turquías a la luz

Recep Tayyip Erdogan, la imponente figura de la política de Turquía de este siglo y alguna vez la mayor esperanza de matrimonio entre el Islam y la democracia bajo las promesas conyugales de la UE, obtuvo un mínimo triunfo el domingo en un referéndum constitucional que otorga amplios poderes para el presidente.

El resultado fue más ajustado de lo que esperaban sus estrategas, y ya es cuestionado por la dividida oposición que lucha por representar a la mitad de la población hostil a la propuesta de Erdogan. La principal oposición, los socialdemócratas y laicos del Partido Republicano del Pueblo, está exigiendo el recuento de más de una tercera parte de los votos.

El referéndum, para aceptar o rechazar 18 enmiendas que modifican 50 artículos y derogar otros 21 de una constitución redactada en 1981 por el ejército, puede sonar casi pedante. Pero las alteraciones propuestas constituyen un enorme cambio.

Erdogan podrá gobernar sin ningún control, ni ningún equilibrio real de poderes. Eso lo convierte en la persona más poderosa del país hasta ahora excepto Mustafá Kemal Ataturk, quien peleó contra los depredadores europeos y estableció la República de Turquía en 1923 después del derrumbe del Imperio Otomano.

Erdogan, que ganó más de 10 elecciones desde 2002 y ascendió de premier a presidente en 2014, anticipó la enmienda constitucional transfiriendo poder de la oficina del primer ministro a lo que había sido mayormente una presidencia ceremonial. Ahora él absorberá poderes que actualmente ejercen el parlamento y el gabinete, y controlará casi todo el poder judicial. El cargo de primer ministro desaparecerá.

En estrictos términos legales, Erdogan sólo podrá ejercer la mayoría de esos poderes nuevos después de la próxima elección general, que recién se será en 2019. Demasiados rigoristas del estado de derecho están en prisión como para tenerlos en cuenta. Desde el sangriento pero abortado intento de golpe de Estado por parte de una facción islámica aliada dentro del ejército, el gobierno envió a prisión a cerca de 40.000 personas y despidió o suspendió a más de 130.000 entre generales, policías, jueces y académicos, maestros y funcionarios públicos. Unos 200 medios de comunicación fueron cerrados y 153 periodistas encarcelados. Los líderes y una docena de miembros del parlamento provenientes de un partido de izquierda que apoyaba a la minoría kurda están tras las rejas.

Erdogan enfrenta muchas cuestiones, ahora que parece haber alcanzado su meta de tener poder ilimitado. La Unión Europea y los aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) también tienen que tomar decisiones.

¿Erdogan tiene la intención de gobernar contra o en representación de esa mitad de la población que sigue votando en su contra? Por ejemplo, ¿renovará el estado de emergencia, a través del cual ya gobierna por decreto, que vence esta semana?

Después de las purgas desde el intento de golpe de Estado de julio pasado, ¿explicará Erdogan qué pasó; y dejará de usar ese acontecimiento como pretexto para tratar a toda la oposición como traidores o terroristas?

Los aliados occidentales de Turquía deben también tomar una decisión frente al comportamiento autocrático de Erdogan. La UE se ha comprometido ante Turquía para contener las crecientes olas de refugiados provenientes de Siria e Irak. Pero ¿puede mantener por más tiempo la ficción de que la Turquía de Erdogan es candidato a ser miembro de la UE?

Estados Unidos y la OTAN mayormente se tragaron su frustración ligada al débil compromiso que Turquía asumió de combatir a Estado Islámico para seguir usando la base área Incirlik en el sur de Turquía. Se está acabando la paciencia.

La tan cacareada "Nueva Turquía" de Erdogan tiene una economía vulnerable y estrechamente integrada a Europa. Necesita de la Unión Europea, de la OTAN y de los lazos occidentales. Se vienen meses tensos, tanto en el país como en el extranjero.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar