Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

China confía en alcanzar a Estados Unidos en el sector de la tecnología

Los precios, la sofisticación y el acceso a datos sustentan el aumento de la fe en el desarrollo nacional

Esta semana, una nueva compañía china que se creó basándose en la tecnología de reconocimiento de voz anunció que pronto comenzará a comercializar su reloj inteligente en EE.UU., compitiendo con Apple. No solamente venderá su producto a precios más económicos que los de Apple, sino que también ofrecerá un producto con características que los inversores de la compañía consideran tan atractivas como el diseño de Apple.
Durante las últimas décadas, EE.UU. se ha autoconsiderado el líder tecnológico mundial. Sin embargo, es probable que China ahora esté cerrando la brecha en una variedad de sectores, desde el de los drones y el de los vehículos eléctricos, hasta el de la minería de datos y el de los teléfonos inteligentes.
Debido a las dudas acerca de la demanda de los vehículos eléctricos de Tesla y acerca de la gobernanza corporativa de Elon Musk, su fundador, a raíz de la compra de SolarCity por parte de Tesla, algunos gestores de fondos en Shanghái están experimentando un regocijo lleno de anticipación. Ellos esperan que BYD, el fabricante chino de automóviles eléctricos, se beneficie.
Los gestores de fondos tienen fe en BYD a pesar de que sus acciones son costosas - se negocian a 40 veces las ganancias -y sus beneficios dependen parcialmente de las subvenciones y privilegios estatales, tales como la licencia gratuita disponible para los vehículos eléctricos.
"La revolución de los vehículos eléctricos va a ocurrir primero en China", dice Zhang Wei, fundador de Yuanhao Capital Management en Shanghái, quien tiene una prominente posición en el mercado.
"La primera señal es que la oferta no puede satisfacer la demanda", indicó Zhang en su carta de mediados de julio dirigida a los inversores al explicarles su tendencia alcista. "La segunda señal es la tecnología de punta. Ellos tienen su propia batería, (mientras que Tesla depende del fabricante japonés Panasonic). Sus baterías son más baratas y más avanzadas. La tercera señal es que los intereses de la gerencia están alineados". Por otra parte, Zhang señala, la compañía ha introducido un plan de propiedad con un precio de ejecución 30% superior al precio actual del mercado.
El sector de los vehículos eléctricos no es el único en el que los chinos están haciendo incursiones. El invierno pasado, Palantir - la empresa estadounidense de minería de datos privada con sede en Palo Alto, California - llevó a cabo una visita a Asia y recibió una cálida recepción. De hecho, fue mucho más cálida que la que había recibido recientemente en su propio mercado, obteniendo fácilmente una valoración de más de u$s 20.000 millones.
Pero, al mismo tiempo, los capitalistas de riesgo en China están invirtiendo en prominentes firmas de datos de su país similares a Palantir. Un ejemplo de esto es Sequoia Capital China, la cual está respaldando a Fourth Paradigm, una empresa en Beijing cuyo fundador, aun sin haber estudiado en EE.UU., cuenta con la confianza típica de una nueva generación de especialistas en inteligencia artificial de la China continental que lo capacita para criticar el modelo de negocio de Palantir y explicar por qué el suyo es superior.
Entre las ventajas de estas empresas "startup" chinas se cuenta el acceso a una mayor cantidad de datos que los de sus contrapartes estadounidenses. "A China le puede ir por lo menos tan bien como a EE.UU. porque la inteligencia artificial requiere datos y China tiene más datos", dijo el fundador de Fourth Paradigm.
En otras áreas, tal como la de los drones, China superó a EE.UU. Además, muchas de sus empresas de tecnología financiera son más diversificadas e interesantes que sus contrapartes estadounidenses.
En ciertos aspectos, la brecha entre EE.UU. y China continúa siendo considerable. El buscador de Baidu, por ejemplo, se considera tan mediocre que se ha convertido en una desventaja competitiva para China en comparación con Google, el cual sigue estando prohibido en la China continental.
Los decepcionantes resultados financieros de Baidu la semana pasada reflejan dificultades más serias que las críticas que recibió este año después de que un joven muriera de cáncer tras haber recibido un dudoso tratamiento médico anunciado en los resultados de búsqueda en línea. Lo que es más, los acuerdos mediáticos actualmente se efectúan en su mayoría de una sola forma: contenido proveniente del Occidente a cambio de la audiencia china.
La tecnología en China está experimentando una corrección, aunque no en la misma medida que en EE.UU., lo cual constituye una razón por la que principalmente Palantir organizó una visita a Asia.
Mientras que los beneficios industriales en China han aumentado durante los últimos tiempos, después de contraerse en 2015, los beneficios de los equipos de computadoras, de comunicaciones y de otros equipos electrónicos liderados por los teléfonos inteligentes aumentaron casi un 20%, según los últimos datos de JPMorgan. La consolidación entre compañías del Internet también está ayudando a la rentabilidad en el sector tecnológico de China.
Parte del entusiasmo chino por las empresas tecnológicas estadounidenses proviene del hecho de que los chinos tienen más fe en el dólar que en su propia moneda. Es probable que eso no cambie en un futuro próximo, pero la fe de los inversionistas de China continental en su propia tecnología probablemente seguirá creciendo.