BALTASAR GARZON EN LOS TRIBUNALES

El juez más famoso de España enfrenta triple acusación

El juez más conocido de España compareció esta semana ante el Tribunal Supremo de esa nación no como fiscal o como abogado defensor, sino como acusado.
Las acciones contra Baltasar Garzón, el juez español conocido por sus investigaciones sobre los abusos contra los derechos humanos, es la primera de una serie de causas criminales que han revivido un amargo debate por el legado de la Guerra Civil y la calidad del sistema judicial del país.
Garzón está acusado de ordenar ilegalmente la grabación de conversaciones entre los sospechosos de integrar una red de corrupción vinculada al gobernante Partido Popular y sus abogados defensores.
Este es el primero de tres juicios abiertos simultáneamente contra Garzón en el Tribunal Supremo, y alimenta la sospecha de que los políticos y sus aliados han puesto en la mira al juez para tratar de arruinar su carrera judicial y detener sus investigaciones.
La siguiente causa, que llevará a Garzón otra vez ante el Tribunal el martes próximo, es considerada la más importante y políticamente sensible de las tres. Garzón está acusado de desafiar la ley de amnistía de España al investigar la desaparición de personas que se supone murieron a mano de las fuerzas del dictador Francisco Franco.
En la tercera de las causas, se lo acusa de archivar un proceso contra Emilio Botín, presidente del Banco Santander, y otros miembros del directorio, a cambio de apoyo financiero para una serie de conferencias que Garzón dio en la Universidad de Nueva York en 2005 y 2006.
Un aspecto inusual de estos juicios es que no fueron iniciados por la Fiscalía Pública, que se opone a ellos, sino por individuos y grupos privados, lo que está permitido en el sistema judicial español. En la causa relacionada con la Guerra Civil, los demandantes son grupos de extrema izquierda y, en la de las grabaciones, por los sospechosos cuyas conversaciones fueron grabadas.