Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Clinton supera a Trump en la batalla por la recaudación

Hillary captó u$s 59,5 millones y desembolsó u$s 49,6 millones en agosto, mientras su rival tuvo aportes por u$s 41,8 millones y gastó u$s 29,9 millones en la campaña

Clinton supera a Trump en la batalla por la recaudación

Hillary Clinton se está viendo obligada a gastar mucho dinero para defender la pequeña ventaja que le lleva a su rival republicano Donald Trump en la campaña presidencial estadounidense de este año, según nuevos informes financieros dados a conocer por ambos candidatos.

Pero las últimas revelaciones también reflejan los problemas que sufre Trump. Algunos de sus grandes donantes republicanos como el magnate de los casinos Sheldon Adelson están dirigiendo sus aportes a las carreras legislativas y no a la candidatura presidencial del empresario neoyorquino.

Según reportes sobre la recaudación de fondos y gastos de campaña presentados el martes ante la Comisión Federal Electoral, Clinton obtuvo más donaciones y gastó más que Trump. La ex secretaria de Estado captó u$s 59,5 millones y desembolsó u$s 49,6 millones en agosto, de los cuales u$s 33 millones se utilizaron para un bombardeo publicitario apuntado a estados clave para el resultado electoral. La campaña de Trump registró aportes por u$s 41,8 millones en agosto, incluyendo u$s 2 millones provenientes del mismo candidato, y gastó u$s 29,9 millones.

En la última ronda de presentación de informes, Clinton y los grupos que la apoyan habían recaudado casi u$s 520 millones contra algo más de u$s 200 millones que había captado Trump y sus seguidores, según Center for Responsive Politics, organización que se dedica al seguimiento de las donaciones.

La disparidad recalca lo diferentes que son las campañas de ambos candidatos. Clinton y sus simpatizantes inundaron los medios en estados decisivos y se concentraron en armar una campaña basada en caminar las calles y hablar con los votantes. Los sindicatos y otros partidarios prometieron movilizar miles de voluntarios en las últimas semanas de la campaña, antes de la elección del 8 de noviembre.

Tom Steyer, el multimillonario fundador de Farallon Capital y activista ambiental, anunció que aportará otros u$s 15 millones a un esfuerzo conjunto con los sindicatos para dar vuelta el voto en estados clave. "No vamos a cambiar la opinión de nadie sobre su relación con el gobierno y la sociedad con un aviso comercial de TV de 15 segundos", dijo Steyer a MSNBC.
La campaña de Trump hace alarde de estar organizando de forma diferente las cosas. Desembolsó mucho menos en publicidad o en armar una campaña complicada y, en cambio, eligió apuntar a los medios gratuitos y sociales.

"Nuestros gastos en publicidad, nuestros gastos en gente, nuestros gastos en todo son de una mínima fracción. Y sin embargo estamos casi empatados", dijo el magnate en un acto de campaña en Carolina del Norte. "¿Si puedes gastar menos y ganar, es algo positivo, no?"

Pero los datos revelados esta semana también reflejan cierto malestar de los donantes republicanos con Trump, al menos en agosto cuando el candidato estaba perdiendo terreno en los sondeos después de una serie de metidas de pata que lo llevaron a reestructurar el staff de su campaña.
Dejaron de apoyarlo Sheldon y Miriam Adelson, el magnate de los casinos y su esposa, que en los últimos años habían sido grandes donantes de los candidatos republicanos. También se alejaron Charles y David Koch, los hermanos multimillonarios y grandes aportantes de los conservadores que poco hicieron para ocultar su desprecio por Trump y su economía proteccionista.

En cambio, Anderson y su esposa, que a principios de año respaldaban al neoyorquino, fueron en agosto los principales donantes del Senate Leadership Fund, un grupo que apoya candidatos republicanos a senadores. Aportaron u$s 20 millones ese mes, que representa gran parte de los u$s 26,8 millones que logró recaudar el grupo.

Desde que la campaña de Trump puso al aire su primer aviso de las elecciones generales el 19 de agosto, la de Clinton y sus simpatizantes emitieron 62.000 comerciales, comparados con los 27.000 de Trump y grupos que lo apoyan, según Wesleyan Media Project, que sigue la publicidad política.