Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Brexit puede generar una nueva crisis global

Durante más de 40 años, los británicos jugaron un papel decisivo en la formación del orden mundial liberal. Pero la salida de Gran Bretaña de la UE amenaza con socavar esos cimientos

El Brexit puede generar una nueva crisis global

Durante más de 40 años, los políticos británicos fueron instrumentales en el trazado de un orden mundial liberal. Pero la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE) amenaza ahora con socavar la economía globalizada por la que tanto luchó.

El Brexit fue una decisión del pueblo británico, pero su repercusión tiene alcance mundial. Las consecuencias más fuertes se sentirán en el ojo de la tormenta: la propia Gran Bretaña. Pero Europa y el resto del mundo también se verán profundamente sacudidos por la votación en el Reino Unido.

En el caso de Gran Bretaña, los cimbronazos se sintieron inmediatamente. En tan solo un día, el Reino Unido renunció a su relación internacional más importante, perdió un primer ministro, fue testigo de la devaluación de la libra esterlina y revivió la posibilidad de una inminente división del país. Quedó claro que la votación del Brexit amenaza con dividir no solo la UE, sino también el Reino Unido.

La decisión de Gran Bretaña es, de cierta manera, el fin de una relación infeliz e inestable entre el Reino Unido y la UE que se remonta a muchos años. A los británicos nunca les convenció la idea de una "unión política" en Europa y conflictos previos sobre la UE pusieron fin a la carrera de otros primeros ministros del Reino Unido, en particular, Margaret Thatcher en 1990.

Pero la votación del Brexit también es parte de un fenómeno más reciente y más internacional: una respuesta populista en la política occidental contra la globalización y la política general que ha sido testigo del surgimiento de Donald Trump en los Estados Unidos y líderes ultraderechistas en Europa, tales como Marine Le Pen, la presidente del Frente Nacional de Francia.

El Brexit también representa un profundo shock para una UE que ya está en graves problemas. En los últimos años, la UE se vio muy dividida: primero por la crisis del euro y después por la crisis de inmigración. La decisión de Gran Bretaña de abandonar la UE es un nuevo golpe a la confianza y la coherencia del bloque.

Su desintegración a gran escala es ahora una posibilidad real. Las fuerzas populistas, anti-establishment y anti-UE que ganaron la partida en Gran Bretaña también están ganando terreno en otros países del bloque. En Francia y los Países Bajos, los partidos de ultraderecha van muy bien en las encuestas y ya están reclamando sus propios referéndums para salir de la UE.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar