Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El dólar cayó a su piso en la era Trump por inquietud de inversores

Los recientes datos económicos son peores a lo esperado por lo que aumentó el temor a que la tan deseada recuperación se disipe mientras esperan las reformas

El dólar cayó a su piso en la era Trump por inquietud de inversores

Los inversores dudan cada vez más de que la administración Trump pueda generar un rebote económico. Los rendimientos de los bonos del Tesoro y el dólar se ubican en sus nuevos mínimos pos elección y el mercado de acciones norteamericano cada vez depende más de las acciones tecnológicas para mantener sus máximos.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a diez años se hundió a sólo 2,13% ayer, su nivel más bajo desde el alza que se produjo inmediatamente después de las elecciones de noviembre. Si bien los inversores esperan que la Reserva Federal suba nuevamente las tasas de interés la semana próxima, una serie de datos económicos decepcionantes los llevó a bajar los pronósticos de un mayor ajuste monetario.

Jamie Dimon, el presidente del directorio de JPMorgan Chase, y Josh Bolten, ex jefe de gabinete del presidente George W Bush que ahora conduce The Business Roundtable, un grupo derechista de ejecutivos, señaló ayer que los CEO aún son optimistas en cuanto a las perspectivas económicas con el gobierno de Trump, pero advirtió que mucho depende de las estancadas reformas impositivas.

Las expectativas iniciales de que la administración Trump provocaría un bombardeo de políticas pro crecimiento –como una reforma tributaria integral y desregulación– desaparecieron cuando el presidente por el contrario se distrajo con los escándalos políticos que minaron el habitual empuje poselectoral que disfruta todo gobierno nuevo.

Esta semana, a la que la Casa Blanca llamó la "semana de la infraestructura", probablemente esté dominada por las declaraciones ante el comité de inteligencia del Senado que hará el ex director del FBI James Comey sobre sus conversaciones con el presidente Trump que condujeron a su sorpresivo despido a principios de mayo.

"Los mercados siguen preocupados por las potenciales minas terrestres que pueda haber en el testimonio de James Comey," escribió Andrew Brenner, director de renta fija internacional en National Alliance, en un informe. "Todos los días las probabilidades de que salga la legislación son menores".

El pesimismo entre los inversores ha influido en el comportamiento del dólar estadounidense, que inicialmente se disparó a su nivel más alto en 14 años contra las principales monedas poco tiempo después de que Trump ganó las elecciones presidenciales en noviembre. Junto a las crecientes esperanzas de que Europa ha salido del apuro, hizo caer el índice dólar DXY 5,5% este año, a su piso más bajo desde octubre.

El mercado de valores estadounidense marcó un nuevo récord a principios de este mes; el índice S&P 500 ya subió cerca de 9% en lo que va de este año. Pero el "Trump trade" (el auge del dólar y las Bolsas de Nueva York tras el triunfo electoral de Donald Trump) que dominó los mercados a fines del año pasado está moribundo y, por el contrario, el sector tecnológico ha alimentado la recuperación durante gran parte de 2017.

Como ejemplo de la creciente inquietud de los inversores, Ray Dalio, el mayor gestor de hedge funds del mundo que antes expresó las esperanzas de que Trump pueda "despertar los espíritus animales", esta semana dijo que estaba más preocupado por las medidas de Trump.

"Cuando pudo elegir entre lo que es bueno para todos y lo que es bueno para la parte, y entre armonía y conflicto, él tiene una fuerte tendencia a elegir la parte y el conflicto", dijo el presidente del directorio de Bridgewater Associates en un post en LinkedIn el lunes. "Más veo a Donald Trump avanzar hacia el conflicto en vez de hacia la cooperación, más me preocupa que esté dañando su presidencia y sus efectos sobre la mayoría de nosotros."

La decisión de Trump de retirar a Estados Unidos del acuerdo de cambio climático de París también ha preocupado a algunos CEO, que temen a la señal más general que está transmitiendo de que Washington abandona el sistema internacional.

"Es muy decepcionante," dijo Dick Weil, el coCEO de Janus Hendersen, una administradora de activos anglo-norteamericano. "No se trata sólo del cambio climático global, es toda la serie de temas de seguridad y económicos que necesitan de una cooperación global. Para que las economías prosperen se necesitan sociedades fuertes y estables, que en este mundo requieren de cooperación".

La reciente serie de datos económicos estadounidenses más débiles de lo esperado aumentó el temor a que la tan deseada aceleración económica se esté disipando, y ayudó a que este año cayeran significativamente los rendimientos de los bonos.