U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Duque se prepara para ser presidente de Colombia

De triunfar será el mandatario más joven de la historia de su país. En economía es un ortodoxo y no coincide con gran parte de la ideología de su partido

Iván Duque tiene buena relación con la gente

Iván Duque tiene buena relación con la gente

Se podría decir que la carrera política de Iván Duque empezó en el este del Mediterráneo en mayo de 2010 cuando los comandos israelíes abordaron una flota de embarcaciones y mataron a nueve activistas que intentaban quebrar el bloqueo a la Franja de Gaza.

El incidente fue condenado en todo el mundo y las Naciones Unidas ordenó una investigación encabezada por cuatro hombres, entre ellos el saliente presidente de derecha colombiano Álbaro Uribe.

Uribe pidió asesoramiento a un inteligente abogado educado en Georgetown que trabajaba para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington.

Ese hombre era Iván Duque y la relación entre esos dos colombianos creció.

Cuatro años después, Uribe tentó a Duque para que regresara a Bogotá con la promesa de una banca segura en el Senado en su partido conservador Centro Democrático. Este domingo, Duque probablemente supere a su rival de izquierda Gustavo Petro y gane las elecciones presidenciales de Colombia.

Si es el vencedor, asumirá en agosto, justo una semana antes de cumplir 42 años. Se convertirá en el presidente más joven de los 132 años de historia que tiene Colombia como república.

"Su relación es de afecto y respeto", contó María del Rosario Guerra, senadora que fue ministra en el gobierno de Uribe y conoce muy bien a ambos. "Iván escucha cuidadosamente y presenta su caso, y el presidente Uribe hace sugerencias".

Sin embargo, para muchos observadores el ascenso de Duque como probable presidente del tercer país con mayor población de Latinoamérica es extraño y hasta levemente preocupante dada su falta de experiencia. Durante una campaña agresiva y polarizada, los críticos varias veces lo acusan de ser un títere de Uribe, algo que ambos niegan.

Duque nació en una familia política, su padre fue gobernador de Antioquia, la región natal de Uribe. Pero estudió derecho y pasó la mayor parte de su vida adulta en el BID, donde era asesor y luego director del Departamento de Cultura, Solidaridad y Creatividad del banco.

"No es un político de carrera ni un tipo vinculado a las políticas", dijo Sandra Borda, profesora adjunta de ciencia política en Universidad Los Andes en Bogotá. "No era nadie antes de esta campaña".

Cuando fue ungido como candidato de Uribe el año pasado, apenas sacaba 10% en las encuestas. Pero ganó la primera ronda electoral con 39% el mes pasado y ahora lidera todos los sondeos para el balottage.

"Fue una sorpresa la manera en que Iván ganó estatura en los últimos cuatro meses, en sus discursos y la forma en que trata a la gente común y corriente", agregó Guerra.

La campaña tuvo mucha polémica. Duque aseguró que había estudiado en Harvard pero la universidad dijo que si bien fue aceptado para uno de sus programas de estudios, "no lo completó". Resultó ser que sus únicos estudios en Harvard fueron dos cursos de cinco días mientras se desempeñaba en el BID. Luego de eso, modificó su CV.

Ha sido muy crítico del proceso de paz que mantuvo Colombia con los guerrilleros de izquierda de la Farc, describiéndolo como "un premio para los criminales y un monumento a la impunidad".

En el campo económico, Duque es ortodoxo. Prometió bajar los impuestos a las empresas y la burocracia, reducir la evasión tributaria y congelar los impuestos a las propiedades durante tres años. A diferencia de Petro, está abierto al fracking, lo que podría extender la vida de las industrias extractivas de Colombia.

Católico, casado y padre de tres hijos, Duque cumple con todos los requisitos de un candidato presidencial conservador en Colombia. Se opone al matrimonio igualitario y a la eutanasia.

Pero se muestra instintivamente más liberal que muchos de sus compañeros del Centro Democrático (DC), el partido conservador de Uribe.

"Creo que es un moderado genuino y no está de acuerdo con la mayor parte de la ideología dentro del DC", aseguró Borda. "El problema es que no tiene capital político para armar su propia plataforma. Como presidente, tendría que negociar", agregó.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés