Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El oro recuperó su atractivo frente a los inversores

La mayor demanda del metal precioso está también impulsando el precio de las acciones de las minera. Barrick Gold subió cerca de 90% en lo que va del año

El oro recuperó su atractivo frente a los inversores

Los compradores que visitan la tienda Harrods de Londres adoran las ofertas tanto como cualquiera, pero en una esquina del segundo piso, los precios ya subieron 19% este año.
Es allí donde el elegante centro comercial vende sus lingotes de oro, dándole a sus clientes la posibilidad de comprarlo como inversión en épocas de incertidumbre económica. Los compradores pueden adquirir lingotes labrados con el famoso logo de la tienda, mientras que a los clientes chinos quizás prefieran la imagen del Año del Mono.


Hay un largo camino desde las vidrieras de Harrods hasta las enormes minas que extraen el metal precioso. Pero esas diversas partes de la industria del oro se están deleitando con la apertura del año más sólido en más de tres décadas. El precio del metal amarillo esta semana está cerca de los u$s 1280 la onza, el nivel más alto en trece meses, lo que genera esperanzas de que haya llegado el fin de una perjudicial caída del sector.


Volvió la demanda de oro en medio de una creciente preocupación por el estado de la economía mundial y por la capacidad de los bancos centrales de diseñar una recuperación. Cuando el Banco Central Europeo recortó más las tasas de interés el jueves pasado, ayudó a que subiera el precio del metal precioso, que es considerado un activo de refugio.


La creencia en el oro que tanto anima a los compradores minoristas del metal también está dándole un empujón a las acciones de las principales mineras. Barrick Gold, la minera de oro más grande del mundo en términos de volumen, subió cerca de 90% en lo que va del año. Randgold Resources, la minera cotizante en el Reino Unido con mayor valuación, registró un alza de 54% en el mismo período. Y las acciones de las mineras de Australia y del sur de Africa registraron alzas porque las monedas locales más débiles elevaron las ganancias.


Para los inversores, la recuperación llega con atraso. El precio del oro en dólares estadounidenses alcanzó su pico en 2011 y desde entonces, las principales mineras de metales preciosos pasaron a pérdida decenas de miles de millones de dólares en inversiones hechas durante un mercado alcista que duró una década. Según los analistas de Deutsche Bank, las cuatro mineras más grandes de Norteamérica Barrick, Newmont Mining, Goldcorp y Kinross ajustaron las valuaciones por unos u$s 57.000 millones en los últimos cinco años.


Esa historia de doloroso ajuste financiero después de un período de inversiones excesivas se repitió en toda la industria minera en los últimos años. Y eso se debió a que los precios de muchas materias primas tocaron sus niveles más bajos en una década, en parte debido a la desaceleración económica de China. Los productores de oro y las mineras más diversificadas recortaron o suspendieron el pago de dividendos.


Pero como el precio del oro empezó a caer antes, las mineras de metales preciosos tuvieron más tiempo para reaccionar que sus pares más diversificados. Y los últimos resultados de los productores de oro sugieren que finalmente están entendiendo las consecuencias de la desaceleración, y eso está subiendo los precios de las acciones. "Creo que colectivamente el sector ahora empezó a cumplir con las expectativas de los accionistas, por primera vez en muchos años", aseguró Stephen Walker, analista de RBC Capital Markets.


"La gran mayoría de las compañías están dirigiéndose en la dirección correcta y uno lo puede ver en el desempeño de sus acciones–que recibió la ayuda de la reciente alza de la cotización de oro." "El mejor desempeño podría continuar incluso en un clima de precios del oro sin cambios", agregó.
Pese a la caída de 10% en el precio del oro durante 2015, las grandes mineras del metal amarillo mejoraron su flujo de caja libre y al mismo tiempo redujeron las deudas acumuladas durante los tiempos de auge.


Factores externos les ayudaron a hacer el recorte de costos: Newmont, el segundo productor, señaló que los precios favorables del petróleo y los tipos de cambio representaron el 60% de sus mejoras en los costos del año pasado.


Las mineras también se ajustaron a la realidad haciendo supuestos más conservadores en cuanto a los precios del oro. En ningún lado esta nueva realidad es más evidente que en Barrick. La compañía detuvo los proyectos más complejos y vendió otras minas. "Nuestra producción se medirá por calidad y no por cantidad", aseguró Kelvin Dushnisky, presidente de Barrick. "Si bien ahora estamos produciendo menos onzas que en los últimos años, estamos generando significativamente más efectivo".


Con más compañías actuando en forma similar, la producción de las minas de oro podría haber llegado a su pico, otro factor que debería sostener el precio a largo plazo del metal precioso.