Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Consumo orgánico fuerza cambios en empresas

Consumo orgánico fuerza cambios en empresas

Johnson & Johnson está relanzando su división de cuidado del bebé después de observar que las madres millennials (es decir, las nacidas entre los años 80 y principios de los ‘90) están dejando de lado el talco y el champú e inclinándose por alternativas orgánicas más caras. Esa tendencia hizo que la marca cayera presa de las cambiantes preferencias de los consumidores jóvenes.

Las ventas de artículos para el cuidado del bebé en Estados Unidos, incluyendo su champú "no más lágrimas" y la crema hidratante disminuyeron 14% interanual en el primer trimestre a u$s 95 millones, su nivel más bajo en una década, después de que los padres se pasaran a productos totalmente naturales que, en general, son fabricados por empresas mucho más chicas.

Dominic Caruso, director financiero de J&J, atribuyó la caída de las ventas a "nueva competencia, principalmente proveniente de marcas premium vinculadas a lo natural".

Caruso dijo que la compañía tiene "planes sólidos para relanzar la división de bebes" este año y que brindará más detalles el mes próximo. Aseguró que el grupo está abierto a comprar productos de la competencia, pero que se centrará "principalmente en hacer un remake interno".

En febrero, un jurado de Missouri ordenó a la compañía pagar daños y perjuicios por u$s 72 millones a la familia de una mujer cuya muerte por cáncer de ovarios fue vinculada al uso, durante varias décadas, del talco para bebé de la compañía y otros productos con talco.

J&J, que apelará el fallo, aseguró que no hay relación alguna entre la publicidad que rodea el caso y la caída de las ventas de sus productos para bebé. "No vemos ningún impacto asociado con esa cuestión", afirmó.
Las marcas para niños de la compañía han sido un pilar para muchos padres desde que apareció en el mercado el talco para bebés en 1893, pero últimamente el grupo se esfuerza por combatir la percepción de que algunos de sus productos contienen químicos peligrosos.

En 2014, aceptó retirar de sus productos para bebés dos ingredientes potencialmente dañinos, después de las presiones recibidas de consumidores y ambientalistas.

J&J anunció cambios en su unidad de productos para el cuidado del bebé el día que informó resultados superiores a las esperados para el primer trimestre y subió sus pronósticos de ventas y ganancias para todo el año.