Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El presidente electo arma su Gabinete para la Casa Blanca

En un gesto para calmar a mercados y al partido, Donald Trump piensa en un equipo de trabajo con experiencia. Figuran un ex ejecutivo de Goldman Sachs y otro de Bear Stearns.

Rudy Giuliani ha sido un fuerte defensor de Trump durante la campaña

Rudy Giuliani ha sido un fuerte defensor de Trump durante la campaña

A lo largo de su campaña, Donald Trump despotricó repetidas veces contra Wall Street y criticaba a las grandes compañías. Sin embargo, es probable que recurra fuertemente a figuras conservadoras de las finanzas y los negocios para el armado de su equipo.

Entre aquellos mencionados para ocupar altos cargos en el área económica están Steve Mnuchin, un ex ejecutivo de Goldman Sachs muy mencionado como posible secretario del Tesoro, y Wilbur Ross, un inversor en activos norteamericanos. El columnista conservador Lawrence Kudlow, que fue funcionario de la Casa Blanca con Reagan y trabajó como economista jefe de Bear Stearns, es otro miembro del equipo de campaña, al igual que Steve Moore, economista de la conservadora Heritage Foundation que ayudó a diseñar los programas fiscales de Trump.

Trump también aprovecha sus conexiones con Wall Street, pese a sus fuertes críticas de campaña contra la élite política y empresaria del país. "Conozco a los tipos más inteligentes de Wall Street. Conozco a nuestros mejores negociadores. Conozco a los tipos sobrevalorados y a los subvalorados," dijo en un discurso en junio. "Vamos a usar a esa gente. Tipos como [ex CEO de General Electric] Jack Welch. Me gustan los tipos como Henry Kravis [el cofundador del grupo private equity KKR]. Me encantaría traer a mi amigo [el multimillonario inversor] Carl Icahn. Es decir, tenemos gente que es excelente".

Dan Dimiccio, ex CEO de la siderúrgica Nuccor y uno de los principales asesores de Trump en economía y política comercial, contó que cree que el magnate de las propiedades armará personal para su administración con muchas figuras de los negocios. Pero también supone que Trump acudirá a algunos de los republicanos del establishment que ha criticado durante los 18 meses de campaña presidencial. Ese enfoque ayudaría a tranquilizar a los republicanos ansiosos por ver en el equipo de Trump gente experimentada del establishment.

En seguridad nacional, recurrió a Michael Flynn, ex director de la Agencia de Inteligencia de Defensa y analista que regularmente aparece en Russia Today, un canal de televisión respaldado por Rusia, y a Keith Kellogg, que trabaja en el sector privado desde que ayudó a dirigir la Autoridad Provisional de la Coalición en Baghdad después de la invasión de Irak en 2003.

Entre los otros asesores están Walid Phares, un analista de Medio Oriente criticado por sus lazos con una facción armada cristiana durante la guerra civil del Líbano en los ochenta.

Una posibilidad que se menciona con frecuencia para ocupar el cargo de fiscal general es Rudy Giuliani, el ex alcalde de la Ciudad de Nueva York que ha sido un fuerte defensor y estrecho asesor de Trump desde el verano boreal.

La pregunta más profunda es qué nos dirán las designaciones de personal sobre las políticas que adopte Trump –y en qué medida representarán un quiebre con el enfoque tradicional republicano.

Trump echó mano a una amplia variedad de figuras conservadoras para armar su plataforma económica. Entre los otros participantes importantes se encuentra Peter Navarro de la Merage School of Business, de la Universidad de California, un economista que produjo la película Death by China, un documental en el que aparecen aviones chinos animados bombardeando Estados Unidos.

Navarro argumentó en un análisis de septiembre que hizo con Ross que las reformas que hará Trump en temas como comercio, regulaciones y energía serán tan positivas para el crecimiento que sus planes de recortes de impuestos serían neutrales desde el punto de vista fiscal.

Esta afirmación probablemente provoquen inquietud entre los conservadores fiscales republicanos. Un análisis del Tax Policy Center estimó que los recortes de impuestos harían elevar en u$s 7,2 billones la deuda federal en una década.