Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El FMI y el BM buscan evitar defaults petroleros

Funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial se dirigen a Azerbaiyán para discutir un posible paquete de préstamos de emergencia por valor de u$s 4.000 millones en lo que podría ser la primera de una serie de rescates derivados de la caída del precio del petróleo.
La visita a Bakú, vinculada a la crisis monetaria provocada por el derrumbe del crudo, tiene que ver con la preocupación en las dos instituciones globales por los países productores de petróleo del mercado emergente, desde Asia Central hasta América latina.
El fondo y el banco también han estado monitoreando los acontecimientos en otros productores de crudo como Brasil –hoy sumido en su peor recesión en más de un siglo– y Ecuador. La crisis en Venezuela provocada por la baja del precio del petróleo incluso planteó la posibilidad de reanudar las relaciones entre el fondo y Caracas, una ciudad que el personal del FMI visitó por última vez hace más de una década.
Azerbaiyán depende del petróleo y del gas para el 95% de sus exportaciones y las repercusiones de su debilidad monetaria provocó una serie de protestas en todo el país que inquietaron al gobierno del presidente Ilham Aliyev.
La semana pasada, la ex república soviética se convirtió en uno de los primeros países del mundo en recurrir a controles de capital en respuesta a la caída en los precios del petróleo, fijó un un impuesto de 20% para sacar dinero del país.
La moneda de Azerbaiyán, el manat, retrocedió 35% desde que a fines de diciembre el banco central abandonó la paridad con el dólar después de gastar más de la mitad de sus reservas en un año.
El equipo del FMI estará en Bakú del 28 de enero al 4 de febrero, dijo un vocero del FMI. Discutiría una posible "asistencia técnica" y "evaluaría las posibles necesidades de financiamiento". El paquete de financiamiento en discusión sería de unos u$s 4.000 millones, según allegados a la situación.
Un portavoz del Banco Mundial dijo que el FMI y su organismo están discutiendo con el gobierno medidas inmediatas y a largo plazo.
El Banco Mundial pronosticó esta semana que este año los precios del crudo promediarían apenas u$s 37 el barril y advirtió de consecuencias a largo plazo.
Christine Lagarde, directora general del FMI, comenzó el año con una visita a Nigeria cuando advirtió que la mayor economía de África tendría que enfrentar "decisiones difíciles" y las consecuencias de los bajos precios del petróleo durante algún tiempo.
Las discusiones con Bakú se encuentran en una primera etapa y el gobierno de Azerbaiyán todavía pueden optar por no aceptar el apoyo del FMI, según personas familiarizadas con la situación.
Aunque las reservas del banco central de Azerbaiyán han disminuido drásticamente en los últimos años, el país tiene poca deuda y tenía un fondo soberano con activos por u$s 34.700 millones a comienzos del mes de octubre, más del 60 por ciento del PBI.
Sin embargo, la caída de los precios del petróleo ha provocado grandes tensiones en la economía de Azerbaiyán.