EN SOCIEDAD CON LA NORTEAMERICANA RSE DEL MAGNATE STEPHEN ROSS

El Emirato de Qatar quiere incursionar en la Fórmula Uno

El estado árabe ofrece entre u$s 7000 y 8000 millones para comprar acciones de la empresa que controla la principal competencia automovilística mundial

El dueño del equipo de fútbol americano Miami Dolphins se está asociando con Qatar para tomar el control de Fórmula Uno. La operación será por una suma entre u$s 7.000 y u$s 8.000 millones y permitiría que finalmente se introduzca el deporte en Estados Unidos.


RSE Ventures, compañía fundada por el magnate de los bienes raíces y deportes Stephen Ross quiere comprarle al fondo de inversión europeo CVC Capital Partners el 35,5% del holding que es dueño de F1. Recibe el respaldo de Qatar Sports Investments, que también es propietario del club Paris St Germain de la liga francesa de fútbol.


La cartera de RSE incluye también la Copa de Campeones de fútbol, otros deportes y propiedades de medios, como FanVision, compañía de dispositivos de TV portátil que ya estuvo involucrada en la F1 hasta hace dos años.


Cualquier operación implicaría que Bernie-Ecclestone, el CEO de F1, venda también su participación cercana a 5%. "Mis acciones se venderán junto con las de ellos", aseguró. Se cree que Qatar Sports aspira a eventualmente quedarse con todo F1.


Aunque Ecclestone, de 82 años, venda su participación accionaria, aseguró un allegado a las negociaciones, RSE lo mantendría en la compañía, y ya habría conversado con él sobre esa idea. "Ellos creen que Ecclestone le brinda mucho al deporte y puede ayudar a expandirlo en Estados Unidos y en China.", afirmó dicha persona.
Faltarían unas pocas semanas para que RSE presente una oferta formal. CVC aseguró que todavía no recibió ninguna propuesta.


A la Federación Internacional del Automovilismo (FIA), el ente regulador del deporte, tampoco le llegó ninguna solicitud para la aprobación del acuerdo. El último intento significativo por comprar F1 surgió el año pasado, cuando las compañías de medios Liberty Global y Discovery Communications trataron sin éxito de adquirir un 49%.


Un allegado a los intereses de Qatar en otros deportes señaló que era evidente al falta de F1 en la cartera de deportes del país. Otro aseguró que Qatar había acelerado su interés en F1 después de verse perjudicado por el escándalo en la FIFA por la designación de la Copa Mundial 2022.


Qatar cree que el deporte es un commodity a largo plazo de fundamental importancia, al igual que las propiedades, y el equipo de Ross es de la idea de que F1 podría comercializarse aún más, especialmente en Estados Unidos.


CVC controla F1 hace casi diez años, pero ha ido reduciendo su participación, más notoriamente en 2012 cuando vendió acciones por u$s 1.600 millones a BlackRock, Norgees Bank y Waddell & Reed. Ha sido una de las apuestas más exitosas en la historia de CVC, ya que multiplicó por cinco su inversión inicial.


En 2012 fracasó un intento para que F1 debutara en la Bolsa de Singapur; y desde entonces hay rumores constantes sobre la salida de CVC. A fines del año pasado, Donald Mackenzie, el cofundador de CVC, invitó a los jefes y allegados a las escuderías más importantes de la F1 a una fiesta en su finca inglesa para conversar sobre el futuro del deporte.


Allí les dijo que a Ecclestone, que no estaba presente, "lo habían dejado solo durante demasiado tiempo" y que deseaba incorporar a Paul Walsh, ex CEO de Diageo para que trabaje a su lado. En una reunión de directorio posterior, Walsh se quedó con sólo un cargo no ejecutivo. Un miembro del directorio del F1 contó: "Bernie cenó con él y le pidió que se largara".


Sir Jackie Stewart, ex campeón mundial de F1 y propietario de una escudería, aseguró: "El automovilismo sin Bernie sería diferente; y Bernie sin automovilismo, bueno, creo que es algo que él no desearía." "Es parte fundamental del automovilismo y no creo que pueda dejar de participar, aunque haya una nueva estructura de gestión", concluyó.

Tags relacionados