Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

China no ofrece garantía de ganancias a empresas

China no ofrece garantía de ganancias a empresas

Hacer plata en China puede no ser bastante difícil para las compañías extranjeras.
Las que conocen el ingrediente secreto están sufriendo más complicaciones para repatriar sus utilidades.
La Cámara de Comercio de la Unión Europea en Beijing informó el martes que varias compañías europeas no han podido remitir los dividendos al extranjero debido a los estrictos controles de capital.

Es el primer indicio de que las nuevas normas de la Administración Estatal de Control de Divisas de China perjudicarán a las entidades extranjeras que estén operando en China. También se verán afectadas las ventas de activos con base en China.

La semana pasada, los banqueros revelaron que ahora se exige un permiso de la Administración Estatal de Control de Divisas para hacer transferencias fuera del país a partir de los u$s 5 millones, frente al límite anterior de u$s 50 millones. En principio, este estricto control perjudicará más a las empresas europeas que a las estadounidenses.

Por motivos fiscales, Estados Unidos no suele repatriar sus ganancias obtenidas en el extranjero. Apple, que genera la quinta parte de sus ventas en China, ha decidido emitir deuda en Estados Unidos para financiar los retornos para los accionistas, en lugar de repatriar sus utilidades.

Sin duda, algunas empresas estadounidenses ya habrán trasladado sus beneficios obtenidos en China a otra parte, sobre todo debido a la preocupación que provoca la debilidad del yuan. Aquellos que ya hayan acumulado fondos en el país, se verán muy perjudicados por las restricciones.
Se prevé que la administración Trump modifique el régimen fiscal para favorecer la repatriación de las utilidades, incluido el dinero "atrapado".

Las compañías extranjeras que tratan de vender activos en China, como McDonald’s, pueden verse también afectadas. Las ventas de operaciones de las cadenas estadounidenses de restaurantes de comida rápida en China no han tenido mucho éxito. En septiembre, al no encontrar un comprador claro, Yum Brands decidió escindir su negocio en China.

Los compradores de estas acciones también verán que sus ganancias son afectadas por las nuevas normas de la Administración Estatal de Control de Divisas, y no podrán recurrir al mismo recurso de deuda barata al que recurrió Apple.

La semana pasada, sólo uno grupo seguía interesado en los activos de McDonald’s, un equipo chino-estadounidense formado por Citic Group Corp y Carlyle, la firma de capital de riesgo. Teniendo en cuenta que las escasas ganancias quedarán atrapadas en China, podría resultar imposible que se concrete una venta.