El misterio de la verdadera tasa de mortalidad del coronavirus

La proporción de personas que han fallecido por la enfermedad varía notablemente de un país a otro. Hay tantas dudas, sobre todo en cuanto al verdadero número de infectados, que es casi imposible sacar conclusiones.

La cifra sobre el coronavirus que tanto angustia al mundo entero es hoy 4,7%. Es la proporción de personas, hasta el domingo a la tarde, que murieron después de ser diagnosticadas con el virus —32.137 de los 685.623 que dieron positivo para Covid-19.

Se compara con la tasa de mortalidad cercana a 0,1% para la gripe estacional y de 0,2% para la neumonía en los países de altos ingresos. Sin embargo, el 4,7% no sólo es cambiante, sino que también poco fiable tanto para los gobiernos que tratan de calibrar su respuesta política como para los ciudadanos que intentan medir cuánto deberían preocuparse.

La proporción de personas que fallecieron a causa de la enfermedad varía notablemente de un país a otro. Los investigadores advierten que son tantas las incertidumbres -sobre todo cuál es el verdadero número de contagiados-, que sigue siendo casi imposible sacar conclusiones firmes sobre la tasa de mortalidad.

Mike Ryan, director ejecutivo del programa de emergencias sanitarias de la Organización Mundial de la Salud, mencionó cuatro factores que podrían contribuir a las diferentes tasas de mortalidad: quiénes se infectan, en qué fase se encuentra la epidemia en el país, cuántos tests se realizan en el país y cómo lo sobrellevan los diferentes sistemas de salud.

Pero también hay otras fuentes de duda, como el número de víctimas de coronavirus que habrían muerto por otras causas si no se hubiera producido la pandemia. En un año típico, mueren cerca de 56 millones de personas en todo el mundo, un promedio de alrededor de 153.000 por día.

POCOS TESTEOS

Podría decirse que la mayor incógnita sobre el Covid-19 es el verdadero número de personas en todo el mundo que han contraído el virus. Sin esa información no se puede calcular la tasa de mortalidad exacta.

Muchos contagiados mostrarán síntomas leves o no mostrarán ningún síntoma, y seguirán sin ser contabilizados a menos que les hagan pruebas. Dado que los recursos son limitados y que los distintos países realizan tests en diferentes alcances, la magnitud de la falta de información varía de un lugar a otro.

Los investigadores de la Universidad de Hong Kong calculan que en Wuhan, donde comenzó la pandemia, la tasa de mortalidad habría sido de 1,4%, muy inferior a la estimación anterior de 4,5% calculada en base a estadísticas oficiales sobre casos y muertes de la región.

EDAD DE LOS INFECTADOS

Mucho depende de la edad de quién se contagie y de si tiene problemas de salud preexistentes. Se sabe que las personas mayores tienen más probabilidades de enfermarse gravemente y morir. Pero Robin May, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Birmingham, señaló: "Hay personas de 70 años que están en silla de ruedas y otras que corren kilómetros por semana."

La OMS también advirtió que los jóvenes "no son invencibles" y deben tomarse el virus en serio.

Italia hasta la fecha es el país más afectado de Europa, con 10.023 muertes y 92.472 infecciones, lo que supone una cruda tasa de mortalidad de 10,8%. Pero la edad promedio de los italianos con tests positivos es de 62 años, y la gran mayoría de los fallecidos tienen 60 años o más.

Además, los distintos países reportan los casos y las muertes de diferentes maneras: en Italia, el Covid-19 aparece como causa de muerte incluso cuando el paciente ya estaba enfermo y falleció por una combinación de enfermedades.

El gobierno español simplemente registra cuántas personas con casos confirmados de coronavirus han muerto y no brinda información adicional sobre ninguna otra condición médica.

En Corea del Sur, que tiene una población más joven que Italia, alrededor de un tercio de los casos confirmados fueron en personas de 30 años o menos: 152 personas fallecieron hasta ahora de los 9.583 contagios, lo que da una tasa de mortalidad del 1,6%. En Alemania, donde se han registrado 455 muertes, la mayoría de los contagiados tiene entre 15 a 59 años.

INICIO DE LOS PREPARATIVOS

Es crucial en qué fase del ciclo epidémico un país comienza a preparar su sistema de salud.

Cuando un sistema de salud se ve sobrepasado, como sucedió en Italia y parte de China, es probable que baje la calidad de atención que reciben los pacientes. Y probablemente eso aumente la tasa de mortalidad.

En un hospital de Lombardía, en el norte de Italia, la escasez crónica de equipamiento obligó al personal a usar máscaras de buceo compradas a Decathlon, una cadena de artículos de deporte, cuando debían conectar a los pacientes al suministro de oxígeno.

Estar detrás de la curva brinda a los países más tiempo para prepararse y aprender de los errores de los demás.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados

Más de Financial Times

Noticias del día