Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El fin de la vieja guardia de ISIS conlleva más peligro a futuro

Se rumorea que el líder pudo haber sido asesinado por el mismo grupo islámico en una creciente pelea por la sucesión. Eso indicaría que el nuevo comando será más brutal

Abu Muhammad al-Adnani, el líder de ISIS supuestamente asesinado

Abu Muhammad al-Adnani, el líder de ISIS supuestamente asesinado

¿Quién mató a Abu Muhammad al-Adnani? Para la mayoría de la gente, el mérito de haber liquidado a un alto líder de Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) es de la administración Obama, que tiene la trayectoria más impresionante en la caza de terroristas.
Pero podría haber sido Rusia. O quizás Adnani fue asesinado por un rival dentro de la misma organización islámica.

¿Y si su muerte es un mito que deliberadamente difundió ISIS?
En Medio Oriente, cualquier acontecimiento, bueno o malo, a menudo va acompañado de una teoría conspirativa que genera suficientes dudas para enturbiar las más evidentes conclusiones. Y es lo que ocurre con la desaparición la semana pasada de Adnani, conocido como el vocero de ISIS, su propagandista en jefe y cerebro de las operaciones externas.

La noticia de su muerte generó un generalizado alivio en muchos rincones del mundo donde ISIS busca ampliar su alcance, planeando o simplemente inspirando ataques. Pero también abrió interrogantes sobre el estado de la organización y el desorden del esfuerzo internacional para desplazarla de Siria e Irak.

Sin duda, hay giros poco comunes en la historia de Adnani. No sólo ISIS anunció enseguida su muerte, sino que Estados Unidos y Rusia dieron un paso al frente para atribuirse el mérito. La declaración del gobierno norteamericano sobre un ataque de precisión fue directa y convincente. Más curiosa fue la que hizo Rusia, que hasta ahora desplegó su maquinaria militar principalmente para librar al régimen de Damasco de los rebeldes que combaten a ISIS. Moscú insistió en que uno de sus aviones caza mató a Adnani y a docenas de sus compañeros, algo que EE.UU. descree.

Si bien las potencias mundiales compitieron por atribuirse el mérito, en la fábrica de rumores yihadistas online circula una teoría totalmente diferente: el asesinato de Adnani se dio internamente en el marco de una creciente pelea por la sucesión.

El hombre con más probabilidades de ser el responsable, dice la teoría, es Abu Luqman, un agente de ISIS que fantasea con ser el sucesor de Abu Bakr al-Baghdadi, el líder de la organización.
Luqman mismo es un misterio. Algunos informes desde Raqqa, el bastión de ISIS en Siria, sugieren que cambió su nombre a Abb Ayyub el año pasado después de que ISIS deliberadamente circuló rumores de que había muerto.

Y eso nos lleva a otra teoría conspirativa sobre Adnani: que tenía demasiado poder para seguir vivo. Su muerte es una trampa orquestada por ISIS para mantener seguros sus movimientos por un tiempo.
Por ahora, es prudente asumir que Adnani está muerto y que si no lo está, se cambió el nombre y no volveremos a escuchar de él. En qué medida estuvo involucrado en la planificación de los atentados terroristas en el extranjero no se sabe, pero sin duda fue la principal voz de la organización, por lo que su desaparición es un fuerte golpe para ISIS. Sin embargo, queda menos claro si lo debilita desde el punto de vista estratégico.

El misterio en torno a su asesinato expuso dos falencias de la lucha contra ISIS. Una es la ausencia de la unidad internacional necesaria para erradicarlo; la otra es la falta de comprensión sobre su estructura y funcionamiento.

Barack Obama, el presidente de EE.UU., invirtió mucho en diplomacia con Rusia en busca de un difícil consenso para poner fin a la guerra en Siria y concentrarse en demoler a ISIS.
A pocos meses de que termine su administración, no hay razón para esperar que Washington y Moscú lleguen a un acuerdo. Mientras continúe el caos, ISIS compra tiempo para rejuvenecer sus filas.

Hassan Hassan, un experto en ISIS dijo, según el sitio de la BBC, que la transición de la vieja guardia a las segundas y terceras filas de líderes dentro de la organización ya está en marcha y que, cuando uno es eliminado, surgen otros que probablemente sean más dogmáticos y resilientes. Más importante que quién mató a Baghdadi es identificar a la nueva raza potencialmente más brutal.