Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Delincuentes lavan dinero online en el sector financiero

Los delincuentes online hoy sólo tienen que armar un sitio web falso para procesar sus operaciones ilícitas. Con el robo de identidad tampoco arriesgan su reputación

Delincuentes lavan dinero online en el sector financiero

La etimología de la palabra "innovación" se retrotrae a la década de 1540 y el término del latín "innovatus" significa "introducir como nuevo". La raíz no distingue si lo que se introduce es algo bueno o malo.

Hoy en día, sin embargo, el vocablo "innovación" tiene connotaciones positivas –al menos a decir por la gran cantidad de iniciativas de gobiernos que patrocinan la innovación–.

Pero es ingenuo pensar en la innovación en esos términos. Los oficiales de policía cuentan que los delincuentes son de las personas más innovadoras del planeta, y es raro que sea en términos beneficiosos para la sociedad.

Por lo tanto, la innovación positiva debe diferenciarse de la negativa. Y un área donde eso queda cada vez más claro es la próspera industria de los servicios financieros de alta tecnología, el llamado sector fintech.

Los innovadores del fintech hacen alarde de que sus tecnologías permiten que los servicios financieros sean más convenientes, más inclusivos y más competitivos; y todo eso mientras bajan los costos.

Pero el pico de delitos financieros digitales que acompaña al sistema de pagos que tanto promueven esta tecnologías sugiere que los delincuentes están innovando a igual velocidad, si no más rápido.

Al menos por ahora, más fintech equivale a más "crimtech" (tecnología que aplican los criminales). Y eso es un gran problema para el sector en su conjunto.

Preocupa en particular el fenómeno de "transaction laundering". Pensemos en el ahorro de costos que el legítimo sector de ventas electrónicas minoristas logró gracias al e-commerce y los servicios de aplicaciones móviles y luego lo aplicamos al mundo del lavado de dinero. Mientras un lavador de dinero de la vieja escuela enfrentaría el dolor de cabeza que implica dirigir un negocio "pantalla" tradicional para lavar sus ganancias ilícitas, los delincuentes online de hoy sólo tienen que armar un sitio web falso para lograr el mismo efecto, o asociarse –pagando una comisión– con un e-retailer legítimo preparado para procesar sus operaciones ilícitas.

Esas empresas pantalla, según expertos en seguridad financiera, son increíblemente difíciles de detectar para los bancos y procesadores de pagos. Aún es más difícil cuando las técnicas de lavado de transacciones dividen las operaciones de montos elevados en muchas cifras pequeñas en múltiples empresas pantalla para parecer legítimas.

Una investigación realizada por la consultora de pagos First Annapolis este año estima que el tráfico proveniente de sitios web no registrados que mueven productos y servicios ilícitos hoy representa en promedio el 10% de lo que mueven los sitios legales. Agrega que lo que facilita todo esto es la proliferación de plataformas de pagos, modelos de pagos para la rápida suscripción de clientes, la tecnología de creación instantánea de sitios web, y el hosting barato.

Con los costos tan bajos, hay pocos obstáculos a sortear por los delincuentes que buscan armar sus propias pantallas para el lavado de transacciones. Si a eso se le agrega el robo de identidad, los malhechores incluso podrían no tener que arriesgar su propia reputación.

El sector fintech se mantiene firme, como es de esperar, en que la industria podrá ofrecer soluciones a muchos de estos problemas. Pero tal como me explicó Lisa Osofsky, consultora en regulación global y delitos financieros en Exiger, el desafío sigue siendo cómo compensar los pros y contras. Si hay más cumplimiento de normas habrá mayores costos y molestias para los clientes. Eso a su vez genera una pesada carga sobre quienes en los servicios financieros son los responsables de supervisar las transacciones, especialmente sabiendo que ellos no se consideran oficiales de policías.

"Es muy caro estar en la puerta de entrada", dijo Osofsky. "Pensemos en los viajes en avión, es lo mismo. Siempre hay algo que se pierde cuando hay más seguridad".

Por ahora, la popular solución "low cost" sigue siendo tercerizar los controles de verificación e identidad a otras firmas innovadoras. Pero dado que está proliferando un gran número de empresas en ese sector, la pregunta es ¿de quién será la responsabilidad de observar y verificar a los observadores?.