Creen que el sismo en México sacudirá su sistema de corrupción

El fatal terremoto que azotó a Ciudad de México el mes pasado dio lugar a un doloroso debate público sobre qué parte de la corrupción endémica del país fue responsable de la destrucción.

¿La escuela Enrique Rébsamen, donde murieron 19 chicos y siete adultos, se derrumbó debido a una obra de ampliación aparentemente no autorizada y que los funcionarios de la ciudad no detuvieron? ¿El edificio de oficinas de seis pisos donde se recuperó el cuerpo de una víctima en el último sismo se cayó porque supuestamente sólo debía tener dos plantas?

Los investigadores oficiales están trabajando en ésas y otras supuestas irregularidades que quedaron al descubierto en el terremoto del 19 de septiembre, y el sismo intensificó la mirada sobre lo que el presidente Enrique Peña Nieto una vez llamó la corrupción "cultural" de México.

Los terremotos se produjeron en un año de crecientes escándalos, incluyendo el arresto de tres ex gobernadores de tres estados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el gobernante, acusados de corrupción y un alto funcionario de la actual administración por supuestamente haber recibido coimas de la compañía constructora brasileña Odebrecht.

"Creo que el sismo será un punto de inflexión que catalizará el enojo y la decepción de la gente por el sistema de partidos y la política en general.... y canalizará el pedido de más vigilancia contra la corrupción", dijo María Amparo Casar, directora ejecutiva de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, una asociación civil.

Ella y otras ONG están presionando para que se realice un censo completo del daño provocado por el terremoto "para ver cuánto de este desastre fue producto de la corrupción... y podría haberse evitado".

Subió fuertemente la percepción de que la corrupción está creciendo, según una encuesta de GEA-ISA publicada este mes, la primera desde el sismo que golpeó Ciudad de México y estados centrales y del fuerte temblor del 7 de septiembre que destruyó gran parte de los estados sureños de Oaxaca y Chiapas.

Peña Nieto recibió elogios en ese sondeo; en la mayor parte del país el 50% de los mexicanos aprueba su gestión de la crisis.

Tags relacionados