Viernes  27 de Octubre de 2017

El Banco Central Europeo sigue haciendo malabares

El Banco Central Europeo sigue haciendo malabares
El Banco Central Europeo (BCE), tal como preveía la mayoría de los inversores, ayer anunció que empezará a achicar el estímulo monetario reduciendo de u$s 60.000 millones a u$s 30.000 millones sus compras de activos conforme a su programa de flexibilización cuantitativa, también conocido como quantitative easing (QE), iniciado en 2015.

Aunque quedó claramente expresado, la decisión de retirar el estímulo podría todavía terminar siendo prematura. En ese contexto, el BCE actuó con sensatez al señalar que el programa de compras tiene final abierto y confirmó que, incluso cuando haya finalizado, el banco podrá esperar un tiempo antes de elevar las tasas de interés.

En los meses venideros, Mario Draghi, el presidente del BCE, debe seguir subrayando que la entidad decidirá las futuras compras de activos en base a los datos económicos que vayan llegando, y que por lo tanto no se anunciará con anticipación la fecha para ponerle fin a la programa.

Hay algo que debería dejarse absolutamente en claro. Desafiando las desinformadas advertencias de alta inflación, el derrumbe de la moneda y la volatilidad del mercado financiero, el BCE se aferró a la QE, lo que ayudó a la economía de la eurozona.

El crecimiento está por repuntar a tasas no registradas desde antes de la crisis financiero global. Las compras de activos y otras intervenciones no ortodoxas ayudaron a la recuperación de países periféricos como España y Portugal que sufrieron durante la crisis de deuda soberana de la eurozona. El riesgo de la corrosiva deflación disminuyó abruptamente. El euro está un poco más sólido.

Si la QE fuera sólo una póliza de seguro excepcional contra circunstancias extraordinarias de la crisis de deuda soberana de la eurozona y del riesgo de deflación, evidentemente éste sería el momento adecuado para retirarla. Pero en la práctica no es tan simple. Con la inflación todavía muy por debajo de la meta del BCE pese a los años de crecimiento, el mundo cambió con respecto a los días anteriores a la crisis financiera. Nadie puede saber con seguridad qué tan lejos está actualmente la economía de la eurozona de su capacidad total. El concepto de que la política monetaria se puede normalizar, sin que nadie tenga una buena idea sobre qué es lo que constituye la nueva normalidad, conlleva riesgos.

Tal como sucedió todo el tiempo, Draghi enfrenta presiones internas para recortar la QE. Lo presionan los miembros del directorio que nunca estuvieron cómodos con el multimillonario programa de estímulos monetarios.

El anuncio de ayer fue un buen compromiso. Como concesión al ala más dura, el BCE redujo a la mitad sus compras de activos. Pero al prometer que comprará bonos hasta al menos septiembre del año próximo, y a abstenerse de elevar las tasas de interés "bien pasado el horizonte" de la QE, el banco en efecto prometió que la primera suba de tasas no llegará hasta iniciado el año 2019 como temprano.

Sin duda puede ser que los programas de QE en los que fue pionera la Reserva Federal de Estados Unidos y después aplicaron el Banco de Inglaterra, el BCE y el Banco de Japón en retrospectiva terminaron siendo inoculaciones por única vez para evitar que sus economías cayeran en una depresión.

Pero también es bastante posible, en un mundo de crecimiento bajo e inflación reducida, que fueran inyecciones estimuladoras a las que las autoridades monetarias han recurrido en repetidas ocasiones.

Draghi, al igual que Ben Bernanke de la Reserva Federal estadounidense antes que él, tiene un gran mérito. Primero expuso el argumento intelectual para la intervención no ortodoxa de la política monetaria y luego la implementó pese a las complicadas políticas de la eurozona y a las críticas que recibía desde adentro del BCE y desde algunos de los ministerios de Hacienda de la Unión Europea (UE).

El anuncio de ayer demostró no sólo los frutos de los esfuerzos que hizo Draghi sino también su capacidad de dejarle al banco margen suficiente para que la política monetaria se mantenga debidamente blanda durante los próximos años.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000074,250079,2500
DÓLAR BLUE-0,7143135,0000139,0000
DÓLAR CDO C/LIQ3,5854-137,1493
EURO0,267989,036789,2752
REAL0,233613,955013,9892
BITCOIN-0,503910.879,070010.885,3400
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,271229,8750
C.MONEY PRIV 1RA 1D-7,692318,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-7,317119,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000028,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000090,0090,00
CUPÓN PBI EN PESOS2,85711,801,75
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL4,232039.799,8900
BOVESPA-1,8100100.097,8300
DOW JONES-0,880027.901,9800
S&P 500 INDEX-1,11833.357,0100
NASDAQ-1,070010.910,2770
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO1,4827383,5125377,9091
TRIGO CHICAGO3,7753212,1031204,3869
MAIZ CHICAGO0,7995148,9114147,7303
SOJA ROSARIO2,4823289,0000282,0000
PETROLEO BRENT-0,485043,090043,3000
PETROLEO WTI-0,048840,950040,9700
ORO0,61861.952,00001.940,0000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology