U$D

MIÉRCOLES 22/05/2019

Despega la Fórmula E después de un lento comienzo

Habrá 13 carreras este año

Habrá 13 carreras este año

Alejandro Agag dice que es un "milagro" que la Fórmula E haya sobrevivido. El empresario español lanzó la nueva serie de automovilismo en 2014, pero tras apenas tres carreras en su primera temporada, la compañía con sede en el Reino Unido se quedó sin dinero y estuvo al borde del colapso.

El cambio llegó en marzo de 2015 cuando Liberty Global, el grupo de TV por cable estadounidense dirigido por el multimillonario John Malone, y Discovery, la red de canales de televisión, invirtieron en el campeonato. El dinero ayudó a mantener vivo el espectáculo. Igual de importante fue que, además de la ayuda de Liberty y Discovery, el nuevo grupo se ganó la confianza de los patrocinadores, las transmisoras, las ciudades y los fabricantes de autos.

Ahora en su quinta temporada, el campeonato ABB FIA Fórmula E presenta 13 carreras en los cinco continentes (incluyendo carreras en 2019 en Chile, México y EE.UU.), con la participación de importantes automotrices como Audi, BMW, Nissan y Jaguar.

"Esto se disparó", afirmó Agag. "Ha ido más allá de todas nuestras expectativas; éste es un automovilismo consolidado que va a perdurar".

Los críticos señalan que la compañía sigue sin ser rentable. Pero hay señales de que está en una trayectoria ascendente. En el año que terminó el 31 de julio de 2017, los ingresos fueron de 94,5 millones de euros, en comparación con los 56,6 millones del año anterior, y las pérdidas antes de impuestos se redujeron a 20,8 millones de euros en 2017, en comparación con los 35,2 millones de 2016. Agag asegura que el grupo podría tener un "flujo de caja positivo" esta temporada si no fuera por la importante inversión que se hará en promoción; está priorizando el crecimiento antes que las ganancias.

Se espera que los ingresos aumenten aún más, gracias a la capacidad de la Fórmula E de atraer sponsors. En enero de 2018, la serie anunció que el grupo de ingeniería suizo ABB se convertiría en su primer gran patrocinador. El contrato con ABB tendría un valor de "nueve cifras".

Semejante dependencia en los sponsors, que representan casi la mitad de los ingresos totales de la serie, es inusual en un momento en que otros deportes están teniendo dificultades para obtener nuevos acuerdos de patrocinio.

Agag sugiere que los grupos corporativos ahora les importa más la imagen que pueden transmitir mediante su vinculación con un deporte. "Estamos asociados con el movimiento para ayudar a preservar el medio ambiente, luchar contra el cambio climático y combatir la contaminación en las ciudades. Ese tipo de mensaje que quieren dar nuestros patrocinadores", explicó.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping