Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Brexit marca el pulso del presupuesto británico

El Brexit marca el pulso del presupuesto británico

Philip Hammond usó su "primera y última" Declaración de Otoño (anticipo de los presupuestos del Estado) para crear un amortiguador fiscal de 27.000 millones de libras que proteja la economía de la incertidumbre por el Brexit.

Hammond, el ministro de Economía británico, se vio obligado a extender la austeridad al próximo Parlamento debido a que el Brexit afectó las finanzas públicas. Pero consideró que las nuevas normas fiscales más blandas brindarán poder de fuego para rescatar a la economía en caso de un golpe mayor a lo esperado.

En una declaración dominada por los efectos de abandonar la UE, Hammond reveló nuevos pronósticos que anticipan un crecimiento más bajo pese a los 23.000 millones de libras de inversión pública nueva en viviendas, banda ancha, caminos y otro tipo de infraestructura.

Los pronósticos oficiales de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (ORP) señalan que el país crecerá menos después del voto a favor del Brexit y caerán en gran medida los ingresos fiscales, lo que llevará a un esperado incremento del endeudamiento público de cerca de 100.000 millones de libras en el período de cinco años, lo que limitará sus opciones para impulsar la economía. El endeudamiento adicional por el resultado del Brexit obligará al próximo gobierno elegido en 2020 a seguir reparando las finanzas públicas.

Sin embargo, el ministro aseguró que el plan de infraestructura "construirá una economía que funcione para todos" y "la prepare para que sea resiliente cuando salgamos de la UE". Hammond elogió los mejores pronósticos para el crecimiento de 2016, aunque a partir de allí los números económicos empeoran.

Según la ORP, el crecimiento de 2017 sería de 1,4%, una cifra revisada a la baja comparada con la proyección de marzo, de 2,2%, debido a que la mayor incertidumbre golpeó la inversión de las empresas y el aumento de la inflación redujo el gasto de los consumidores. El pronóstico para el crecimiento de 2018 disminuyó a 1,7%, contra la estimación de marzo de 2,1%. La ORP calcula que la decisión de abandonar la UE reduciría 2,4% el tamaño del potencial económico de Gran Bretaña en los próximos cinco años. Eso se debe al menor comercio, la inflación más baja y la caída de la migración.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar