Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Crece el peso de EE.UU. en el mercado global de crudo

Las exportaciones superaron los 1,2 millones de barriles diarios, más que el bombeo diario que registraron el mes pasado Argelia, Ecuador o Qatar

Crece el peso de EE.UU. en el mercado global de crudo

Debido a su voraz sed de petróleo, Estados Unidos se convirtió en uno de los mayores importadores de crudo. Pero en las últimas dos semanas, también escaló posiciones en el ranking de exportadores.

Los embarques de crudo que salen del país superaron los 1,2 millones de barriles diarios, más que la producción diaria del mes pasado de Argelia, Ecuador o Qatar, todos miembros de la OPEP.

Las ventas al extranjero subrayan de qué manera Norteamérica está más integrado en el mercado mundial de petróleo desde que Washington a fines de 2015 eliminó las restricciones a las exportaciones que rigieron durante 40 años. Estados Unidos sigue importando más de lo que exporta, pero sus compañías petroleras ahora tienen la libertad de comercializar barriles en el exterior cuando tiene sentido económico.

La situación presenta otro desafío para Arabia Saudita y otros miembros de la OPEP, que tienen el poder de abrir o cerrar la canilla de petróleo cuando lo necesitan. O como Timothy Dove, CEO de Pioneer Natural Resources, le dijo a los analista este mes: "Seremos productores influyentes en términos de oferta mundial". Agregó que la compañía pronto planea exportar a Asia dos embarques de 525.000 barriles producidos en la cuenca Permian de Texas.

Una vez eliminadas las restricciones a la exportaciones, las ventas de crudo norteamericanas inicialmente apenas aumentaron, en parte reflejando el hecho de que las ventas había sido autorizadas a Canadá. Los embarques este año superaron ampliamente esos niveles y exceden las proyecciones que presentó la Administración de Información Energética (AIE) de Estados Unidos antes de que el Congreso anulara la prohibición.

En lo que va del año, el petróleo norteamericano fue exportado a destinos como el este de Canadá, España, Singapur y China, según ClipperData, un servicio de seguimiento de embarques. Los envíos incluyen no sólo tipos de shale de buena calidad como el crudo WTI, sino también grados más pesados extraídos mar adentro como Southern Green Canyon, según ClipperData y ejecutivos del sector.

Varios factores explican la solidez de las exportaciones. Primero, Estados Unidos en particular siente el peso del mercado petrolero mundial sobreabastecido. Los inventarios de crudo en la costa del Golfo de México –la región más importante para la producción, refinamiento y comercio de petróleo estadounidense– sumaban un récord de 275 millones de barriles a mediados de febrero. Crecieron debido al aumento de las importaciones por parte de productores como Arabia Saudita e Irak que habían sido enviadas a fines del año pasado. Las condiciones locales de superabundancia hicieron que el petróleo norteamericano fuera una relativa ganga comparado con otros grados.

Segundo, el rebote de los precios del petróleo, que partieron de las profundidades de principios del año pasado, también incentivó a las compañías estadounidenses a intensificar las perforaciones. La AIE estima que la producción local es superior a 9 millones de barriles diarios por primera vez en 10 meses.

Tercero, las refinerías últimamente no hicieron mucho por la sobreabundancia. En la costa del Golfo, su consumo de crudo cayó en más de 1 millón b/d desde que comenzó el año porque algunas están en pleno mantenimiento estacional.

Cuarto, el alquiler de un superpetrolero se abarató, lo que permite que sea económico trasladar cargas a los mercados asiáticos. Abudi Zein, CEO de ClipperData, sostuvo que los superpetroleros (los petroleros más grandes) son baratos de alquilar en Estados Unidos porque de lo contrario tendrían que volver vacíos a Medio Oriente después de bajar sus cargas. "Hay una oferta casi ilimitada de superpetroleros vacíos", contó.
 

Zein señaló que las comercializadoras usaron la creatividad para encontrar maneras de mover el petróleo norteamericano fuera del país. Como ningún puerto sobre la costa del Golfo norteamericana es suficientemente profundo o ancho para los superpetroleros, el crudo es trasladado en buques más chicos para luego ser cargado en los superpetroleros fondeados en el mar.

El status de Estados Unidos importador masivo de petróleo indica que los flujos de exportaciones dependerán de las circunstancias.

"Los precios abrieron la oportunidad de exportar, pero no se están abriendo las compuertas", dijo Sandy Fielden de Morningstar. "Simplemente es una oportunidad que las comercializadoras supieron aprovechar", agregó.