Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El precio del crudo depende de cuatro factores principales

La OPEP, el freno de la producción, la oferta estadounidense y el aumento de la demanda pueden actuar para mover la aguja hacia arriba

La volatilidad con la que el petróleo comenzó el año continuó con precios que caen por debajo de u$s 40 mientras se inicia el segundo trimestre. El próximo movimiento del crudo estará ligado principalmente a los siguientes factores.
Congelamiento de la producción
A menos de dos semanas del encuentro de los miembros de la OPEP y otros grandes productores, hay muchas dudas sobre qué pasará.
El príncipe heredero Mohammed bin Salman de Arabia Saudita dijo la semana pasada que el alma de la OPEP aceptará congelar la producción sólo si Irán hace lo mismo, algo que parece poco probable dado que Teherán prometió elevar las exportaciones mientras emerge tras años de sanciones.
Antes de esos comentarios los delegados de la OPEP señalaron que Arabia Saudita estaría dispuesto a permitir cierto margen a Irán pese a la feroz rivalidad entre las dos potencias de Medio Oriente. Es posible que su mensaje apunte en parte a una audiencia local acostumbrada a las duras palabras contra Irán. De igual manera, los comentarios quizás sean un moneda de negociación anterior a la reunión para conseguir más concesiones por parte de Irán como el tope a cuánto eleva la producción el país antes de unirse al congelamiento.
De cualquier modo, parece poco probable que los grandes productores del mundo se arriesguen a reunirse en Doha sin antes tener un acuerdo escrito en lápiz. A juzgar por los últimos encuentros de la OPEP, no acordar un curso de acción podría terminar siendo peor que directamente no sentarse a la mesa.
Oferta estadounidense
El auge del shale oil norteamericano provocó en parte la superabundancia que debilitó los precios desde mediados de 2014; pero la producción del país ahora está en una trayectoria descendiente.
Entre 2008 y abril de 2015, la producción estadounidense casi se duplicó de 5 millones de barriles diarios a un pico de 9,7 millones b/d. Pero en los últimos 12 meses disminuyó al menos 5%, a menos de 9,2 millones b/d en enero, según la Administración de Información sobre Energía. Los 25 principales productores de petróleo y gas de EE.UU. esperan otro descenso promedio de 4% este año.
Sin embargo, están quienes ponen en duda ese optimismo. Energy Aspects, consultora con base en Londres, cree que la caída proyectada en la oferta quizás sea demasiado pronunciada y teme que los analistas estén extrapolando datos de productores más chicos cortos de dinero, con menos recursos para enfrentar los precios bajos.
Producción
Los precios bajos pueden elevar el riesgo de cortes de la producción. La prolongada disputa que mantiene Baghdad con Kurdistán iraquí sobre las ventas de petróleo independientes redujo la producción proveniente del norte del país en cerca de 150.000 b/d. En Nigeria, Shell se declaró en estado de fuerza mayor sobre exportaciones por cerca de 250.000 b/d después de que una explosión interrumpió su terminal de exportación Forcados.
Por otro lado, antes de la reunión para "congelar" la producción, todos los países parecen estar tratando de maximizar la producción. La extracción de Rusia alcanzó el pico pos-soviético de 10,9 millones b/d en marzo, y Arabia Saudita y Kuwait quizás reanuden la producción en un campo ubicado en la "zona neutral" que controlan ambos, lo que podría llevar más petróleo al mercado.
Demanda global
La demanda es el comodín de 2016. Los precios bajos ayudaron a impulsar el crecimiento de la demanda global en 2015, pero el panorama para este año es más mezclado. Los temores por la desaceleracion de la economía china pesaron en el pronóstico: el invierno cálido redujo la demanda de petróleo para calefacción en el hemisferio norte y algunos esperan que el efecto de los precios bajos sea más tenue este año.
Pero la Agencia Internacional de Energía todavía ve un crecimiento de 1,2 millones b/d –más que el promedio de los últimos cinco años.
"La demanda a esos niveles viene creciendo fuertemente", dijo Henry Peabody de Eaton Vance, una administradora de fondos. "La producción no proveniente de la OPEP está en baja, y no se asigna capital a proyectos nuevos. Deberíamos empezar a ver que el mercado se vuelve a equilibrar a fines de este año o en 2017."

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar