Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cuba sufre con los problemas económicos de su socia Venezuela

Cuba sufre con los problemas económicos de su socia Venezuela

La crisis en Venezuela se extendió a su mejor aliado, Cuba, conforme La Habana emite avisos de racionamiento de energía y otras restricciones que algunos temen puede marcar el retorno a la austeridad económica que traumatizó al país insular después del colapso de la Unión Soviética.

Sólo un año después de la euforia provocada por el restablecimiento de relaciones diplomáticas con EE.UU., se desvanecen las esperanzas de un repunte económico. "Justo cuando pensábamos que estábamos progresando, todo se está desvaneciendo de nuevo", dice Miriam Calabasa, una mujer jubilada.

Las oficinas gubernamentales ahora cierran temprano, y en vez de contar con aire acondicionado, se refrescan con ventiladores y la brisa que entra por las ventanas abiertas. La escasa iluminación pública se redujo aún más, al igual que el tráfico en La Habana y otras ciudades.
"Las cosas sólo van a seguir empeorando", dice Ignacio Pérez, un mecánico. "No se van a pavimentar las calles, ni se van a pintar las escuelas. No se va a recoger la basura y no va a mejorar el sistema de transportación".

El presidente Raúl Castro describió la magnitud del problema este mes, anunciando a la Asamblea Nacional que se deben eliminar "todos los gastos excepto los esenciales". Él culpó a los "límites que enfrentan algunos de nuestros socios comerciales debido a la caída de los precios del petróleo... y a una contracción del suministro provisto por Venezuela".

El consumo de combustibles y de electricidad se recortó 28% hasta diciembre y se redujeron las importaciones en un 15%, o u$s 2.500 millones, en una economía centralizada donde 17 centavos por dolar producido provienen de importaciones.

Pero la escasez paralizante, la creciente inflación y una economía con una reducción pronosticada de 10% este año forzaron al presidente venezolano Nicolás Maduro a recortar su ayuda. Según datos internos de PDVSA, la compañía petrolera estatal los suministros de petróleo a Cuba se redujeron 20% comparado con el año pasado.

Durante 15 años, Venezuela suministró cantidades indeterminadas de dinero y cerca de 90.000 barriles de petróleo al día, satisfaciendo el 50% de las necesidades energéticas de Cuba. La Habana por su cuenta le vendió servicios profesionales y médicos a Caracas. La asistencia de Venezuela ayudó a sacar a Cuba del agujero negro económico en el que se encontraba después de que se suspendieron los subsidios soviéticos en 1991.

"Bajo las condiciones actuales, el PBI de Cuba descenderá a territorio negativo este año y se reducirá en 2,9% en 2017", dice Pavel Vidal, un ex funcionario del banco central de Cuba quien ahora es profesor en la Pontificia Universidad Javeriana Cali en Colombia. "Si las relaciones entre Cuba y Venezuela se disuelven totalmente, el PBI podría reducirse 10%".

Aunque la ayuda de Venezuela representa sólo una fracción de la ayuda proporcionada por la Unión Soviética, la sola mención del "período especial", que ocurrió después de la caída del Muro de Berlín, provoca recuerdos traumáticos en Cuba. Muchos recuerdan una escasez tan severa que impulsó a los ciudadanos cubanos a alimentarse de gatos callejeros. Karina Marrón, directora del periódico oficial Granma, advirtió este mes sobre la posibilidad de que hubiera manifestaciones en las calles similares a las que ocurrieron en 1994.

La economía de Cuba depende de los turistas, muchos de los cuales esperan que los hoteles cuenten con electricidad y aire acondicionado. Mientras tanto, cerca de 500.000 personas, ó 10% de la fuerza laboral de Cuba, están empleados en restaurantes, albergues y otros negocios privados relacionados con el turismo.

Otro problema es que algunos países que importan los servicios médicos de Cuba como Argelia, Angola y Brasil también están a punto de reducir gastos. En 2014, los servicios médicos proporcionaron ingresos de aproximadamente u$s 8.000 millones para Cuba, o sea 40% de la exportación del país.