U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Coca-Cola vuelve a sus orígenes: compra de una cadena de cafeterías

El consumo de gaseosas no pasa su mejor época y el de café atraviesa un período de expansión. Por eso la empresa compró la cadena Costa Cofee , que hace recordar a las antiguas "soda jerks"

Coca-Cola vuelve a sus orígenes: compra de una cadena de cafeterías

Para nuestra considerable desgracia, los placeres citadinos en gran medida han quedado reducidos al consumismo. No disfrutamos mucho de nuestras ciudades porque no son muy disfrutables, escribió Ray Oldenburg en su libro "The Great Good Place" (el fabuloso buen lugar), la expresión de su lamento por la falta de "abrevaderos" en EE.UU. equivalentes a los cafés franceses y a las cafeterías inglesas del siglo XVIII.

Las virtudes exaltadas por Oldenburg en referencia a estos "terceros lugares" entre el hogar y el trabajo en los que los ciudadanos beben y socializan entre sí, surgieron en un peculiar contexto la semana pasada. Tres décadas después de la publicación de su influyente libro, Coca-Cola citó la frase en la presentación a los inversionistas en relación con la compra de Costa Coffee de Whitbread por u$s 5000 millones.

Cuando la Coca-Cola admite un problema con el consumo, algo anda mal. Eso pudiera explicar el tono defensivo de James Quincey, el director ejecutivo, acerca de la adquisición de una cadena de tiendas en lugar de otra variedad de líquido con sabor. "Ésta es una estrategia de café, no una estrategia de tiendas minoristas", insistió Quincey ante los analistas.

Sería mejor si reconociera orgullosamente el cambio. Coca-Cola comenzó siendo servida como un sabor de jarabe en las "fuentes de soda" que Oldenburg menciona con aprobación como el "tercer lugar" de las comunidades estadounidenses durante el siglo XIX y principios del XX. Los "soda jerks" (vendedores de soda) los barman de su época con corbatines negros mezclaban las "sodas" detrás de mostradores de mármol.

La Coca-Cola surgió de las fuentes de soda, y regresó a las cafeterías. Éstas son una verdadera chispa de vida, más tangibles que una receta secreta de un jarabe dulce, comercializada en televisión y en vallas publicitarias, distribuida por empresas embotelladoras y vendida por supermercados. Coca-Cola floreció sin contacto directo con los clientes durante décadas, pero perdió su "efervescencia".

El café es la nueva moda entre las compañías de alimentos y bebidas. Nestlé pagó u$s 7200 millones en mayo por los derechos de vender el café Starbucks fuera de sus cafés. El grupo suizo también compró Blue Bottle, la exclusiva cadena de cafés estadounidense. JAB Holdings, el grupo europeo, posee marcas como Keurig y Stumptown, así como la cadena Peets.

Pero el café no es simplemente otro estimulante refresco. Generalmente se sirve caliente y fresco, lo cual significa encontrar un barman para prepararlo o hacerlo tú mismo, tal vez en una máquina Nespresso o Keurig. Cierta cantidad de café es dispensado mediante máquinas expendedoras o embotellado para la venta en tiendas, pero generalmente hay un humano involucrado.

El café también tiene sus orígenes en la comunidad, como la cerveza de barril en los bares y la Coca-Cola en las fuentes de soda antes de que las botellas comenzaran a dominar en la década de 1920. Joseph Addison, el escritor inglés del siglo XVIII, elogió a los cafés y a los clubes por alentar a las personas a encontrarse "para su propia mejora, o para el bien de los demás, o al menos para relajarse del quehacer cotidiano".

Ésa es una experiencia desconocida para la moderna Coca-Cola, la cual se ha mantenido a cierta distancia de sus consumidores, comunicándose con ellos principalmente por ser uno de los mayores anunciantes del mundo. Es una revolución para los empleados de Coca-Cola, en los cuales se están convirtiendo los barman de Costa, tomar pedidos directamente de los clientes y mezclarles sus bebidas favoritas de acuerdo con sus caprichos individuales.

Por lo tanto, lanzarse de lleno a ser propietaria de cafés, y hacerse de las 3800 tiendas de Costa y de 20.000 empleados adicionales representa un cambio de rumbo para Coca-Cola. Quincey hizo parecer como si tener activos físicos fuera el precio necesario que pagar por mantener la marca Costa y difundir el hábito de beber café a los países asiáticos. Él mostró más entusiasmo por las 8000 máquinas expendedoras de Costa y por la perspectiva de aumentar las ventas de café de marca.

Quincey no necesita estar a la defensiva. La falta de experiencia en las ventas minoristas de Coca-Cola significa que existe el riesgo de que surjan problemas en las ventas. Pero, en un aspecto, está volviendo a sus raíces; la compañía no tenía "fuentes de soda", pero Coca-Cola se fundó partiendo de las experiencias de las personas que la bebían socialmente. Apegarse a la fórmula del siglo XX tampoco funcionará: al igual que otros gigantes de los consumidores, ha estado perdiendo ventas.

Otras compañías que alguna vez se negaran a tener tiendas físicas y a mezclarse con los clientes han cambiado de rumbo. Las tiendas minoristas de Apple se han convertido en uno de sus canales más influyentes para la creación de marca y para la humanización de su imagen. Amazon no solamente abrió librerías, sino que también compró la cadena de supermercados Whole Foods y experimentó con las tiendas de comestibles Amazon Go.

A muchos consumidores les gusta experimentar las marcas por sí mismos, y no que simplemente les digan que son humanos en los anuncios. Coca-Cola puede adquirir tantas bebidas saludables, orgánicas, artesanales y auténticas como quiera y venderlas de la manera tradicional, pero el negocio del café es indivisible del contacto humano. Así es como surgieron marcas como Starbucks y cómo aprenden qué quieren los clientes en el futuro.

Coca-Cola dejó a las "fuentes de soda" atrás en el siglo XX y encontró una conveniente fórmula del éxito para venderle bebidas gaseosas al mundo. Pero todo tiene su era. Quincey no debería ser tímido en cuanto a su "tercer lugar".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar