Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cameron promete más empleo si gana la permanencia en la UE

El líder conservador se juega en el referéndum su propio futuro político y buena parte del destino político del Reino Unido en un escenario con encuestas muy parejas

Cameron promete más empleo si gana la permanencia en la UE

David Cameron predijo que si Gran Bretaña decide permanecer en la Unión Europea en el referéndum de mañana, habrá un "dividendo" porque llegará más inversión al país. Sin embargo, admitió: "Está muy parejo; nadie sabe qué va a pasar".

Más de mil CEOs de empresas han firmado una carta advirtiendo que una votación a favor del Brexit –es decir de la salida del Reino Unido de la Unión Europea– "pondrá en riesgo puestos de trabajo", pero Cameron afirmó a Financial Times que "se sintió decepcionado" al ver que no fueron más los ejecutivos dispuestos a hablar en las últimas semanas.

"A veces puede ser frustrante saber que hay organizaciones que se sienten condicionadas y que cuentan que no pueden tomar partido o arriesgar su pellejo", contó.
Sin embargo, elogió a "algunos verdaderos héroes o heroínas" del mundo empresario por haber asumido una postura; y destacó la actitud que asumió Carolyn McCall, CEO de la aerolínea de bajos costos EasyJet.

A horas de una votación que podría determinar su propio futuro político y también el lugar que ocupará Gran Bretaña en el mundo, Cameron aseguró que los votantes podrían ver beneficios económicos inmediatos si el país se mantiene dentro de la Unión Europea.

"Creo que el viernes las empresas, los creadores de riqueza y de puestos de empleo pensarán: Gran Bretaña tomó una decisión, volvamos a apostar en la economía y a crear trabajo y oportunidades porque éste es un gran lugar para hacer negocios". dijo.

Los corredores de apuestas siguen creyendo que es más probable que la votación sea a favor de permanecer en la Unión Europea, y la libra esterlina ayer tocó por poco tiempo su nivel más alto en el año, una señal de que los mercados financieros también están suponiendo que los británicos querrán quedarse en el bloque.

Sin embargo, el análisis de las encuestas que hizo Financial Times indica que ganaría 45-44 la opción Abandonar la Unión Europea, y que probablemente sea determinante para el resultado el número de personas que concurran a votar.

Cameron ayer pidió a los votantes de más edad que "piensen en las esperanzas y sueños de sus hijos y nietos", en un intento por inyectar un elemento emocional a la votación de mañana.
Las encuestas constantemente muestran que los británicos de edad más avanzada se inclinan por salir de la Unión Europea, mientras que los jóvenes apoyan la permanencia en el bloque.

El primer ministro aseguró que no había vuelta atrás en caso de un Brexit. "Si votamos a favor de una salida, es realmente irreversible", explicó agregando que las generaciones futuras tendrán que vivir con las consecuencias de esa decisión.

Pese a la incertidumbre en cuanto al resultado, Cameron insiste en que hizo bien en realizar un referéndum en este Parlamento porque hasta no resolver el tema "siempre iba a haber un frío" en la economía relacionado con un posible Brexit.

Aseguró que "rápidamente" él comenzaría las negociaciones para salir de la Unión Europea en el caso de que se vote esa opción, activando el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que formalmente inicia un proceso de separación de dos años, si bien su colega de gabinete Michael Gove, que está a favor de abandonar el bloque, quiere que la medida sea se prolongue más en el tiempo.

Anoche Boris Johnson, el ex alcalde de Londres, era la estrella del bando partidario de abandonar la Unión Europea durante el último debate televisado antes de la votación de mañana. Se trató de un evento organizado por la BBC en el Estadio de Wembley frente a unas 6000 personas.