Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Con el proceso de paz en Colombia en primer lugar, 2016 mostró pocos hechos positivos

A pesar de todas las derrotas en el orden liberal mundial, como el apoyo al Brexit o el triunfo de Trump, algunos acontecimientos fueron motivo de festejo

Juan Manuel Santos recibió el premio Nobel de la Paz

Juan Manuel Santos recibió el premio Nobel de la Paz

Después de haber pasado la mayor parte del año quejándonos de la turbulencia política en Occidente, fue estimulante notar que Beirut, uno de los Estados más pequeños y disfuncionales en el mundo, terminó el año en mejores condiciones políticas.

Las facciones musulmanas y cristianas decidieron elegir un nuevo presidente – después de una batalla de dos años que llevó a Líbano al borde de una lucha sectaria – y anunciaron la formación de un nuevo gobierno. Este acuerdo es un reflejo de la competencia entre los poderes regionales, marcando un triunfo político para Irán sobre Arabia Saudita, ya que en Líbano eligieron el candidato preferido por Teherán. Michel Aoun, un controvertido ex general cristiano quien desempeño un papel importante en la guerra civil de Líbano ente 1975 y 1990, asumirá la presidencia.

Sin embargo, en un país que corre el riesgo de sufrir los efectos de la guerra de su vecino, Siria, el restablecimiento del orden constitucional ha proporcionado un poco de estabilidad. Y la apariencia de mayor estabilidad animó a muchos miembros de la diáspora libanesa a visitar a sus familias esta Navidad, lo cual impulsó una economía lenta.
Líbano no es el único país donde se detuvo el declive este año.

Primero, en el Medio Oriente hubo una evolución significativa en un frente clave. El acuerdo nuclear de Irán entró en vigor hace un año, un logro que ha reducido la violencia en la región. Aunque la administración Trump está resuelta ha revertirlo, el acuerdo es un trato internacional que no podrá ser disuelto por un solo país, ni EE.UU. mismo. Además, en el Medio Oriente, hubo avances en la guerra contra el Estado Islámico; la organización terrorista cedió más de 40% de su territorio y el flujo de combatientes extranjeros hacia Siria se ha reducido enormemente.

Segundo, el gobierno colombiano logró un acuerdo de paz poniendo fin a una guerra de 52 años con los rebeldes marxistas, un acuerdo que sobrevivió aún después de haber sido derrotado en un referéndum. Éste probablemente fue el logro político más importante del año por el cual el presidente Juan Manuel Santos fue otorgado el Premio Nobel de la Paz.

Tercero, la crisis de refugiados que al parecer había paralizado a Europa en 2015 ha cedido. La combinación de cierres de fronteras, esfuerzos para combatir el contrabando de personas y el trato acordado con Turquía, redujeron la migración. Europa recibió 380.000 migrantes y refugiados en 2016 comparado con más de 1 millón en 2015.
Cuarto, la canciller alemana Angela Merkel se ha mantenido firme, y ha sobrevivido para postularse para otro término en las elecciones de este año.

Quinto, Barack Obama, criticado por impulsar la retirada de EE.UU. del resto del mundo, hizo historia en marzo con la primera visita de un presidente estadounidense a Cuba desde la revolución de 1959. Esta movida tendrá un impacto duradero, especialmente después de la muerte de Fidel Castro, otro hito necesario en la jornada hacia la rehabilitación de Cuba.

Sexto, el acuerdo climático de París firmado en 2015 entró en vigor en noviembre de 2016, señalando una nueva era de acción internacional con respecto al cambio climático (que podría verse amenazada por Trump).
Finalmente, Taiwán hizo historia cuando eligió a su primera presidenta mujer, Tsai Ing-wen. A finales de año, la ex profesora de leyes volvió a ser el foco de atención internacional gracias a Trump. El presidente electo aceptó su llamada telefónica de felicitación, rompiendo con la práctica establecida de décadas que dicta que EE.UU. no reconoce a Taiwán como un país independiente.

Así que hay que reconocer que, en un año famoso por todo lo que no funcionó, se destacaron triunfos políticos y destellos de esperanza.