EL RESULTADO ES NEGATIVO PARA EL PERFIL CREDITICIO, SEGÚN MOODYS

El No al acuerdo de paz crea una profunda incertidumbre en Colombia

El país debe aprobar una reforma fiscal que compense la pérdida de los ingresos petroleros tras la caída de los precios de la energía. Los proyectos ahora quedarán demorados

El peso colombiano cayó ayer y las acciones y los bonos en moneda local sufrieron una liquidación después de que los colombianos inesperadamente rechazaran el acuerdo de paz con los rebeldes marxistas de las FARC, lo que colocó al país en un estado de incertidumbre.
En un referéndum nacional el domingo en Colombia se votó por un margen de sólo 55.000 sufragios en contra del pacto sellado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que tenía como objetivo poner fin a un conflicto de 52 años que asesinó a un cuarto de millón de personas y desplazó a otros 7 millones. El resultado fue contrario a lo que pronosticaban las encuestas que indicaban que la campaña por el Sí tendría una fácil victoria y dejó al país dividido y sin plan B.
El presidente Santos, que encabezó la campaña por el Sí, y el ex mandatario lvaro Uribe, que lideró el movimiento por el No, en forma separada pidieron un "pacto nacional" para encontrar un camino alternativo. Pero ninguno dijo aún cuál podría ser. Rodrigo Londoño, el líder de las FARC conocido como Timochenko, afirmó que seguirá trabajando por la paz pese al resultado del plebiscito y que quería formar parte del diálogo.
"La paz no fue derrotada", aseguró el principal negociador del gobierno Humberto de la Calle ayer. "Tenemos que buscar un acuerdo nacional".
Sin embargo, los inversores votaron con el bolsillo. "Si hay algo que a los mercados de capitales no les gusta, es la incertidumbre", dijo Rupert Stebbings de Bancolombia. "Si hay algo de lo que Colombia está inundada, es de eso", agregó.
En las primeras horas de ayer, el peso cayó 3% su mayor descenso diario en tres meses mientras que el índice de acciones de referencia retrocedió 1,2% y el rendimiento de los bonos del gobierno a 10 años subió 20 puntos básicos a 3,33%.
El referéndum del domingo se hizo para ratificar o rechazar un acuerdo de paz firmado la semana pasada entre el gobierno y las FARC que buscaba el desarme de los rebeldes a cambio de participación política. Ese pacto contaba con un gran apoyo internacional, desde el Papa Francisco hasta el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Pesaba en contra de la campaña por el Sí la desconfianza colombiana hacia las FARC y la baja popularidad de Santos en medio de una economía en desaceleración.
Según la agencia de calificaciones Moodys, el resultado es "negativo para el perfil crediticio" de Colombia. El país necesita aprobar una reforma fiscal que compense la pérdida de los ingresos petroleros tras la caída de los precios de la energía. Santos había planeado presentar después del plebiscito un nuevo plan presupuestario basado en subas de impuestos. El senador Uribe dijo el domingo que sólo apoyará una reforma basada en recortes del gasto. "La economía del país está en dificultades y habría empeorado con esos acuerdos. El riesgo de perder el grado de inversión no se evita con más impuestos", aseguró el ex presidente.
El sorpresivo resultado de la consulta es un golpe para Washington, que era uno de los defensores más entusiastas del acuerdo; John Kerry, secretario de Estado norteamericano, estuvo presente en la ceremonia en Cartagena de Indias donde se firmó el acuerdo. La votación también generó conmoción en la vecina Venezuela, donde el gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro desde un principio alentó a las FARC a sentarse en la mesa de negociaciones. Cuba, que es el mayor aliado regional de Venezuela, también apoyó las conversaciones.
Desde Caracas, el líder de la oposición y presidente del Parlamento Henry Ramos Allup explotó en Twitter: "Si las conversaciones entre el gobierno de Colombia y los guerrilleros narcoterroristas se reanudan, los cubanos deberían quedar excluidos del proceso", escribió. "Todo lo que toca el régimen narco cubano se pudre. Raúl Castro, Santos y los guerrilleros narcoterroristas son los que fueron derrotados".
Sin embargo, en Colombia el resultado hizo trizas las esperanzas de que el conflicto termine este fin de semana.
"Voté por el Sí porque el acuerdo de paz nos habría salvado de muchos años más de baños de sangre", dijo Luis Ospina, cuyo padre fue secuestrado y asesinado por los paramilitares. "Obviamente quizás no nos guste ver a esa gente [las FARC] en el Congreso. Pero los beneficios son mucho más fuertes que las desventajas".