EL CRECIMIENTO DEL EMPLEO Y LOS PEDIDOS DE FABRICACIÓN EST N EN EL NIVEL M S ALTO EN 17 AÑOS

Crece el optimismo en la Eurozona por la mejora de la economía en todos los rubros

Las empresas del bloque registran su mejor desempeño mensual en seis años y medio. Producción, demanda, empleo e inflación marcan récords de varios años

La economía "en auge" de la eurozona tomó fuerte impulso en noviembre. El crecimiento del empleo y de los pedidos de fabricación alcanzaron los niveles más altos en 17 años, mientras que la solidez de la moneda no enfrió la fuerte demanda externa de las exportaciones de la región.

Según el índice de gerentes de compras (PMI) de la eurozona, compilado por IHS Markit, las empresas del bloque registran su mejor desempeño mensual en seis años y medio. Todos los principales indicadores de producción, demanda, empleo e inflación están en máximos de varios años, lo que indica que la economía avanza a su máximo ritmo.

Los datos, dados a conocer ayer, refuerzan la opinión de que la solidez de la economía de la eurozona seguirá el año próximo. Los índices PMI son considerados como indicadores confiables del crecimiento económico y los últimos datos señalan otro salto en el aumento del PBI después de un buen tercer trimestre. UniCredit dijo que las últimas cifras sugieren que el crecimiento sería de un 3% anualizado en el cuarto trimestre.

Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, dijo: "El mensaje del último PMI de la eurozona es claro: la actividad económica está en auge".

Frederik Ducrozet, economista jefe de Pictet Wealth Management, comentó: "Nos estamos quedando sin superlativos para describir el estado de la economía de la zona del euro".

Según él, si bien los indicadores de la actividad comercial tendían a sobreestimar el verdadero ritmo del crecimiento en los últimos trimestres, los datos sugieren que la economía podría tener un desempeño aún mejor a lo esperado.

Las empresas industriales y de servicios informaron que en el mes tuvieron mayor actividad de lo previsto. El desempeño particularmente positivo en Alemania impulsó el subíndice manufacturero y lo ubicó en su segundo nivel más alto.

Las exportaciones de productos aumentaron a su ritmo más alto desde que comenzaron a elaborarse los indicadores, pese a que el euro se apreció más de 12% contra el dólar estadounidense en lo que va de este año. El economista de Unicredit Edoardo Campanella sugirió que "la sólida demanda externa está compensando cualquier freno vinculado con el tipo de cambio" en medio de una mejora global más general.

A este excelente panorama se sumaron otros datos publicados ayer. La medición oficial de la confianza de las empresas en Francia registró su máximo en casi diez años.

Insee, la agencia de estadísticas de Francia, aseguró que las condiciones de la segunda economía más grande de la eurozona finalmente se recuperaron y que llegaron al nivel anterior a la crisis en varios sectores.

Mientras tanto, un desglose de las cifras del crecimiento de Alemania, atribuyó su rápida expansión de 0,8% en el tercer trimestre a las fuertes exportaciones y al aumento de las inversiones.

Los indicadores PMI sugieren que el mayor crecimiento económico de la eurozona conduce a mayores presiones inflacionarias, algo que agrada al Banco Central Europeo (BCE).

La entidad ha tenido dificultades para cumplir con su meta de inflación cercana a 2% por lo que prolongó su política monetaria ultrablanda hasta al menos septiembre del año próximo.

Las compañías informaron que se produjo el mayor aumento de los precios de los insumos desde mayo de 2011, y cada vez trasladan más esos incrementos a los consumidores. Los precios de venta están subiendo a su mayor ritmo en más de seis años.

El robusto desempeño económico del bloque probablemente fortalezca la opinión de las autoridades de línea más dura del BCE de que la entidad debería brindar mayor claridad sobre la fecha en que dará por concluido su programa de compra de bonos.

Las minutas de la reunión del BCE en octubre cuando se acordó reducir a la mitad sus compras de activos mostraron la primera clara división dentro del consejo de gobierno, con una minoría que se opone a la compra de bonos con final abierto.

Tags relacionados

Más de Financial Times