Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Banco Asiático de Inversión espera a Brasil y Sudáfrica

Los miembros de la entidad crediticia multilateral no cumplieron el plazo para ratificar la entrada

El Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB, por sus siglas en inglés) encabezado por China les otorgó a dos de sus miembros más grandes otros 12 meses para completar el proceso formal para incorporarse a la institución después de que no cumplieron el plazo a finales del año pasado.

Brasil y Sudáfrica estuvieron entre los países de más alto perfil que se unieron a la entidad crediticia multilateral, que fue establecida por China para dejar su huella en las finanzas internacionales y que recibió la oposición de EE.UU. desde su comienzo. De los 57 miembros inaugurales, Brasil fue el único país sudamericano, mientras que Sudáfrica fue uno de sólo dos países africanos.

Ambos países son también miembros del llamado club BRICS junto a Rusia, India y China, que recientemente unieron fuerzas para formar el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) con sede en Shanghái.

"Actualmente se están procesando los asuntos del AIIB", le dijo al Financial Times un funcionario financiero sudafricano. "Nuestro enfoque inmediato ha sido el NBD".

Las autoridades brasileñas se negaron a comentar por qué no cumplieron con el plazo del 31 de diciembre de 2016, fecha estipulada en los artículos de asociación del AIIB. Los miembros pueden recibir una extensión si es aprobada por una mayoría de los gobernadores del banco.

Bajo el mandato de la anterior presidenta Dilma Rousseff, Brasil se atrasó en los pagos a decenas de organizaciones internacionales, alegando falta de fondos. La destitución de Rousseff en agosto de 2016 puede haber provocado más retrasos.

"Hemos extendido el plazo porque algunos miembros necesitaban más tiempo para los diferentes procesos internos que tenían que ratificar", dijo un vocero del AIIB, añadiendo que "todo está en marcha" para que se unan a finales de este año.

Otros tres miembros inaugurales del AIIB - Malasia, Kuwait y España - también incumplieron plazos el año pasado. Funcionarios malayos y españoles dijeron que serían admitidos formalmente a finales de 2017. No se pudo contactar a los funcionarios kuwaitíes para que ofrecieran sus comentarios.

La semana pasada, el AIIB aprobó 13 nuevos solicitantes incluidos otros dos países de América del Sur (Perú y Venezuela) y dos de África (Sudán y Etiopía). Se espera que un aumento en las solicitudes procedentes de África, América Latina y América del Sur cambie la naturaleza del banco, cuyos miembros originales provenían principalmente de Asia y Europa occidental.

El AIIB sólo puede apoyar proyectos en sus países miembros. El martes anunció que prestaría u$s 285 millones a tres nuevos proyectos de infraestructura en Indonesia y Bangladesh.

El AIIB destinó u$s 225 millones para infraestructura municipal y mejoras a 63 represas y embalses en Indonesia, mientras que los restantes u$s 60 millones financiarán gasoductos en Bangladesh. Los funcionarios indonesios habían solicitado anteriormente un financiamiento, polémico por su impacto ambiental, para las centrales eléctricas a carbón, el cual el AIIB todavía está deliberando.

El AIIB cofinanciará los proyectos con el Banco Mundial y el Banco Asiático de Desarrollo. Para expandir su cartera, el banco ha dependido en gran medida de las asociaciones.

Desde su constitución formal el año pasado, el AIIB ha prestado u$s 2000 millones a 12 proyectos, principalmente en los sectores de la energía y el transporte.