Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El real caería aún más por el crítico estado de la economía brasileña

Algunos economistas sostienen que dada la creciente crisis política y presupuestaria del país, la moneda debería estar cotizando cerca de 5 reales por dólar y no al nivel actual de 4

El real caería aún más por el crítico estado de la economía brasileña

La semana pasada en la apertura de las sesiones parlamentarias de 2016, Dilma Rousseff llamó a los legisladores a aprobar aumentos de impuestos para reducir el creciente rojo en las finanzas públicas del país. Pero por sobre todo, la presidenta de Brasil pidió volver a introducir un impuesto sobre las transacciones financieras que fue eliminado en 2007 por las objeciones de las empresas. Los legisladores de la oposición la abuchearon.


Sin embargo, teniendo en cuenta que Brasil informó un déficit presupuestario en 2015 superior al de las economías emergentes, a excepción de Arabia Saudita, de más de 10%, es necesario dictar medidas impopulares para salvar el país de un creciente agujero fiscal, aseguran los analistas.


De hecho, algunos economistas sostienen que dada la creciente crisis política y presupuestaria de Brasil, el real debería estar cotizando cerca de 5 reales por dólar y no al nivel actual cercano a los 4 reales. Pero la intervención del banco central con sus grandes reservas y las altas tasas de interés de Brasil están manteniendo a raya los hedge funds.


"La mayoría de nosotros creemos que si se basara solamente en los fundamentals, el tipo de cambio debería estar más cerca de los 5 reales por dólar y no a los 4", dijo un alto banquero de una institución extranjera en San Pablo.


Este año Rousseff necesitará todo el apoyo posible del Congreso. No sólo la economía se dirige hacia su peor recesión en más de un siglo, sino que el Congreso retomará un proceso de juicio político en su contra. Una encuesta del banco central a economistas muestra que la mayoría pronostica que el PBI se contraerá en más de un 3% este año, después de hacerlo en 3% en 2015 según los cálculos. También pronostican una inflación de 7,3% –por encima de la meta objetivo del banco central de 4,5%, lo que se suma al aumento de precios descontrolado de 10,7% el año pasado.


La encuesta también muestra que los economistas predicen que el real concluirá el año a 4,35 por dólar, comparado con los 3,90 reales por dólar del miércoles pasado. Sin embargo, aunque un tipo de cambio a 4,35 reales sería un nivel nominal mínimo histórico para la moneda, podría caer aún más, dicen los economistas. A pesar de la actual situación económica mucho más negativa, la moneda brasileña sigue siendo más fuerte frente al dólar en términos reales que la última vez que alcanzó niveles mínimos históricos en 2002.


Sobre la base de un "tipo de cambio efectivo real" (TCER), el real actualmente cotiza entre 15% y 25% por debajo de su promedio histórico, mientras que en 2002 cayó hasta un 50% por debajo de su media. De hecho, el "equilibrio" de la moneda – el nivel en el que representa el valor razonable de venta en términos reales – sería de 5,45 reales si flotara sin intervención, aseguró Marcos Casarin, economista de Oxford Economics.


"A 5,45 reales por dólar, se ha ce el ajuste externo y ese tipo de cambio garantizaría cierta capacidad para que el sector exportador sea competitivo en los mercados externos", dijo Casarin. Este hecho no ha pasado desapercibido para los administradores de hedge funds. Justo antes de Navidad, el hedge fund brasileño, Verde Asset Management –dirigido por Luis Stulhberger, conocido por su larga historia de superar el rendimiento del mercado– aseguró en un informe que creía que la moneda estaba sobrevaluada.


El obstáculo que enfrentan los hedge funds es la posibilidad de que el banco central intervenga para defender la moneda. Brasil tiene una de las mayores reservas de divisas del mundo cercanas a u$s 369.000 millones. Apostar contra el real vendiendo corto también es caro, dadas las altas tasas de interés de Brasil, pues la tasa SELIC de referencia del banco central está en 14,25%.


"Creo que el real se verá frenado por la intervención del banco central y también por las altas tasas de interés que ofrecen, lo cual desalienta las compras corta de reales", explicó Casarin de Oxford Economics. Otro factor que potencialmente ayudaría al real es el derrumbe del comercio, dado que las importaciones se redujeron más que las exportaciones en los últimos meses. Esto ha generado una balanza comercial positiva, lo que podría frenar la depreciación de la moneda brasileña, contó Nomura en un informe.


Pero la mayoría de los analistas dicen que incluso si el real puede resistir a los problemas internos de Brasil, es extremadamente vulnerable a un evento externo, como sería una devaluación importante del yuan. China es uno de los socios comerciales más importantes de Brasil. Una crisis semejante podría dejar a la moneda vulnerable.