Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Caen con fuerza las apuestas a un alza del precio del petróleo

La OPEP y otros grandes productores de crudo se reúnen el miércoles para discutir un posible acuerdo de recorte de la producción

Caen con fuerza las apuestas a un alza del precio del petróleo

Los hedge funds y especuladores redujeron sus apuestas a un alza en el precio del petróleo como nunca en los últimos dos años. Tomaron esa decisión en un momento en que la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) y otros grandes productores se están por reunir esta semana para discutir un posible acuerdo para recortar la producción.

Los inversores achicaron sus posiciones compradas netas –la diferencia entre las tenencias alcistas y bajistas– en los dos principales contratos de petróleo por el equivalente a 105 millones de barriles en la semana que finalizó el 20 de septiembre, según datos de las bolsas y la Comisión de Operaciones con Futuros de Commodities.

Eso marca la caída semanal más abrupta desde julio de 2014 en el Brent y West Texas Intermediate (WTI), lo que recalca que los participantes del mercado ven cada vez menos probabilidades de que se llegue a un acuerdo esta semana.

"Las esperanzas de un acuerdo sustancial se han disipado la semana pasada", dijo Adam Longson, analista de Morgan Stanley. "Las primeras negociaciones no dieron resultado. Además, varios miembros se dieron cuenta que la reunión informal es sólo una oportunidad para hacer consultas", agregó.

El Brent subió ayer 3,3% a u$s 47,41 el barril, después de haber bajado 4% a finales de la semana pasada. Los delegados de la OPEP señalaron que el encuentro de mañana será una oportunidad para consultar y no para alcanzar un acuerdo vinculante sobre los niveles de producción. Eso podría suceder a finales de este año, posiblemente en la reunión ministerial de la OPEP en noviembre.

Arabia Saudita, que es central para la organización, dijo que apoyará una reducción coordinada de la producción de hasta 1 millón de barriles diarios para ayudar a equilibrar el mercado, pero sólo si el rival regional Irán acepta congelar su producción.

Si bien eso representa un giro en la política que mantiene hace dos años, que implica mantener elevada la producción para ejercer presión sobre los rivales dentro y fuera de la OPEP, también fija una vara muy alta.

"El reino está buscando consenso entre los productores de petróleo para alcanzar un acuerdo creíble que estabilice los mercados petroleros", dijo un funcionario saudita.

Si bien el cambio de tono de Arabia Saudita fue bienvenido por los países productores más chicos del cartel, Irán probablemente se resista a bajar la producción. Teherán quiere llevar su producción a al menos 4 millones de barriles diarios, que es, según afirma, el nivel alcanzado en 2011 antes de que le impusieran las sanciones internacionales. Actualmente bombea cerca de 3,6 millones de b/d, según los analistas.

Ayer, el ministro de Petróleo iraní buscó suavizar las esperanzas de cualquier acuerdo, diciendo que la reunión en Argel era sólo "consultiva", según la agencia de noticias estatal Shana.

Se barajan varias opciones para bajar la producción si Irán acepta un congelamiento. Los grandes productores podrían reducir la producción a los niveles de enero o agosto, el promedio del primer trimestre o primer semestre de este año.

Los precios del petróleo cayeron más del 50% desde mediados de 2014 debido a que la oferta supera la demanda, lo que destruyó los presupuestos de las naciones productoras y las principales petroleras. En abril se mencionó un plan similar para limitar la producción después de que Irán se negara a unirse a las discusiones.
La idea vuelve a surgir debido a que el reequilibrio del mercado petrolero está tardando más de lo esperado, con la oferta que se espera que supere la demanda hasta mediados de 2017, según las estimaciones.
Traducción: Mariana Inés Oriolo